Sin precedentes desde hace más de cuarenta años. 
 Conflicto entre el Gobierno y el Tribunal Supremo     
 
 Informaciones.    30/03/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

SIN PRECEDENTES DESDE HACE MAS DE CUARENTA AÑOS

CONFLICTO ENTRE EL GOBIERNO Y EL TRIBUNAL SUPREMO

MADRID, 30 (INFORMACIONES).

UN largo y profundo interrogante en torno a la decisión última de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo

sobre la legalización de ocho partidos políticos, entre ellos el Partido Comunista de España, quedó abierto

ayer a mediodía, cuando se hicieron públicos la reunión del Tribunal Supremo y el resultado de la

votación que rechazaba por 23 votos en contra y 19 a favor (no 18, como se dijo en principio) el

procedimiento seguido por el Gobierno para nombrar al magistrado don Juan Becerril Antón-Miralles

presidente de la citada Sala Cuarta.

Se ha impugnado el procedimiento, no la persona de don Juan Becerril, han dicho fuentes próximas al

Palacio de Justicia a este periódico. Según la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1870 y diversas

disposiciones posteriores, el Tribunal Supremo en pleno, oído el Ministerio Fiscal, se manifestará sobre si

proceden o no los nombramientos realizados por el Gobierno dentro del alto Tribunal. Y este fue el

motivo de la reunión de ayer, que dio como resultado una votación contraria a la decisión del Gobierno.

En cuarenta y dos años no se había dado un caso como éste, comentaron a INFORMACIONES las citadas

fuentes. Por otra parte, en medios próximos a la carrera judicial nos dijeron que «ni los más viejos del

lugar conocían un caso parecido», en que el Tribunal Supremo impugnara un nombramiento del

Gobierno.

LA CORRECCIÓN DEL «B. O. E.»

El nombramiento de don Juan Becerril Antón-Miralles se publicó en el «B.O.E.» el pasado día 26 y

estaba firmado por el presidente del Consejo de Regencia y el ministro de Justicia. En el preámbulo del

real decreto se decía: «A propuesta del ministro de Justicia, previa deliberación del Consejo de ministros,

vengo en nombrar presidente de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo a don Juan Becerril Antón-

Miralies...». Pero se da la curiosa circunstancia de que en el «B.O.E.» de ayer se incluía una corrección a

dicho decreto-ley, que consistía en añadir al párrafo anterior la frase «formulada de acuerdo con la

petición del interesado». Precisión que ha sido a su vez impugnada, puesto que requiere asimismo la

comunicación previa al inmediato superior, en este caso al presidente del Tribunal Supremo, ya que el

señor Becerril Antón-Miralles es actualmente presidente de la Sala Sexta del citado Tribunal.

Por otra parte, el traslado de sala a sala requiere el mismo trámite. Además, comentaron a

INFORMACIONES fuentes competentes, la corrección publicada ayer en el «B.O.E.» no va firmada por

nadie, lo que no deja de ser curioso y motivo de impugnación también. En definitiva, nos comentaron,

todos estos defectos de procedimiento eran subsanables y la reunión de ayer del Tribunal Supremo fue

totalmente inusual, como lo demuestra el que en muchos años no se haya hecho uso jamás de este derecho

que marca la ley. Además, la Junta de gobierno pasó aviso expreso para la reunión, cuando normalmente

se comunica de manera informal para que asistan los magistrados que lo crean conveniente. Asimismo se

pidió que el voto fuera secreto. Circunstancias que hacen pensar que no todos los miembros del Tribunal

Supremo están de acuerdo con la legalización del P.C.E. y de los demás partidos cuya documentación ha

sido remitida por el Gobierno a la Sala Cuarta, y que los sectores más reacios a la legalización han

aprovechado los defectos técnicos para poner en dificultades al Gobierno.

HOY, FALLO SOBRE EL P. C. E.

En definitiva, se trata de una manifestación más de la independencia del poder Judicial. Pero lo que desde

luego no es posible - nos comentaron las citadas fuentes - es que le desean devueltos de nuevo los papeles

al Gobierno. No sería ortodoxo después que el Tribunal Supremo no impugnó la ley y después de que se

han admitido a trámite las documentaciones, se han realizado las testificaciones, etc. Por tanto, las cosas

van a seguir adelante. Según la agencia Logos, la Sala Cuarta podría ser presidida hoy, fecha señalada

para la vista del fallo sobre el expediente del P.C.E. por el presidente del Tribunal Supremo. Sin embargo,

la agencia Cifra señalaba, citando fuentes de la abogacía, que era probable que el señor Becerril Antón-

Miralles renunciara a su petición de traslado a la Sala Cuarta, en cuyo caso sería sustituido por el

magistrado de mayor antigüedad, señor Medina Valmaseda.

Con o sin la renuncia del señor Becerril, se aseguraba anoche, el señor Martín Valmaseda es el presidente

interino de la Sala Cuarta, y en su calidad de tal designó ayer una comisión de cinco magistrados, los

cuales se han reunido esta mañana para decidir sobre el expediente del P.C.E., que hace el número uno de

los remitidos por el Gobierno, así como del tres, siete y ocho. Esta comisión está formada, al parecer, por

los señores magistrados Martín Valmaseda, Tejedor, Gordillo, Ponce de León y Paulino Martín. La Sala

Cuarta dispone de un plazo de diez días para redactar su informe.

UN HOMBRE LIBERAL

Las fuentes consultadas por este diario sobre la personalidad de don Juan Becerril Antón-Miralles se han

referido a él como un hombre liberal, humanista de toda la vida y que formó parte del Consejo privado de

don Juan. Nuestro corresponsal en Galicia ha podido comprobar que el señor Becerril gozaba de esa

imagen de hombre liberal ya hace más de quince años, cuando ejerció como magistrado de la Audiencia

de La Coruña. Por su parte, el decano del Colegio de Abogados de Madrid, señor Pedrol, manifestó la alta

estima que en el Colegio se tiene de don Juan Becerril, «como lo demuestra - añadió - el que de los dos

únicos miembros de honor del Colegio, el señor Becerril sea uno de ellos y además el más antiguo». A

pesar de las insistentes llamadas desde este periódico al domicilio del señor Becerril, no pudimos

ponernos en contacto con él.

INFORMACIONES

30 de marzo de 1977

 

< Volver