Los trabajos discurren en un ambiente tranquilo y distendido. 
 Un minuto de silencio por Grimau     
 
 El País.    21/04/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Los trabajos discurren en un ambiente tranquilo y distendido

Un minuto de silencio por Grimau

Los delegados al congreso del PCE conmemoraron ayer el aniversario del fusilamiento de Julián Grimau,

ocurrido el 20 de abril de 1963. Los 1.364 delegados guardaron, puestos en pie, un minuto de silencio al

iniciarse los trabajos de la segunda sesión del congreso y prorrumpieron finalmente en una gran ovación

en recuerdo del que fuera miembro del Comité Central.

Los trabajos del congreso se están desarrollando en absoluta calma. Un severísimo servicio de orden

impide la entrada en la sala incluso a los delegados que olvidan el carné de identidad y que sólo van

provistos de la credencial del partido. El servicio de orden se vio desbordado en una ocasión el día

inaugural, cuando decenas de militantes y fotógrafos pretendieron acercarse a la presidenta del partido,

Dolores Ibárruri. En el forcejeo por impedir que nadie se acercara demasiado a Pasionaria, sufrió un leve

golpe la viuda de José Díaz, también de avanzada edad. Teresa Márquez no acudió ayer al congreso y

descansa en un hotel madrileño. Por el contrario, Dolores Ibárruri ha hecho demostración de una gran

resistencia física, pese a su enfermedad de corazón, y resiste impasible largas horas en la presidencia de

los plenos.

Contra lo que sucede habitualmente en los congresos de otros partidos, en el del PCE no hay casi

actividad en los pasillos. La atención se centraba ayer en la habitación 106, en la que se reúne la comisión

de candidaturas, presidida por Jaime Ballesteros. Ayer se supo que José Manuel Torres Arca, miembro

del Comité Central saliente, renuncia a la reelección y dimite como responsable del partido en Soria. El

señor Torres Arca votó, al parecer, contra la supresión del leninismo en la reunión del Comité Central en

que se decidió tal medida.

Pese a esta noticia, no se observa ninguna crispación ni enfrentamiento entre los delegados del congreso.

Los miembros de la delegación catalana recibieron, entre bromas y risas, las felicitaciones de sus

compañeros por el triunfo del Barcelona en el torneo de Copa, y reconocieron que habían acelerado el

miércoles al máximo sus trabajos para poder acudir al partido de fútbol.

De los 1.364 delegados (incluidos los miembros del Comité Central saliente) que acuden al congreso, 734

son obreros y empleados; 432, profesionales; 49, estudiantes; 44, campesinos, y 41, trabajadores

autónomos y empresarios. Aproximadamente el 45% de ellos ingresó en el PCE entre 1971 y 1978.

 

< Volver