Mensaje de fin de año del Jefe del Estado. 
 Franco: No al inmovilismo     
 
 Informaciones.    02/01/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

MENSAJE DE FIN DE AÑO DEL JEFE DEL ESTADO

FRANCO: NO AL INMOVILISMO

MADRID, 2. (INFORMACIONES.)—El mensaje de fin de año del Jefe del Estado español ha tenido

como nota determinante que lo configura la de la apertura: Franco ha rechazado el inmovílismo político.

Ha dicho que se puede ejercer «una eficiente crítica de la acción política» y que «la disparidad de juicios

o tendencias es no solamente legitima, sino necesaria». Ha asegurado que «el Movimiento Nacional

acentuará la participación de todos los españoles en las tareas políticas» y que «está abierto a todos».

«Hemos de alejar —ha subrayado— cualquier criterio cerrado y excluyente y llamar a la colaboración en

la tarea común del engrandecimiento de España a cuantos con altura de miras y espíritu de servicio estén

dispuestos a aportar su real colaboración, dentro de la más estricta fidelidad a los principios del

Movimiento y demás Leyes Fundamentales del Reino.»

De cara al futuro, ha puesto de relieve el acierto de la designación del Príncipe como sucesor en la

Jefatura del Estado a título de Rey, acierto confirmado por los hechos: «la asistencia que nuestro pueblo

prodiga al Príncipe de España, la entrega que de su persona ha sabido hacer a los supremos intereses de la

nación, la eficacia y dignidad con que ha desempeñado diversas misiones oficiales en el exterior». Por lo

demás, Franco ha añadido que él permanecerá en su puesto «con la misma firmeza que años atrás, el

tiempo que Dios quiera pueda seguir sirviendo con eficacia los destinos de la Patria».

El Jefe del Estado ha defendido también la apertura al exterior, incluido el Este. «Hemos de vivir de

realidades —ha dicho— y no de quimeras; el mundo es como es y no como quisiéramos que fuera.»

Capítulo aparte ha merecido la apertura a Europa «Nuestra Patria —ha dicho es parte de Europa y aspira

a ocupar en ella, económica y políticamente, el puesto que nos depara la Historia.» También el momento

de las relaciones Iglesia y Estado ha merecido una especial consideración de Franco en su mensaje a los

españoles. Tras indicar que todo cuanto hemos hecho y seguiremos haciendo en servicio de la Iglesia

lo hacemos de acuerdo con lo que nuestra conciencia cristiana nos dicta sin buscar el aplauso ni siquiera

el agradecimiento», ha dicho: «Creemos que las relaciones entre la Iglesia y el Estado han de basarse en

la independencia de ambas supremas potestades y en el reconocimiento de la esfera de autonomía propia

del orden político.»

 

< Volver