Periodistas ante los Tribunales. 
 Don Rafael Calvo Serer y Don Miguel Ángel Gozalo, absuelto por el de orden público  :   
 La Audiencia Provincial condena el director de «El Caso» por injurias. 
 ABC.    07/11/1970.  Página: 69. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

ABC. SÁBADO 7 DE NOVIEMBRE DE .1970. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 69.

PERIODISTAS ANTE LOS TRIBUNALES DON RAFAEL CALVO SERER Y DON MIGUEL ÁNGEL

GÓZALO, ABSUELTOS POR EL DE ORDEN PUBLICO.

La Audiencia Provincial condena a! director de «El Caso» por Injurias.

El Tribunal de Orden Público ha absuelto a don Rafael Calvo Serer y a don Miguel

Ángel Gózalo Sanz de los delitos de información peligrosa y de difusión de

impresos clandestinos que, respectivamente, les fueron imputados por el

representante del Ministerio Público, informa Europa Press.

La sentencia declara probado que en el número 9.054 del diario "Madrid", del día

30 de mayo de 1968 apareció, en su página 3 el artículo "Retirarse a tiempo: no

al general De Gaulle". del que era autor el señor Calvo Serer. En dicho día, por

ausencia del director, llevaba la dirección del periódico el subdirector, don

Miguel Ángel Gózalo. Ese día se efectuó el depósito previo que establece la Ley

de Prensa a las 16,35 horas en la Sección correspondiente de la Dirección

General de Prensa, ordenándose su secuestro y llevándose a efecto la medida a

las 17,05 horas, cuando ya parte de la tirada—que fue de 73.486 ejemplares—

estaba en poder de los distribuidores.

Señalan los juzgadores, al justificar su sentencia, que si bien en el comentario

del señor Calvo Serer el autor se excede en sus apreciaciones y en las

consecuencias extraídas de las mismas, al trasladar el estudio que hace de la

situación política de Francia a nuestra nación, y al obtener las conclusiones

que espone, obviamente desorbitadas, tal exceso queda dentro de lo Ilícito

administrativo, y carece, de la gravedad y de la voluntariedad necesaria que lo

cualificaría, y elevaría a la órbita de lo ilícito jurídico-penal.

Tampoco reviste carácter delictivo la actuación del señor Gózalo por cnanto al

depósito de toda publicación periódica—dice la sentencia—-tiene previamente que

superar determinadas incidencias determinadas, por el transporte, la distancia,

y las circunstancias de ubicación de los órganos receptores, lo que supone

retrasos en pugna con la dinámica de la Prensa, fruto de la competencia y el

propio espíritu profesional. Por ello, el plazo establecido por la Ley de Prensa

e Imprenta pasa de hecho a ser mayor, y el acto de acatamiento de la normativa,

cumplido de buena fe, puede quedar en la práctica desfasado con las previsiones

sobre la distribución hechas por la dirección del diario, por lo cual la persona

responsable—aun poniendo toda su diligencia y deseo de observar las

prescripciones legales—puede quedar por minutos fuera de la legalidad, como en

el presente hecho.

Se excluye la intención del señor Gózalo —signe la sentencia—de inobservar lo

establecido en la Ley, constituyendo, en todo caso, una infracción

administrativa de facto.

CONDENA AL DIRECTOR DE "EL CASO"

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado al director

de "El Caso", José María de Vega Fernández, a un mes y un día de arresto y multa

de 5.000 pesetas, como autor de un

delito de injurias, por escrito y con publicidad.

Dicen los juzgadores que no hay lugar para pronunciarse en cuanto a la

indemnización de dos millones de pesetas solicitada por el querellante, ni a

condenar por el delito de calumnia, también imputado al periodista.

El 2 de marzo de 1969, Tomás Veiga Roldan, dio muerte a tiros a su mujer, en

Logroño. Para informar a los lectores de los detalles del hecho, el director de

"El Caso" destacó a un periodista a Logroño, y el semanario publicó extenso

reportaje en su número correspondiente al 15 de aquel mes. El trabajo tenía el

propósito de hacer despreciable la personalidad del agresor, y éste creyó que

contenia conceptos Injuriosos.

Tomás fue condenado a veinticinco años de reclusión en Logroño, y el Supremo le

rebajó la pena a diecinueve años.

Se querelló Tomás contra el director del semanario, y su abogado mantuvo, en el

Juicio, que el señor De Vega Fernandez habia cometido un delito de injurias y

otro de calumnia, por lo que solicitó que fuese condenado a tres meses de

arresto, a tres años de prisión, a dos multas de 25.000 pesetas cada una y a

indemnizar al parricida con dos millones de pesetas. El defensor solicitó la

absolución de su patrocinado.

Declaran los magistrados que la Información objeto de sumarlo es francamente

Injuriosa e Innecesariamente vejatoria, ya que no se refiere a las

circunstancias del delito, sino a la manera de ser del delincuente, y está

realizada a los pocos días de ocurrir el suceso y sin que se hubiese cerrado el

sumarlo, lo cual constituye el menosprecio que tipifica él delito.

Y dicen, en cuanto a la calumnia, que la Información tiene la finalidad de

presentar el carácter de Tomás, pero no imputarle un delito, por lo que no

constituye calumnia.—Cifra.

 

< Volver