Tribunales. 
 Pleito sobre la titularidad de acciones del Madrid     
 
 Informaciones.    05/07/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

TRIBUNALES

Pleito sobre la titularidad de acciones del "Madrid"

MADRID, 5. (INFORMACIONES.)—En el Juzgado número 2 de Primera Instancia, de

Madrid, se ha celebrado la vista oral del incidente de nulidad promovido por don

Rafael Calvo Serer, titular de la mayoría de las acciones de Madrid, Diario de

la Noche, Sociedad Anónima, contra la compañía S. A. P., Sociedad Anónima de

Fomento Esta sociedad pretendió la ejecución del laudo arbitral sobre las

acciones del diario «Madrid», y en el procedimiento de ejecución, se llegó

incluso a fijar una fecha para la subasta de acciones del «Madrid». Fue entonces

cuando compareció el señor Calvo Serer, a quien defiende el letrado don Antonio

García-Trevijano, y promovió la nulidad de todo lo actuado. El juez decidió la

suspensión de la subasta y dio trámite al incidente de "nulidad, cuya vista

pública se celebró ayer.

El pleito sobre la titularidad de las acciones del diario «Madrid», que

proporcionan mayoría en el seno de dicho diario, es largo y complicado, y con

múltiples derivaciones El número de acciones que se discuten son 33.000

aproximadamente, adquiridas por el señor Calvo Serer con un préstamo, de

aproximadadamente 16 millones de pesetas, que le facilitó S. A. F. Estas

acciones conceden mayoría, pues constituyen el 69 por 100 del total. Cuando

surgieron diferencias entre S.A.F. y el señor Calvo Serer, "decidieron ambos

acudir a un arbitro. Y resultó designado el ex ministro don Faustino García

Moneó.

Emitió el arbitro su laudo o decisión, en el que declaraba que el señor Calvo

Serer tenía la obligación de ofrecer esas 33.000 acciones a los restantes

accionistas, para que éstos las compraran, v solamente si no querían comprarlas,

ofrecerlas a tercera persona, debiendo devolver, en el plazo de treinta días

desde que los accionistas rechazaran o aceptaran la oferta de acciones, el

préstamo de los 16 millones a la entidad S. A. F.

El señor Calvo Serer recurrió al Supremo contra esta decisión, pues estimaba que

en la misma el arbitro se había excedido en su función, pues los arbitros sólo

pueden decidir en los términos que les hayan fijado las partes en la escritura

de compromiso previa. El Supremo aceptó en gran parte esta tesis y anuló el

arbitraje, en todo lo referente al ofrecimiento de acciones que el señor Calvo

Serer tenía que hacer, según el arbitro, a los demás accionistas.

ACLARACION

S. A. P. solicitó entonces del Supremo una aclaración: al suprimir el Supremo la

obligación de ofrecer las acciones, suprimía el término Inicial para el cómputo

del plazo de treinta días en que el señor Calvo Serer debía devolver el

préstamo. S. A. F. solicitaba que el Supremo fijase como principio de ese plazo

de treinta días la fecha de la sentencia. El Supremo respondió que «una cosa es

aclarar v otra muy distinta modificar», v que «nada había que añadir o

rectificar en la sentencia dictada».

S. A. P. se dirigió entonces al arbitro, señor García Moneó, y le requirió para

que interpretase este punto.

El señor García Moneó otorgó una escritura notarial interpretativa del laudo,

en la que establecía como fecha Inicial para el plazo de treinta días la de la

sentencia del Tribunal Supremo.

Con esta escritura, S. A. F. inició él procedimiento ejecutivo en el Juzgado

número 2, y pidió el embargo de las acciones de «Madrid», de las que es titular

el señor calvo Serer, con el fin de sacarlas a pública subasta y cobrarse, con

su importe, el préstamo. Los peritos, incluso, fijaron el tipo de la subasta

(algo más de 12 millones de pesetas). Y señaló la fecha del 29 de abril pasado

para celebrarse la misma. Fue entonces cuando el abogado, señor Garcia-

Trevijano, promovió la nulidad de todo lo actuado.

LA VISTA DE AYER

Ayer, en la vista del incidente de nulidad, el abogado señor García-Trevijano

expuso, que la obligación que pretende ejecutar S. A. F. contra el señor Calvo

Serer no es «na obligación vencida y, por consiguiente, no es todavía exigible.

A juicio del abogado, el documento notarial interpretativo del laudo que sirve

de base a la ejecución es nulo por cuatro razones: en primer lugar, porque no es

laudo; en segundo término, porque tampoco es un fallo aclaratorio dentro de la

jurisdicción arbitral; en tercer lugar, porque no es un documento

interpretativo, sino dispositivo, y, finalmente, porque lo que se interpreta no

es ya un fallo arbitral, sino una sentencia del Tribunal Supremo.

Por parte de S. A. F., el abogado señor Jiménez Poyatos alegó que en la primera

escritura de compromiso está claramente manifestada la voluntad de las partes

que otorga al arbitro poder para realizar esta interpretación.

El Juzgado número 2 dictará ahora sentencia en la que o bien declarará la

nulidad dé lo actuado, o si rechaza el incidente de nulidad, dará vía libre para

la ejecución, y consiguiente venta en pública subasta de las acciones cuya

titularidad ostenta el señor Calvo Serer, y que conceden mayoría en la empresa

propietaria del periódico «Madrid».

5 de julio de 1972

 

< Volver