Confusión en torno al dictamen del supremo sobre el Partido Comunista     
 
 Informaciones.    31/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Confusión en torno al dictamen del Supremo sobre el Partido Comunista

MADRID, 31 (INFORMACIONES). La Sala Cuarta del Tribunal Supremo no se ha pronunciado todavía

sobre la legalización o denegación de inscripción en el Registro de los Partidos Comunista y Carlista. El

fallo se hará público en el plazo de diez días.

Se descarta, en contra de las primeras Impresiones, que los magistrados, en su reunión de ayer mañana,

hubieran decidido, mediante votación, la denegación de la legalización del P. C. E. De acuerdo con todos

los indicios, lo que quizá se planteó fue la posibilidad de inhibirse en el caso, devolviendo los expedientes

al Gobierno. Sin embargo, tampoco esta versión es aceptada en círculos oficiales competentes.

En estos medios se cree saber que el Tribunal Supremo no ha adoptado todavía una resolución definitiva

sobre el particular, y se confía en que la Sala Cuarta dictará al final resolución favorable al

reconocimiento legal del P. C. E., acogiéndose a los Estatutos presentados por este partido y al informe

del abogado del Estado.

Se barajó, en efecto, según parece, la posibilidad de devolver los papeles al Gobierno, inhibiéndose los

magistrados. La argumentación sería: El Gobierno ha remitido a la Sala Cuarta el expediente relativo a la

legalización de comunistas y carlistas por «sospechar» una posible ilicitud de éstos, pero la Sala

consideraría que no debe entrar, dada su competencia contencioso administrativa, en el fondo de la

cuestión, puesto que existen indicios de ilicitud penal. En consecuencia, se impondría la anulación de las

actuaciones y la devolución de los expedientes al Gobierno. A la deliberación asistieron cinco

magistrados, presididos por el más antiguo, señor Medina Valmaseda. Parece que hubo varias votaciones.

Algunas fuentes indican que se inclinarían por la devolución del caso al Gobierno tres magistrados,

mientras que otros dos no lo juzgarían conveniente. Dos de los componentes de la Sala y de la reunión

son militares. Hoy está ya recuperado el magistrado señor Martín, que ayer no pudo asistir a la sesión por

encontrarse enfermo. También se ha recuperado el magistrado señor Vidal, que sustituyó ayer al señor

Martín y que también se puso enfermo durante la vista, por lo que hube de ser suspendida. Esta mañana se

ha reunido en la Sala Cuarta para decidir sobre los partidos O. R. T., P. S. U. C. Movimiento Comunista y

P. T. E.

Justicia Democrática difundió ayer (ver página 2) una declaración en la que señala la obligación del

Gobierno de amparar la constitución de partidos políticos sin prejuzgar su futura actuación. En su

opinión, ni el Gobierno ni el Tribunal Supremo pueden impedir la existencia de partidos políticos sobre

cuya organización y actuaciones no caben rechazos anticipados.

En estos momentos se vive, en consecuencia, un compás de espera sobre la legalización o no de los

partidos marxistas Su no reconocimiento haría que muchos partidos se negaran a participar en las

elecciones.

 

< Volver