Citados a declarar los protagonistas del abandono. 
 El Congreso investiga la oscura historia del Sáhara     
 
 Diario 16.    13/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 51. 

Diario 16/ 13-marzo-78

Citados a declarar los protagonistas del abandono

El Congreso investiga la oscura historia del Sahara

MADRID, 13 (D16). — Hoy empieza en las Cortes uno de los episodios más interesantes de la oscura

historia del Sahara, ayer español. Precisamente, lo que intenta el Congreso de Diputados es hacer luz

sobre el final aceptado por un Gobierno español para un territorio y para una población a los que siempre

se les prometió la mejor de las protecciones y el mejor de los tratamientos.

Coincidiendo con la muerte del general Franco, el último Gobierno de aquella época dio el carpetazo al

conflicto saharaui, desentendiéndose de él. Cuando se esperaba una solución se verificó algo muy

parecido a una huida. Todo ello desea aclararlo el Congreso, cuya Comisión de Asuntos Exteriores ha

citado a declarar a doce protagonistas de entonces.

El 14 de noviembre de 1975 se firmaba el acuerdo de Madrid entre Mauritania, Marruecos y España. En

esa fecha se llevó a efecto la "venta de un pueblo y un territorio", según unos, la "solución de un

problema para los españoles", según otros.

Sea como fuere, atrás quedaban las angustiosas jornadas de la marcha verde, las escaramuzas entre tropas

españolas y marroquíes, los enfrentamientos con el Frente Polisario, los incidentes pesqueros y unos

importantísimos yacimientos de fosfatos, tal vez los más ricos del mundo.

Pero aquel día acabó sólo una etapa del Sahara, para dar paso a la más cruenta, en la que las Fuerzas del

Frente Polisario, apoyadas por Argelia, desencadenaron una lucha que aún continúa y que no tiene visos

de acabar.

Después de las elecciones democráticas de Junio de 1977, y con un Parlamento en el que los partidos de

izquierda han apoyado la lucha saharaui, se plantea la responsabilidad de España en aquel territorio, que

para muchos aún no ha terminado.

Hombres clave

Los doce personajes citados a declarar por la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de Diputados

son los siguientes:

CARLOS ARIAS NAVARRO. — Procurador en Cortes, consejero del Reino, consejera nacional por

designación directa del Jefe del Estado del antiguo régimen y ministro de Gobernación hasta el atentado

que costó la vida a Carrero, fue nombrado presidente del Gobierno el 20 de diciembre de 1973. El Rey le

confirmó en su cargo y su mandato duró hasta julio de 1976, en que fue «invitado» a dimitir.

Su última actuación política fue su presentación —y derrota— como candidato al Senado por Alianza

Popular.

JOSÉ MARÍA DE AREILZA.—Fue embajador de España en Argentina, Estados Unidos y Francia. En

1966 es nombrado por don Juan de Borbón secretario de su Consejo Privado. En los últimos años del

franquismo Areilza mantiene una clara oposición al régimen, y es nombrado ministro de Asuntos

Exteriores en el primer Gobierno de la Monarquía, con Carlos Arias Navarro como presidente.

Fundador del Partido Popular, se aparta de la «Operación Centro» en la que se integra el partido, y

aunque no se presenta a las elecciones apoya la candidatura de Senadores para la Democracia.

Recientemente volvió a la arena política y es presidente de Acción Ciudadana Liberal.

ANTONIO CARRO MARTÍNEZ. — Hoy es diputado de Alianza Popular por Lugo en las nuevas

Cortes. Durante su gestión al frente del Ministerio de la Presidencia se firmó el llamado Acuerdo de

Madrid. Según sus declaraciones posteriores, este acuerdo «no es otra cosa que una declaración de

carácter unilateral en la que España afirma que pone término a sus responsabilidades como potencia

administradora, mientras que el papel de Marruecos y Mauritania en este asunto fue de meros testigos...».

FEDERICO GÓMEZ DE SALAZAR. — Nombrado general gobernador del Sahara el 31 de mayo de

1974, declaraba a la revista «Posible» el 30 de enero de 1977: «El Ejército no tenía opción de ninguna

clase. Estábamos dispuestos para cumplir las órdenes que venían de nuestro Gobierno, y así se hizo con

toda tranquilidad. Nuestro Ejército era muy fuerte y con una moral muy elevada. Hubiéramos hecho lo

que se nos ordenara. Pero la decisión del Gobierno fue perfecta y nos ahorramos muchos muertos.»

PEDRO CORTINA MAURI.—El 2 de enero de 1974 es llamado por Arias para el cargo de ministro de

Asuntos Exteriores; durante su mandato al frente del Ministerio se produce la crisis del Sahara;

sorprendentemente, su papel de interlocutor con Marruecos lo realizan otros ministros del Gabinete Arias.

En el primer Gobierno de la Monarquía es sustituido por Areilza.

JOSÉ SOLIS RUIZ.—El primer ministro Arias, premiando sus «lealtades inquebrantables», le nombró

ministro de Trabajo en el primer Gobierno de la Monarquía. Fue precisamente en esta etapa de su carrera,

«al servicio de la nación», cuando actuó como mediador en el asunto de la cesión del Sahara y realizó

frecuentes contactos con personalidades marroquíes. El 13 de enero declaraba a la agencia Logos en

relación con el tema del Sahara: «A mí me gustaría que me llamasen a las Cortes para hablar del Sahara y

de muchas cosas más... que negocié. Conseguí que detuvieran la continuación de la "marcha verde" los

marroquíes. Presté un gran servicio a mi Patria y a la paz del mundo...»

JAIME DE PINIES Y RUBIO. — Representante español en las Naciones unidas, fue el portavoz

incansable de la posición española pro autodeterminación del Sahara. Pocos días antes del Acuerdo de

Madrid se ausentó de los foros de la ONU. La prensa comentó lo oportuno de su enfermedad, que le

impedía acudir a las sesiones del Consejo de Seguridad.

LUIS RODRÍGUEZ DE VIGURI. — Fue nombrado secretario general del Gobierno del Sahara en junio

de 1974, siendo sustituido en diciembre por Enrique Ruiz y Gómez de Bonilla, aunque quedó como

consejero de la Yemáa.

Después de la entrega del Sahara hizo importantes declaraciones, en las que denunció el juego de

intereses particulares en la descolonización del territorio.

EDUARDO BLANCO RODRÍGUEZ. —Fue jefe de los Servicios de Información de la Dirección

General de Seguridad y posteriormente director general de la misma. El 22 de abril de 1974 fue nombrado

director general de Promoción del Sahara.

ALFONSO ALVAREZ DE MIRANDA. — Procedente de la empresa privada, en marzo de 1969 fue

nombrado presidente ejecutivo de Fosfatos BuCraa, S. A., en el Sahara. Al año siguiente ocupó el cargo

de director del sector de siderurgia, metalurgia y minería del INI, y en marzo de 1975 fue llamado por

Arias para ocupar la cartera de Industria.

ADOLFO MARTIN-GAMERO Y GONZÁLEZ-POSADA.—En julio de 1972 fue nombrado embajador

de España en Rabat, cargo que abandonó en diciembre de 1975 para ocupar la cartera de Información y

Turismo.

El 13 de enero de 1978 declaró a la agencia Logos: «Soy funcionario diplomático en activo y supongo

que se me quiere citar como embajador que fui en Rabat... Me atendré a las instrucciones de mi ministro

para comparecer o no a la Comisión cuando ésta me convoque.»

JOSÉ RAMÓN SOBREDO Y RIBOO.—Embajador en Argel cuando se produjo la crisis del Sahara,

permaneció en dicho cargo desde marzo de 1972. Actualmente es embajador de España en Pekín. No

comparecerá por encontrarse gravemente enfermo.

No se sabe de ellos

Carlos Arias Navarro, ex presidente del Gobierno, y Pedro Cortina Mauri, ex ministro de Asuntos

Exteriores, no han dicho todavía si acudirán ante la Comisión de Exteriores del Congreso para declarar

sobre la descolonización del Sahara. Es una de las incógnitas a resolver a partir de hoy.

Antecedentes

• La respuesta española a la resolución número 1524 de las Naciones Unidas, hecha pública en

el año 1960 por la que se reconoce el derecho de autodeterminación de los pueblos, es la promulgación de

estatutos provinciales para los hasta entonces territorios de Sahara e Ifni.

Pero a los pocos años la política española en este campo va a sufrir una serie de vaivenes que comienzan

con un ofrecimiento de Franco a Marruecos de reconocer su soberanía a cambio de una renuncia formal

sobre Ceuta y Melilla.

• Después de la entrega de Ifni a Marruecos en 1969 se crea la compañía de Fosfatos de BuCraa

y la ONU vuelve a pedir a España que fije la fecha del referéndum. Pero Hassan II no permanece

inactivo. Viene a España en viaje privado y posteriormente se firma un tratado pesquero.

• El fosfato ya había comenzado a llegar a la playa de El Aaiún y se había convertido en un

negocio importante. En mayo de 1972, tras denunciar el tratado pesquero, Hassan II reivindica todo el

Sahara y el comité de los 24 de la ONU aprueba una resolución para el envío de una misión visitadora al

Sahara español.

Las peticiones de autodeterminación se suceden desde 1973. Primero la Yemáa en una carta a Franco;

posteriormente Argelia y también Mauritania, Túnez y Libia. La respuesta de España siempre es la

misma: sí a la autodeterminación.

• Pero los saharauis, protagonistas silenciosos del problema, no fían de los órganos de representación

que España les proporciona y el 20 de mayo de 1973 nace el Frente Popular de Liberación de la Saguia el

Hamra y Río del Oro (Frente Polisario).

En agosto comienzan a concentrarse fuerzas marroquíes en la frontera norte del Sahara mientras Argelia

apoya claramente al Polisario y Hassan declara que «tomará el te en El Aaiun». Pero la crisis llega a una

tregua. Hassan II, en la Asamblea General de la ONU, pide la intervención del Tribunal Internacional de

Justicia de La Haya y renuncia a la guerra.

• En diciembre tiene lugar un duro enfrenta-miento entre guerrilleros y tropas de la Policía

Territorial, la Legión y Nómadas en Echdeiria, en el que mueren siete guerrilleros y varios españoles,

entre ellos un sargento de la Legión. Entre la población militar de El Aaiún corren rumores de que tres

guerrilleros polisarios han sido posteriormente fusilados. El ambiente entre la población española es

tenso.

• En mayo llega la misión visitadora de la ONU y comienzan las sesiones del Tribunal de La

Haya. El problema se va agudizando y se suceden las visitas de personalidades internacionales a los

países en litigio, como la de Kurt Waldheim, secretario general de la ONU, a Madrid.

• En el territorio se empieza a detectar cierto descontento de las fuerzas españolas y los incidentes ya

no son con el Polisario, sino con las fuerzas marroquíes. Entretanto España sigue hablando de

autodeterminación, y el viaje del entonces príncipe Juan Carlos a El Aaiún es calificado por su padre, el

conde de Barcelona, elogiosamente: «Ha sabido coger el toro por los cuernos.»

Pero días después los acontecimientos se precipitaron y en el Acuerdo de Madrid, España cede el Sahara

a Marruecos y Mauritania.

 

< Volver