Felipe González tuvo más suerte. 
 Carrillo, vetado por Carter     
 
 Diario 16.    19/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Felipe González tuvo más suerte

Carrillo, vetado por Carter

WASHINGTON, 19 (Corresponsal D16).—El presidente Carter ha prohibido terminantemente a todos los

funcionarios norteamericanos que se entrevisten o incluso se acerquen al secretario general del PCE,

Santiago Carrillo, mientras dure su visita a los Estados Unidos, según pudo saber ayer DI6.

Esta decisión fue adoptada, según las fuentes de este periódico, para evitar interpretaciones políticas

"desaconsejables y contraproducentes" de este tipo de encuentros, que, incluso a nivel privado, podrían

haberse celebrado entre el eurocomunista Carrillo y representantes del Departamento de Estado.

La prohibición, intuida en las primeras jornadas de Carrillo en Estados Unidos, pudo ser confirmada ayer

con todo detalle, al saberse que un oficial de la Fuerza Aérea norteamericana, que quiso asistir a una

conferencia de Carrillo vestido de civil y a titulo individual, recibió una orden específica para que

abandonara sus propósitos.

El Gobierno español, de acuerdo

El portavoz del Departamento de Estado, Hoding Carter, confirmó ayer, por otra parte, que el Gobierno

norteamericano no tenía prevista ninguna entrevista con el secretario general del PCE. El portavoz,

hablando con D16, no quiso comentar sobre la existencia de la prohibición.

Según una fuente solvente, la decisión fue adoptada por el Consejo Nacional de Seguridad, que preside el

asesor presidencial Zbierw Bzezinski, a instancias y bajo presiones del Gobierno alemán y con el

beneplácito del español.

El hecho de que Carrillo no vaya a ser recibido por ningún funcionario del Gobierno norteamericano fue

abiertamente reconocido, por otra parte, por el secretario general del PSOE, Felipe González, que en una

cena el jueves con funcionarios del Departamento de Estado en el Carnegie Endowment for International

Peace comentó, en tono irónico, cómo los Estados Unidos sólo recibían en la Casa Blanca "al poder y a

los que tienen posibilidades de alcanzarlo, y nunca a los que no son lo primero ni lo segundo".

Carrillo: "Parece que Felipe se ha vuelto loco"

Este comentario, que se vio acompañado por otros muchos y más críticos hacia el Partido Comunista de

España, provocó una aireada y nocturna reacción del secretario general del PCE, Santiago Carrillo, que en

una conversación a las dos de la mañana con D16 dijo que "Felipe parecía que se había vuelto loco".

En la entrevista, Carrillo rechazó uno por uno todos los puntos más importantes en los que Felipe

González había atacado al PCE, y se lamentó de "lo extraño que era que Felipe González hubiera venido a

Estados Unidos, después de firmar los pactos de la Moncloa, y hubiese arremetido contra el PCE y el

Gobierno".

"O Felipe González no es serio o se está volviendo loco", insistió Carrillo. El líder comunista también

expresaba su sorpresa por las palabras pronunciadas por González ante la organización del Servicio

Exterior (diplomáticos norteamericanos), en las que el dirigente socialista acusó a la Moncloa y a la

derecha española de querer perpetuarse en el poder, por la vía del favoritismo, tanto a nivel sindical como

político.

Carrillo, sin embargo, rechazó las acusaciones de González sobre las elecciones sindicales, y señaló que

"los comunistas no tenemos miedo a las elecciones sindicales; ni la cuestión es que las listas sean cerradas

o abiertas".

González: "Dejaremos respirar a UCD"

Según González, el hecho de que la Moncloa favoreciese las listas abiertas implicaba un apoyo a los

comunistas y a los candidatos independientes, mientras si se optaba por las cerradas, "los socialistas

ganarían con mucho más margen".

En el terreno político, González señaló que el Gobierno Suárez buscaba perpetuarse en el poder mediante

un desmesurado apoyo a los comunistas, "lo cual — dijo— podría llevar a España al frente popular del

tipo francés o a la debilidad socialista del tipo portugués". "Suárez —añadió— es el único que podría

conducir a la izquierda española a un frente popular."

El secretario del PSOE también utilizó su presencia ante la reducida audiencia para predecir un futuro

fracaso de la UCD como partido e intuyó que el PSOE podría contribuir, si deseaba, a su caída, por un

maquiavélico procedimiento de provocar disensiones en su seno y atrayendo a la facción de centro-

izquierda hacia su partido.

"Pero —matizó González nuestro propósito es dejar respirar por algún tiempo más a UCD", quizá hasta

que tenga oportunidad, "lo que considero improbable", como partido.

 

< Volver