Autor: Masip Hidalgo, Antonio. 
   España debe reconocer al Frente Polisario     
 
 El País.    27/09/1978.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

EL PAIS, miércoles 27 de septiembre de 1978

TRIBUNA LIBRE

España debe reconocer al Frente Polisario

ANTONIO MASSIP

Presidente de la Asociación de Amigos del Sahara

España está ante la gran oportunidad de reparar el daño causado al pueblo saharaui, a la vez que de

revisar hacia el realismo una política africana hasta ahora desdichada.

Con los diversos cambios que la política interior experimenta desde 1975, cabía pensar que a un nuevo

paso de la democracia se daría simultáneamente una rectificación de los Acuerdos de Madrid y un

acercamiento progresivo a la República saharaui. No fue así; desde el primer Gobierno de la Monarquía,

en el que Marcelino Oreja era subsecretario, hasta la fecha se ha seguido la misma línea: España, según

carta al secretario general de la ONU de 26 de febrero de 1976, abandona el territorio y sus

responsabilidades, si bien no reconoce la soberanía de Marruecos y de Mauritania, por no haberse

consultado válidamente a la población. Todo lo demás han sido variaciones sobre la misma idea, con la

salvedad del acuerdo pesquero entre España y Marruecos, del que se puede afirmar implica un

reconocimiento de soberanía en el mar territorial, que tantos problemas está causando a nuestros

pescadores.

El querer mantener invariable esta política fue un simple error de voluntarismo, pues los acontecimientos

han favorecido las aspiraciones saharauis de independencia total. El mismo Silva Muñoz, en nombre de

Alianza Popular, en las Cortes del 20 de septiembre de 1977, decía: «Nuestra problemática en esta zona

no está en el hecho de si tenemos o no responsabilidad, sino en saber quiénes son —y van a ser— los

vecinos del otro lado del mar de Canarias. En otros términos, si esos vecinos seguirán siéndolo Marruecos

y Mauritania, o si aparecerá un nuevo Estado saharaui.»

Hoy, las perspectivas diplomáticas y militares del Frente Polisario, en la víspera de su IV Congreso, son

francamente optimistas. Se ha aglutinado a todo un pueblo entusiasta, consiguiendo la derrota del régimen

expansionista de Uld Dada, a la vez que Marruecos se mueve entre difíciles contradicciones. En estas

circunstancias, españoles que han proclamado una política exterior pragmática deberían unirse a los que

por principios apoyamos desde siempre al pueblo saharaui. Pero además de la política individual o de

partidos, lo que importa son las posiciones de Estado. No voy a dar lecciones diplomáticas al palacio de

Santa Cruz pero sí a afirmar que desde la pequeña victoria por el control de La Güera —todavía en

1975— nuestros diplomáticos sabían que Mauritania, sin embargo, estaba derrotada y debía buscarse otra

solución.

¿Cómo estar desprevenidos si todos sabíamos que Uld Dada caería inexorablemente? Ocurriría lo mismo

que se puede predecir: que Somoza será derrocado o que Hassan II no durará mucho?

Abiertas nuevas perspectivas de entendimiento, la diplomacia española invita a Madrid al nuevo ministro

de Asuntos Exteriores mauritano. Las palabras pronunciadas entonces por Oreja son de una gran

importancia, pues son las únicas oficiales en el contexto creado tras el golpe militar. Y es fundamental

preguntarse por el significado último de que «España apoya las iniciativas de paz de Mauritania». ¿Quiere

decir que se secunda a Mauritania en la paz, como antes en la guerra? Pero si España no reconocía la

soberanía mauritana sobre el territorio ni aprobaba su guerra, ¿por qué no sostener ahora que España

apoya las iniciativas de paz de la RASD, por ejemplo, que fue el primer país en hablar de paz?, o ¿por qué

no tomar una iniciativa propia que no esté limitada por las pretensiones de Mauritania, una sola de las

partes que van a iniciar las conversaciones?

Sin duda el papel de España es proponer ya una conferencia de paz y garantizar su desarrollo. Es evidente

que para convocarla es bueno poner antes en entredicho los Acuerdos de Madrid y reconocer al Frente

Polisario como único representante del pueblo saharaui. Ambas cosas no son tan problemáticas como

teme el Ministerio de Asuntos Exteriores, porque el acuerdo tripartito, además de su nulidad de pleno

derecho, no se cumple en la práctica, y otra de las potencias firmantes —Mauritania— reconoce que no

puede llevar a efecto la administración que se le encomendó. En cuanto a reconocimiento oficial del

movimiento de liberación saharaui, es bien sencillo y lógico, aunque sólo fuera por el pragmatismo a que

hacíamos referencia, pues no hay otro interlocutor.

España está objetivamente interesada en la paz por sus responsabilidades morales y jurídicas para con el

pueblo saharaui, por ser país fronterizo con el Sahara y por la futura cooperación técnica y cultural con

una nación africana que está llamada a ser uno de los países más prósperos del continente; la República

Saharaui Democrática. Es el momento de la decisión y de la iniciativa. Si ésta es consecuente, España

recuperará en África el prestigio que perdió su Gobierno con la entrega del pueblo saharaui al genocidio.

Estamos todavía a tiempo.

 

< Volver