Autor: ;Fuente Lafuente, Ismael. 
 Contenía una comunicación del Comité Ejecutivo del PCE de 1961. 
 Protesta por el reparto de un documento de la embajada marroquí     
 
 El País.    14/03/1978.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Contenía una comunicación del Comité Ejecutivo del PCE de 1961

Protesta por el reparto de un documento de la embajada marroquí

Al final de la intervención del general Blanco y antes de que los diputados de la Comisión de Asuntos

Exteriores iniciasen el turno de preguntas al ex director general de Promoción del Sahara, el portavoz del

Grupo Socialista en la Comisión, el diputado Luis Yáñez, pidió la palabra para protestar por el hecho de

que a todos los diputados de la Comisión se les había remitido, con membrete de la embajada de

Marruecos, un documento que recoge unas declaraciones hechas por el comité ejecutivo del Partido

Comunista de España el 20 de febrero de 1961.

El diputado socialista pidió que constase en acta la protesta del Grupo Socialista e instó al Gobierno para

que protestase oficialmente ante el Gobierno marroquí por la injerencia que suponía el envío de esta carta

a los parlamentarios españoles. La carta va acompañada con una tarjeta con el escudo nacional marroquí,

y con una frase que dice: «Con los atentos saludos de la embajada del Reino de Marruecos en Madrid».

El documento fue autentificado por el diputado comunista Gregorio López Raimundo, si bien éste

manifestó que evidentemente la política del Partido Comunista de España sobre el Sahara había

cambiado.

El líder comunista se negó a calificar la actitud de la embajada de Marruecos en España. A la propuesta

socialista se sumaron los grupos parlamentarios Socialistas de Cataluña, UCD, AP y PCE, cuyo diputado

Ignacio Gallego agradeció vivamente la iniciativa del grupo socialista del Congreso.

El texto del documento (del comité ejecutivo del PCE de 20 de febrero de 1961) califica la soberanía

española sobre Ceuta y Melilla, al igual que el resto de las posesiones coloniales españolas, como «una

brutal política colonialista de Franco, que envenena las relaciones entre españoles y marroquíes, que

podría incluso terminar en un conflicto armado».

«En el caso de los peñones, Ifni y Sahara, la legitimidad de las reclamaciones marroquíes ofrece todavía

menos motivo de discusión.»

En otro párrafo del comunicado, el PCE manifestaba por entonces que «Franco quisiera utilizar sus

últimas posesiones coloniales para encender en África del Norte un foco de guerra que pondría en juego

la paz mundial, lo que le permitiría cotizarse mejor como sumando de la Alianza Atlántica».

 

< Volver