Autor: Maraña Marcos, Felipe (FELIPE SAHAGÚN). 
 En su esperado programa de televisión. 
 Kissinger analiza el eurocomunsimo  :   
 «El P.C.E. tiene un dirigente muy astuto». 
 Informaciones.    14/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 19. 

EN SU ESPERADO PROGRAMA DE TELEVISIÓN

Kissinger analiza el eurocomunismo

«EL P.C.E. TIENE UN DIRIGENTE MUY ASTUTO»

Por Felipe SAHAGUN

NUEVA YORK. 14.

DESPUÉS de analizar las aspiraciones, dichos y obras de los partidos comunistas de Europa occidental,

el ex secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger concluyó que el fortalecimiento del

comunismo en el viejo continente es un problema con causas morales y no materiales.

Durante hora y media —de las nueve y media a las once de la noche de ayer— dirigentes políticos e

intelectuales de Estados Unidos y Europa expusieron sus ideas sobre el eurocomunismo y el terrorismo en

un programa titulado «Henry Kissinger: On the record» y publicado por la cadena de televisión N.P.O.

Santiago Carrillo, Alvaro Cunha1, Georges Marcháis, Enrico Berlinguer, Giulio Andreotti, Willy Brandt

y muchos más participaron en el programa. Pero el guión, las directrices y el principal entrevistado fue

Henry Kissinger. El presentador y entrevistador número uno fue: David Brinkley, «anchorman» de la

N.B.C.

Comenzando por España, Kissinger y Brinkley analizaron uno por uno los cuatro países europeos con

partido comunista fuerte. En España, uno de cada diez votantes ha votado por los comunistas; en Portugal

uno de cada seis; en Francia uno de cada cinco y en Italia uno de cada tres. El P.C. español ha obtenido

más del nueve por 100 de los votos; el portugués el 15 por 100; el francés más del 20 por 100, y el

italiano el 34 por 100.

«El P.C.E está muy bien organizado», dice Kissinger. «Es muy disciplinado y está dirigido con gran.

temple. Tiene bastante influencia en él la izquierda del partido socialista y en una situación de crisis

podría ejercer una influencia muy importante y (aunque no lo desearía) decisiva.

«A pesar del pequeño porcentaje de votos que consiguió, tiene un dirigente muy astuto, que se ha

colocado con gran destreza en una posición aparentemente muy responsable, sin cambiar para nada la

estructura interna de su partido.»

«¡Cómo ha cambiado la España conservadora y católica!», comenta Brinkley. «En una escuela pública de

Madrid las clases comienzan con la entonación de la «Internacional». Con Franco, esta canción a duras

penas podía susurrarse en los lavabos. Ahora se canta en las escuelas. El profesor es miembro del partido,

antiguo sacerdote y hoy jefe del comité cristiano del P.C.»

GARANTÍAS

El P.C.E. se ha declarado democrático. Como en ningún país donde un partido comunista ha llegado al

Poder lo ha dejado, la NBC pregunta a Carrillo: «¿Cómo quiere que les creamos?»

Carrillo contesta: «Todo el mundo tiene derecho a dudar, pero los comunistas españoles podemos ofrecer

una garantía: la lucha por la libertad y la democracia. Por la libertad y la democracia han muerto o han

sido encarcelados muchos de nuestros camaradas.»

Como el corresponsal norteamericano no se daba por satisfecho. Carrillo añadió: «Yo podría devolverle la

pregunta. La Constitución de los Estados Unidos es muy buena, pero ello no ha impedido que los

americanos siguieran una política racista o que intervinieran en Vietnam; por tanto, podría preguntarle:

¿Cómo sé yo que Estados Unidos es un país democrático?»

Luego aparecen unas imágenes de Carrillo de pie durante su reciente viaje a Estados Unidos, seguidas por

unas declaraciones de Kissinger en los jardines de Versalles: «Los dirigentes comunistas europeos buscan

la bendición americana para ganar respetabilidad en sus países. Lo más difícil es explicar la disposición

de tanta gente para dejarse ganar por estas tácticas.» ¿Por qué tantos intelectuales americanos y europeos

aceptan tesis sobre el comunismo totalmente contradictorias con la experiencia? Ningún partido

comunista ha compartido, el Poder político. Ninguno se ha organizado internamente de acuerdo con los

principios democráticos.»

En las municipales de 1977 los comunistas franceses se hicieron con el Poder en 1.100 Gobiernos locales.

«Su plan es controlar los Gobiernos locales antes de dominar el Gobierno nacional», afirma Brinkley.

«Técnicamente, la causa de la ruptura (de la alianza de izquierda en Francia) fue la propuesta de los

comunistas de nacionalizar varios centenares de empresas.» Explica Kissinger. «La causa real es que su

objetivo era hacerse con el Poder en muchos pueblos y ciudades. Conseguido esto, no les interesaba

compartir el Poder con un partido fuerte socialista a nivel nacional. Quieren todo el Poder, y, como no lo

pueden conseguir de momento, prefieren ganar tiempo en la oposición.»

LAS RAZONES

Las causas principales citadas por los dirigentes europeos y norteamericanos para explicar el avance

comunista en el Viejo Continente son décadas de dictadura (en España y Portugal), divisiones históricas y

profundas diferencias de clases (en Francia e Italia), diferencias en el nivel de desarrollo entre unas

regiones y otras (en los cuatro países, particularmente en Italia), el mito de la resistencia (en Italia y

Francia) y la identificación del Estado con las fuerzas conservadoras en los cuatro países durante muchos

años.

En Italia, los comunistas controlan hoy todas las ciudades importantes, entre ellas Bolonia, Milán, Turín,

Venecia, Florencia, Nápoles, Génova, Pisa y Roma. Dirigen ya los Gobiernos locales de 2.800 regiones,

ciudades, pueblos y aldeas del país, y desde las últimas elecciones generales mantienen con sus

abstenciones en el Parlamento al Gobierno minoritario democristiano.

Para Kissinger "es inconcebible que los comunistas, convencidos de que representan un proceso histórico

inevitable, lleguen a considerar democrático retirarse del Gobierno" si así se decide en consulta nacional.

"El terrorismo les favorece porque provoca en el pueblo el deseo de aceptar cualquier precio con tal de

conseguir orden", añade. Algunas de las causas del terrorismo son las mismas que contribuyen al

fortalecimiento del comunismo: por ejemplo, la alinención del sistema. Los comunistas quieren

controlar las instituciones que existen antes de deshacerse de ellas Los terroristas quieren aplastar todo el

esquema existente para "que pueda surgir algo nuevo de sus cenizas" (palabras de Willy Brandt).

En su breve intervención en el programa, el dirigente comunista portugués Alvaro Cunhal negó haber

renegado de las elecciones y del sufragio universal ante la periodista italiana Oriana Falaci hace dos años,

y afirmó rotundamente: "Rusia es un país mucho más democrático que los Estados Unidos."

 

< Volver