Autor: Aparicio, Marcelo. 
   Mauritania, meca de los traficantes     
 
 Diario 16.    12/11/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Mauritania, meca de los traficantes

Marcelo Aparicio

PARÍS, 12 (D16). — Mauritania juzga inevitable una guerra a medio plazo: barcos y aviones de

transporte descargan grandes cantidades de material militar en el puerto de Nuakchott, según unas

revelaciones publicadas anoche por "France Soir".

Al mismo tiempo, la capital mauritana se convierte en la meca de los traficantes de armas.

El enviado especial del vespertino "France Soir" destaca que Nuakchott se prepara a una guerra "Juzgada

inevitable a medio plazo", y añade que aviones Nord Atlas efectúan vuelos cada vez más frecuentes entre

la base francesa de Dakar, Nuakchott y Nuadhibu.

El carguero "Josep Maurel" acaba de descargar 600 toneladas de armas, entre ellas 50 cañones, en el

embarcadero de Nuakchott, señala el corresponsal, quien agrega que la esposa del presidente mauritano

dio órdenes al director del puerto de otorgar prioridad absoluta al material militar.

U. S. A. también vende

Al parecer, un segundo carguero lleno de armas espera su turno en el mar. Los mercaderes de cañones

"presienten" buenos negocios y, según la información de "France Soir", tres norteamericanos examinaban

en un restaurante una factura de 7.800 dólares firmada por el Ministerio de Defensa.

Mercaderes de armas

El documento, precisa, llevaba el nombre del proveedor: Gateway Overseas Incorporated, Aeroport

Dulles, Washington.

Los representantes explicaron que asistían a Mauritania para vender material de radio, pero añadieron que

la firma propuso una gama completa para el Ejército y que esperaban vender aviones de ataque,

convenientes para la lucha contra los rebeldes, añadió.

Los tres norteamericanos dijeron además que la "competencia era muy difícil y que los hombres de

negocios provenían de todas portes", aunque pronosticaron, algo desalentados, "que, sin duda, los

franceses ganaran el mercado".

Un simple recorrido por la capital mauritana, comenta el corresponsal, permite observar que ya no son los

marroquíes los únicos en ayudar a los mauritanos. Los franceses son vistos cada vez con mayor asiduidad.

Los oficiales, inspeccionan

Desde hace una semana dos oficiales, un comandante y un capitán de Artillería franceses, secundados por

tres suboficiales, inspeccionan las baterías de morteros, instruyendo al personal mauritano, especialmente

en el uso de las ametralladoras livianas Panhard, reveló "France Soir".

Sin embargo, su misión nada tiene de secreto: aparece en el marco de la "cooperación militar y técnica",

aclaró.

El viernes pasado, cabe recordar, un avión Transall C-160 aterrizó en la pequeña isla de Zuerat y del

aparato descendieron un capitán, un suboficial y otros seis hombres con uniformes de campaña y armados

de metralletas.

Se trataba de efectivos del Regimiento de Paracaidistas número 9, con base en Toulouse, cuya misión aún

se ignora. Algunos estiman que puede tratarse de una vanguardia para reconocer el terreno o preparar la

estrategia de una eventual participación.

 

< Volver