El jefe del Estado, a la hermandad de alfereces provisionales. 
 Dais demasiada importancia a los perros que ladran     
 
 Informaciones.    16/07/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

EL JEFE DEL ESTADO, A LA HERMANDAD DE ALFÉRECES PROVISIONALES

"Dais demasiada importancia a los perros que ladran"

«FIRMES SEGUIREMOS, PESE A LOS CANTOS DE SIRENA QUE SABEMOS DE SOBRA A DONDE CONDUCEN»

MADRID, 16. (INFORMACIONES.)

CREO dais demasiada importancia a los perros que ladran. En realidad son minorías exiguas, que demuestran precisamente nuestra vitalidad.» Estas palabras fueron pronunciadas ayer por el Jefe del Estado en el curso de la audiencia concedida a una comisión de la Hermandad Nacional de Alféreces Provisionales, que, presidida por don Constantino Lobo Montero, teniente general honorario, le cumplimentó con motivo de la presentación de los nuevos vocales elegidos en la Asamblea Nacional.

El Jefe del Estado pronunció el siguiente discurso:

"Gracias por esas palabras llenas de buen sentido, de fe y de entusiasmo de la Hermandad de Alféreces Provisionales, que encuadran a los componentes de nuestro Ejército de la Cruzada.

Creo dais demasiada importancia a los perros que ladran. En realidad son minorías exiguas que demuestran precisamente nuestra vitalidad y que ponen a prueba la fortaleza y la capacidad de resistencia de nuestra Patria, construida durante estos cuarenta años y realizada con el esfuerzo de tantas generaciones. Firmes seguiremos en el camino de la Patria y en la continuidad del Movimiento Nacional, pese a todos esos cantos de sirena que sabemos de sobra adonde conducen.

La unidad de las tierras de España y el progreso forjado en esta etapa es verdaderamente grande y a él han contribuido todos los españoles, sin distinción ni diferencias de clase. Ellos saben lo que ha costado forjarla y han de ser fieles a sus principios. Por ello no debéis preocuparos de lo que piensen y digan esas minorías alborotadoras cuando tenemos a nuestro lado a lo sano de las provincias españolas, a la España que trabaja con la gran obra realizada en estos años; al progreso indiscutible de la nación, que constituye la mejor lección de eficacia política.

Yo sé que seréis fieles hasta la muerte a esa concepción del Movimiento y que contaremos con vosotros, como contamos con vuestra juventud en aquellos inolvidables días de nuestra Cruzada. Estoy seguro de vosotros y de vuestros hijos y de cuantos contribuyeron a la victoria, y que sabréis defenderla con el mayor coraje; seguro de vuestros servicios a la Patria y de que mantendréis esa unidad que tanto costó forjar y que será el futuro espléndido para las generaciones que nos sucedan y para la grandeza de la nación.

Gracias nuevamente por vuestra fe, por vuestro entusiasmo y por vuestros constantes servicios."

"SON LOS MISMOS DE SIEMPRE"

Antes, en el curso de la audiencia, don Luis Benítez de Lugo, marqués de la Florida, presidente de la Hermandad, pronunció ante el Jefe del Estado unas palabras y, entre otras cosas, dijo:

"Son muy pocos, Excelencia, y son los mismos de siempre, a los que se les ha unido algún que otro desagradecido, los que quisieran arrastrar al pueblo español a esa confusión. Ambiciosos, olvidadizos, servidores de causas extrañas, embaucadores de falsas libertades, timoratos tornadizos y oportunistas de todo género, aliados -alguna vez sin conciencia de ello- con esos minúsculos grupos de terroristas al servicio de ideologías entre nosotros definitivamente derrotadas y gentes todas que, puestas a olvidar, lo primero que olvidan, al lanzar acusaciones de inmovilismo, es que en toda la historia moderna de España no se produce una auténtica innovación hasta el Movimiento Nacional, gloriosamente acaudillado por Vuestra Excelencia.

En ningún modo propiciamos una administración exclusiva de la Patria. Nada más lejos de la generosidad que movió a nuestra juventud que erigirnos en beneficiarios de un patrimonio que es de todos, por lo que daremos la bienvenida, muy de corazón, a cuantas gentes limpias se sientan movidas del legítimo deseo de continuar ese camino de perfeccionamiento que debe ser el norte de tantas voluntades que, más que aperturistas, yo llamaría aunado

ras. Pero entendemos que no puede haber aperturismo contra las esencias y principios que Vuestra Excelencia, con tan profunda visión de futuro, acertó a plasmar en la mas importante de nuestras Leyes Fundamentales, verdadera clave de toda nuestra Constitución. Toda manipulación de los afanes de apertura que intentara situarse al margen del estricto respeto a aquellos principios, que, por su propia naturaleza, son permanentes e inalterables, sería una acción anticonstitucional y entendemos que ya es hora de que se utilice entre nosotros -tantas veces invitados a imitar a otros- y con tanta claridad como sea necesario, la invocación, tan frecuente en muchos países, a la inviolabilidad de la Constitución."

FRANCO RECIBIÓ AL TENIENTE GENERAL DIEZ-ALEGRÍA

MADRID, 16. (INFORMACIONES.)-El jefe del Estado recibió ayer en audiencia militar en su residencia del palacio de El Pardo a los siguientes señores:

Don Manuel Díez-Alegria Gutiérrez, teniente general.

Don Ángel Vega Franco, general de división, subinspector de tropas y servicios de la IV Región Militar y gobernador militar de la plaza y provincia de Barcelona.

Don Rafael Guimera Ferrer, general de división, inspector de Artillería

Don Juan de Cara Vilar, general de brigada de Aviación, del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional.

Don José Roa Liñeros. coronel de Aviación, comandante del ala número 21.

16 de julio de 1975

 

< Volver