Por falta de requisitos legales. 
 El Tribunal Supremo, contra el nombramiento del señor Becerril para la presidencia de la Sala IV     
 
 Ya.    03/03/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 13. 

30-III-77

POR FALTA DE REQUISITOS LEGALES

El Tribunal Supremo, contra el nombramiento del señor Becerril para la presidencia de la Sala IV

Es la primera vez en cuarenta años que el alto organismo adopta tal decisión * Para hoy está señalada la

vista para el fallo sobre la legalización de varios partidos políticos

El Pleno del Tribunal Supremo, reunido en la mañana de ayer, denegó el preceptivo "placet" al

nombramiento de don Juan Becerril Antón-Miralles como presidente de la Sala IV de dicho Tribunal. El

pleno estuvo presidido por el presidente del Tribunal, señor Melero. El resultado de la votación arrojó 19

votos favorables (y no 18, como se había dicho en un principio) y 33 contrarios al nombramiento.

Don Juan Becerril fue nombrado presidente de la Sala tras el fallecimiento de su antiguo titular, don José

María Cordero Torres. Interinamente había asumido la presidencia don Adolfo Suárez Manteola. Al haber

solicitado este último la baja por enfermedad, corresponde hacerse cargo de la misma al magistrado más

antiguo, señor Medina Balmaseda, ponente en el expediente especial sobre la legalización del PCE.

La decisión denegatoria del "placet" ha sido tomada veinticuatro horas antes de la reunión de la Sala para

emitir su fallo sobre la inscripción en el Registro de Asociaciones Políticas de los cuatro primeros

partidos, entre los que se encuentra el Partido Comunista de España, que está fijada para hoy a las diez y

media de la mañana.

El motivo formal aducido por los que votaron en contra se basó en la necesidad de que los traslados de

presidentes de Sala se efectúen a petición del interesado a través del presidente del Tribunal Supremo. El

decreto de nombramiento del señor Becerril no especificaba estos extremos, pero el "Boletín Oficial del

Estado" de ayer, modificando el decreto, recogía que el nombramiento se había realizado a petición

propia. Por otra parte, el señor Becerril había aceptado la designación.

POR PRIMERA VEZ EN CUARENTA AÑOS

La noticia ha causado una profunda conmoción en medios jurídicos, en los que se recuerda que es la

primera vez, en los últimos cuarenta años en que el más Alto Tribunal rechaza el nombramiento de un

presidente de Sala.

Al respecto hay que señalar que don Juan Becerril era, hasta la fecha de su nuevo nombramiento,

presidente de la Sala VI del Tribunal Supremo y que con anterioridad había .sido magistrado y presidente

eventual de la Sala IV. A esto hay que. añadir el informe favorable en el pleno del fiscal del Reino, don

Eleuterio González Zapatero, por lo que se piensa que sólo motivos políticos pueden haber originado la

denegatoria del "placet".

Estos se encontrarían en la actual correlación de fuerzas en el seno de la Sala que ha de decidir sobre los

partidos: según fuentes bien informadas, cinco de los magistrados que la componen serian favorables a la

misma y contrarios otros cinco.

EL "PLACET" AL SEÑOR BECERRIL

POSIBLE DEVOLUCIÓN AL GOBIERNO

A menos de veinticuatro horas del fallo se mantienen los señalamientos para hoy. La situación aparece

sumamente confusa. La agrava la baja por enfermedad de don Ado1fo Suárez Manteola.

La solución del no se considera, sin embargo, como harto improbable en e1 actual momento político, y la

mayoría de las Interpretaciones tienden a coincidir en que la Sala IV se declarará incompetente y

devolverá los expedientes sobre la legalización de los partidos al Gobierno. Existe también la posibilidad

de que el presidente del Tribunal Supremo se ocupe personalmente de la presidencia de la Sala en los

próximos señalamientos.

MARTÍNEZ LÁZARO

Encuesta de YA

Varios catedráticas opinan sobre la negación

El Tribunal Supremo no ha concedido el "placet" al nombramiento del nuevo presidente de la Sala

Cuarta, don Juan Becerril Antón-Miralles. Sobre esta cuestión nos dan sus opiniones varios catedráticos y

hombres de Derecho.

Señor Pedral Rius, presidente del Colegio de Abogados de Madrid:

- En primer lugar, quiero hacer constar que el señor Becerril y don Joaquín Garrigues son los dos únicos

juristas españoles que son miembros de honor del Colegio de Abogados de Madrid, lo cual significa la

extraordinaria categoría tanto científica como humanista.

Por otro lado, se esta utilizando la palabra "placet", que no es la ajustada a la situación, ya que se la

considera como si la persona en cuestión fuera o no agradable. El problema no es de mayor o menor

aceptación para este cargo. Supongo que los miembros de la Sala han tomado su decisión basada en el

respeto o no a las normas legales que regulan sobre la materia, observando si se han cumplido o no. De

todos modos, Ignoro lo que ha sucedido en la reunión del Tribunal Supremo.

Atribuir a la magistratura temas eminentemente políticos es un fallo, ya que sólo puede y debe tratar

temas jurídicos, que son los de su competencia. Corresponde a los miembros del Gobierno la decisión de

la legalización de los partidos políticos y no a la magistratura.

Don Jaime Guas Delgado, catedrático de Derecho Procesal:

- El hecho ha sido un criterio del Tribunal Supremo, y allí está, pero en el fondo es un problema político.

La legalización o no del Partido Comunista y de los demás partidos en liza debe haber desconcertado a

los miembros del Tribunal. Lo cierto es que los tribunales no están para tomar decisiones políticas. Hay

graves problemas de fondo detrás de todo esto.

No creo que haya sido una cuestión personal, sino que él ha decidido apartarse. El problema no tiene, por

tanto, carácter jurídico. Este hecho, por no tener precedentes en la historia del Derecho, me ha

impresionado mucho.

Don Leonardo Prieto Castro, catedrático de Derecho Procesal y académico de Jurisprudencia:

- El no "placet" dado por el Tribunal no es una cuestión política, sino orgánica, es decir, de organización

de los tribunales. De todos modos, no es usual que un presidente de una sala pase a presidir otra sala, en

este caso la IV. No es cuestión de idoneidad de la persona; además la sala puede funcionar perfectamente

sin presidente, como de hecho ha venido haciendo tras el fallecimiento del anterior presidente, señor

Cordero Torres. Ante este hecho sin precedentes es posible que le sustituya el magistrado más antiguo.

El señor Becerril es un hombre muy objetivo y humano. Pero es un error gravísimo y fundamental

implicar el poder judicial con la legalización de los partidos políticos. Por otro lado, tengo que decir que

su designación no respondía al azar, sino que ya estuvo de presidente interino en la Sala IV durante

mucho tiempo, aparte de ser un magistrado especializado en lo contencioso-administrativo.

Don Pedro Aragoneses Alonso, catedrático de Derecho Procesal:

- No puedo hacer declaraciones referidas a este tema por haber sido durante mucho tiempo secretario

general técnico de Justicia. En cualquier caso podrían ser mal interpretadas. De todos modos, la opinión

compete a los miembros que han intervenido en la votación en el Tribunal Supremo. Sin embargo, el

señor Becerril me ha causado siempre una favorable impresión en todos los aspectos. Es uno de los

juristas más competentes y humanamente es admirable.

Don Luis Sánchez Agesta, catedrático de Derecho Político:

- Efectivamente, la negativa del "placet" al señor Becerril es un hecho extraordinario; no obstante, el

Tribunal Supremo me coge muy lejos y carezco de datos para hacer un juicio rápido. Puede deberse a un

conflicto interno o a motivos que estén relacionados con la jurisdicción, pero insisto en que no puedo

ofrecer mi opinión porque carezco de la información adecuada. No obstante, no creo que el hecho se deba

a la ilicitud del Partido Comunista Español.

Don Horacio Oliva, catedrático de Derecho Penal.

- No quiero pronunciarme sobre el tema, ya que como abogado en ejercicio podría perjudicarme; además

los aspectos del Tribunal Supremo son muy delicados para opinar sobre lo acontecido.

 

< Volver