La diplomacia del consenso     
 
 ABC.    03/10/1978.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABC. MARTES, 3 DE OCTUBRE DE 1978. PAG. 2

LA DIPLOMACIA DEL CONSENSO

Ante el discurso pronunciado por el ministro de Asuntos Exteriores en las Naciones Unidas todos

habremos de coincidir en que no se trata de una pieza convencional. Expresa, a nuestro entender, en giro

de muchos grados en diversas e importantes cuestiones, y cuando no, la acentuación vigorosa de ciertos

énfasis respecto problemas y cuestiones sobre las que antaño sólo hubo, podría decirse, menciones

rituales, alusiones de estilo.

El no convencionalismo, la singularidad del mensaje pronunciado por Marcelino Oreja ante la Asamblea

General estriba en que, según nuestra opinión, ha traducido la nada convencional, la singular y atípica

fórmula de consenso por la que discurre la política interior española. De ahí que cualquiera valoración

que de la pieza oratoria se haga deba, en rigor, retrotraerse a un juicio previo sobre el enfoque global que

la Moncloa tiene de los problemas, y asuntos nacionales.

Se previo en los medios diplomáticos internacionales, y así fue recogido oportunamente en nuestras

páginas, que la visita a Cuba del presidente del Gobierno pudiera influir, matizar, orientar o colorear la

declaración de intenciones y la definición de actitudes en que, básicamente, consisten los discursos de los

directores de la diplomacia española ante el foro mundial de Nueva York. La previsión era acertada.

Acertada y acorde con lo que señalamos: ese nexo clarísimo con la política de consenso. Si no hubiera

existido ésta es de suponer que la visita de Suárez a Cuba no se habría realizado.

Tiene, pues, la intervención de Marcelino Oreja ante la Asamblea General de la O. N. U. el mérito de

haber traducido a términos precisos de expresión doctrinal y jurídica, para trazar el perfil completo de la

nueva política exterior

 

< Volver