Autor: Muñiz, José Luis. 
 En Yugoslavia no fue recibido por Tito. 
 Solo abrazos de protocolo para Carrillo en Italia     
 
 Informaciones.    10/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EN YUGOSLAVIA NO FUE RECIBIDO POR TITO

SOLO ABRAZOS DE PROTOCOLO PARA CARRILLO EN ITALIA

ROMA, 10 (INFORMACIONES, por José Luis Muñiz).

EL secretario general del Partido Comunista español, don Santiago Carrillo, que ha llegado esta mañana a

Roma, procedente de Belgrado, permanecerá en la capital italiana sólo algo más de siete horas. Regresará

a Madrid a las 20,30, después de entrevistarse con el secretario y con el responsable de relaciones

internacionales del Partido Comunista italiano, Enrico Berlinguer y Gian Carlo Pajetta.

Este es el primer encuentro entre comunistas españoles e italianos después de la "cumbre" eurocomunista

de Madrid, que tuvo lugar en marzo. Desde entonces, la doble polémica de Carrillo con los dirigentes

soviéticos (las críticas de "Tiempos Nuevos" a su libro "El eurocomunismo y el Estado" y el incidente de

la semana pasada en Moscú, cuando Carrillo no pudo hacer uso de la palabra en la celebración del sesenta

aniversario de la Revolución de Octubre) ha empeorado las relaciones entre los dos partidos. Las cautas

reacciones de los comunistas italianos en los dos casos han sido interpretadas por unos como falta de

solidaridad y como doblez por otros.

Según algunos comentaristas, la visita del secretario del P.C.E. ha sido solicitada directamente por los

comunistas españoles. Los italianos habrían prescindido con gusto de ella. De ahí, dicen, su brevedad. El

P.C.I. quisiera que el encuentro con Carrillo no tuviese el carácter de una "cumbre estratégica" ni que sea

interpretado como una manifestación de solidaridad, sino como una simple consulta. Actitud reticente que

comparten, al parecer, los comunistas yugoslavos, a tenor de las noticias que han llegado desde Belgrado

tras el no encuentro entre Tito y Carrillo.

La ambigua situación ya resaltada por la Prensa italiana. "Carrillo puede ser útil en ciertas ocasiones a

Berlinguer —dice hoy ´II Corriere della Sera"—, como copertura de su complicada política. Pero también

puede resultarle molesto al provocar discusiones violentas con los soviéticos, creando alarma en la base

militante del P.C.I., que mantiene posturas más tradicionales." Por eso, según el diario milanés, el

dirigente comunista italiano parece comportarse con Carrillo ´´como el millonario de ´Luces de la ciudad´,

con Charlot, a veces lo abraza y a veces hace como si no lo conociese".

Es un hecho, sin embargo, señala "La Stampa", de Turín, que el P.C.I. no puede abandonar

completamente al PC.E., porque se encontraría aislado, sobre todo ahora que Marcháis está en malas

circunstancias.

En una viñeta publicada esta mañana por el diario romano "La Repúbblica" se sintetiza la problemática

eurocomunista con una imagen taurina: se ve una plaza de toros en la que Brezhnev, con cejas que

parecen cuernos, hace de toro. En la barrera, Carrillo, vestido de torero, se acerca a Berlinguer con dos

espadas en la mano, tendiéndole un traje de luces. Pero el secretario del P.C.I. está escondido detrás de

una pared, con expresión perpleja.

DECLARACIONES DE CARRILLO EN BELGRADO

Don Santiago Carrillo hizo en la capital yugoslava unas declaraciones sobre su visita, que recoge la

agencia Efe.

Carrillo comentó que durante su actual visita a Belgrado no se entrevistará con el Presidente Tito, que

está manteniendo una temporada de descanso por prescripción facultativa. Añadió Carrillo que tiene la

esperanza de ver a Tito en otra ocasión próxima.

Comentando los ataques dirigidos contra él por Enrique Líster, jefe del Partido Comunista Obrero

Español, dijo que Líster "fue un soldado valiente hace cuarenta años, pero que en la actualidad actúa

como un agente extranjero".

Refiriéndose al eurocomunismo ha dicho Santiago Carrillo: "Creo que el eurocomunismo está actuando

bien. Cuando Kissinger comentó con algunos camaradas soviéticos que el eurocomunismo no existe, creo

que demostró que el eurocomunismo sí existe y es una realidad."

 

< Volver