En el acto de jura de bandera del CIR de Almería. 
 El Rey pidió unidad y disciplina a los ejércitos     
 
 Diario 16.    13/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

En el acto de jura de bandera del CIR de Almería

El Rey pidió unidad y disciplina a los Ejércitos

ALMERÍA, 13 (D16). — El y Don Juan Carlos, que to a la Reina Doña So presidió ayer la jura de

ndera en el CIB almerien de Viator, pidió discipli y unión a los Ejércitos e sí y de éstos con el eblo,

"del que proceden uor cuya seguridad han de

Los Reyes de España lle on al campamento mi acompañados del vice esidente primero del Go rno y

ministro de la De sa, teniente general Ma Gutiérrez Mellado. Tras mplimentar a las autories civiles y

militares, su on a una tribuna, des a cual presidieron el ac de la jura de bandera. ste se inició con una mi

concelebrada por tres caanes castrenses. Finali la misma, el general ernador militar de Al ía tomó

juramento a los 0 reclutas del primer lla miento del reemplazo de oncluida la ceremonia de amento, el

coronel del pronunció una arenga, la que, entre otras cosas, idió al discurso inaugu del reinado de Don

Juan los, en el que éste ma estó su firme y decidida untad de ser Rey de tolos españoles. Y aña "que

como primer sol o de la nación, es un manente ejemplo a imi continuación Don Juan los inició su

alocución citando a los nuevos sol dos. "Bajo la bandera que báis de besar —dijo el —, dentro del

compañe mo de las Fuerzas Ár das, podéis tener el or o de constituir la ga ntía de la seguridad

de Patria que esa gloriosa nseña representa y sim iza".

Y añadió: "Esa bandera que nos preside ha de ser el símbolo de una unión que no me cansaré de exaltar y

de pedir en todos los lugares y en todas las ocasiones, unión de los que mandan y de los que obedecen, en

aras de una disciplina ineludible en la milicia. Unión del Ejército de Tierra, con los de Mar y Aire. Unión

de las Fuerzas Armadas con el pueblo, del que proceden y por cuya seguridad han de velar.

Sólo con ese sentido de unidad podremos conquistar nuestro futuro.

Yo pido a Dios que aleje de nosotros la necesidad de que para defender la bandera nacional, como habéis

prometido, sea preciso derramar hasta la última gota de nuestra sangre. Pero no olvidéis que a la bandera

y a la Patria se las defiende y se las sirve también en la lucha y en la actividad de todos los días: velando

por la tranquilidad de nuestros conciudadanos, por la defensa de nuestras familias, por la conservación de

nuestras glorias, de nuestras tradiciones y de la unidad e integridad territorial española.

Se la sirve también con el trabajo firme y la dedicación a nuestros deberes; con la decidida aspiración de

conquistar un porvenir de felicidad en él que puedan vivir en paz nuestros hijos, los hijos de nuestros

hijos y cuantas generaciones hayan de escribir a través de los años la historia de esta España inmortal",

concluyó Don Juan Carlos. Por último, tras el desfile de las tropas, los Reyes, el vicepresidente del

Gobierno y las demás autoridades departieron durante un largo rato con los soldados, y hacia la una y

media de la tarde se trasladaron en helicóptero hacia Madrid.

El Rey Don Juan Carlos, acompañado del vicepresidente y ministro de la Defensa, teniente general

Gutiérrez Mellado, y el capitán general de la IX Región Militar, durante el acto de la jura de bandera en

Almería.

 

< Volver