Por la embajada española en Rabat. 
 Se desmiente un supuesto compromiso de devolver Ceuta y Melilla     
 
 ABC.    20/06/1978.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

8. PAG.

POR LA EMBAJADA ESPAÑOLA EN RABAT

SE DESMIENTE UN SUPUESTO COMPROMISO DE DEVOLVER CEUTA Y MELILLA

Rabat, 19. (Efe.) La Embajada de España en Rabat desmintió hoy al diario marroquí «Al Mouharrir» que

«alguna autoridad española, y mucho menos el Rey Juan Carlos, haya adquirido ningún compromiso

sobre el futuro de Ceuta y Melilla».

Una información aparecida el pasado sábado en «Al Mouharrir» y recogida por la agencia oficial

marroquí M. A. P., afirmaba que «Juan Carlos se había comprometido a devolver Ceuta y Melilla a

Marruecos en 1981».

La información del órgano de la Unión Socialista de Fuerzas Populares se presenta como

«correspondencia particular» desde Madrid, y en ella las fuentes no están precisadas.

La noticia señala que el compromiso del Monarca español está expresado en un mensaje enviado al Rey

Hassan II a través del ministro marroquí de Turismo, Mansouri Ben Ali, quien visitó recientemente

Madrid.

La Embajada española en Rabat puntualizó que «el pretendido mensaje a que se refiere la noticia no

puede ser más que un producto de la imaginación».

«Al Mouharrir» agregaba que «las declaraciones del ministro español de Asuntos Exteriores. Marcelino

Oreja, y el proyecto de visita del presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, a Ceuta y Melilla tiene por

objeto tranquilizar a los militares y civiles de las dos ciudades, inquietos por las noticias que se filtraron

del mensaje».

Estas afirmaciones y especulaciones se inscriben en un comentario general sobre la entrada de España en

la O. T. A. N., que el diario relaciona con «la intención de Estados Unidos de abandonar la base de Rota,

la suerte de Gibraltar —que constituirá la base principal de la alianza atlántica tras su retorno a España—

y Ceuta y Melilla».

«Si los medios diplomáticos de Fez no han dado ningún detalle del mensaje real español, la diplomacia

argelina emprendió diversas iniciativas ante la eventualidad de una nueva evolución de las relaciones

hispano-marroquíes», dice el diario.

«La escala en Madrid del jefe de la diplomacia argelina entra en ese cuadro», añade «Al Mouharrir», que

señala que la evolución de las relaciones entre España y Marruecos es juzgada por los argelinos

desfavorables al papel de su país en la región.

La noticia se interroga finalmente si «la Delegación de parlamentarios españoles que visitó Marruecos

aportará algo nuevo a la situación».

TOGO. CONTRA EL M. P. A. I. A. C.— Por otra parte, el embajador de Togo en España, Sebou Ñapo,

ha declarado en Las Palmas que su país no apoyará a ninguna minoría independentista «amparada en

cualquier ideología».

El representante del Gobierno de Togo, que llegó el domingo a las islas Canarias invitado por el ministro

español de Asuntos Exteriores, dijo que la posición de su Gobierno es de principio: «No vamos a declarar

la independencia para un pueblo que no quiere ser independiente.»

El embajador africano se entrevistó ayer con el gobernador civil de la provincia, señor Fernández, y otras

autoridades locales de Las Palmas.

El señor Sabou Napo dijo que si el pueblo canario se inclinará por la independencia ellos le apoyarían,

«pero no se puede imponer la independencia contra la voluntad del pueblo —añadió—, y desde que

llegué a Las Palmas no he visto a los canarios reclamar su independencia».

 

< Volver