Carrillo: Yo prefiero a Suárez     
 
 Ya.    30/03/1978.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

YA Pag. 14

Ver, oír y contarlo

Carrillo: "Yo prefiero a Suárez´

“Cambio 16" publica unas declaraciones de don Santiago Carrillo:

• "Yo creo que el poder, normalmente, desgasta y que el poder ejercido en una etapa de transición y

crisis como la que está viviendo la actual sociedad española desgasta mucho más. Pero también creo que

si en estos momentos Suárez desapareciese de la presidencia del Consejo de Ministros, nos

encontraríamos con un Gobierno mucho más a la derecha, producto, quizá, de un pacto entre Unión de

Centro Democrático y Alianza Popular.

• Suárez puede recuperarse rápidamente si la situación política se clarifica y el pueblo comprende que la

actual baja es fruto de una presión de la derecha. Una ofensiva derechista a la que se unen desde Fraga a

Areilza y personificada últimamente en la figura de Alfonso Osorio, con sus intentos de crear una "gran

derecha", que se quedará, con seguridad, en aguas de borrajas. El hecho de que Suárez esté al frente del

Gobierno puede dar la impresión de que él es la derecha, cuando la verdad es que él no es la derecha, sino

el hombre que está llevando a cabo una política, con muchas inconsecuencias, sí, pero con un consenso

que en estos momentos es la política que está reclamando el país. En fin, que si Suárez desaparece, no va

a ser para que se cree un Gobierno de concentración democrática, sino para que la situación española

sufra un viraje a la derecha. Por eso yo, en estos momentos, prefiero a Suárez.

• El partido—dice—ya no es marxista-leninista, aunque reivindiquemos la Revolución de Octubre

y todo el proceso de transformación de la sociedad que comenzó en el año 1917 con 1a

revolución rusa. En la práctica, desde hace muchos años, el Partido Comunista ha superado toda una serie

de conceptos leninistas, y esto, que a algunos militantes les parece una desgarradura, no es más que ser

consecuente con lo que venimos haciendo. Yo diría, además, que quizá somos nosotros más fieles a la

actitud de Lenin ante los problemas de su tiempo que quienes mantienen esa definición de marxismo-

leninismo, porque una de las originalidades de la actitud de Lenin fue la ruptura abierta con una serie de

tesis marxistas, que él consideraba superada en su época y que no vaciló en dejar de lado para acelerar la

transformación de la sociedad en Rusia. En realidad, lo que nosotros pretendemos es acelerar la

transformación de la sociedad en estos países de Occidente. Pero las vías ya no son las de 1917. Las

vías son diferentes en Occidente y la transformación social tiene que realizarse con el consenso de

grandes mayorías, con el pluralismo político, con la democracia. Por eso, nosotros somos más fieles al

espíritu creador e innovador de Lenin que otros.

• El tema de la aceptación de la Monarquía es uno de los que el partido se ha mostrado más unánime. Es

decir, es uno de los temas que no se plantean porque nuestros militantes están convencidos de que en

estos momentos la forma monárquica del Estado es de hecho una fórmula de reconciliación nacional.

Independientemente de que nos hubiera gustado más una República democrática que una Monarquía

constitucional, hay que reconocer que es un hecho que está ahí y que no vale la pena discutir, porque es

algo real y no es ningún obstáculo para el desarrollo de una política socialista en este país.

• No es que el Partido Comunista sea más monárquico que el Partido Socialista, sino que el PSOE ha

sido menos receptivo a una realidad que está ahí. Mientras el PSOE continúa llevando a cabo una doble

política para atraerse quizá los votos republicanos, el Partido Comunista, que cree que esa doble política

no tiene buenos resultados, ha sido y es mucho más coherente en este tema, ya que al final la doble

política lleva a callejones de los cuales es difícil salir.

• Yo no me atrevo a hablar de frivolidad cuando aludo a mis amigos del PSOE, pero decir que la

Constitución que dentro de poco va a comenzar a debatirse en las Cortes es la más reaccionaria del

mundo, evidentemente no responde a la realidad. En este sentido, creo que el proyecto que ha elaborado

la ponencia es una base positiva para una Constitución de consenso. El proyecto, tal como sale de la

ponencia, es una base seria de entendimiento, porque la Constitución no puede ser una constitución

socialista partidaria de la socialización de los medios de producción, ni tampoco una Constitución que

permita en nuestro país el sistema capitalista, cerrando toda posibilidad de transformación. En este

sentido, el texto, que con todas sus insuficiencias se ha aprobado, es un texto de trabajo que vale para

unos y para otros, que sirve para realizar transformaciones importantes en este país y que permite a una

mayoría burguesa gobernar con tranquilidad.

• Hay de hecho en todas estas gentes—dice—un cierto grado de desencanto. No voy a negarlo. Y es que

durante los últimos cuarenta anos, esta gente, la gente en general, tenía la impresión de que la democracia

iba a resolver todos los problemas. Esto pasó también con la República. Pero los que vivimos este proceso

en la República sabemos que cuando hubo peligro de marcha atrás esa gente se batió por ella. Ahora hay

libertad de prensa, libertad de reunión y de manifestación pero el único órgano del país y que el

ciudadano de provincias ve muy de lejos es el Congreso y el Senado que, ocupados por la

Constitución, abordan con retraso los problemas vitales que afectan al ciudadano. Por otra parte, la gente

siente que vive económicamente peor que hace un año y dos, pero no porque hace dos o tres anos se

viviese mejor con Franco, sino porque hemos heredado una crisis económica del franquismo realmente

grave y de la que va a ser difícil salir. Esto también contribuye a un desencanto cuya única medicina es la

participación política a todos los niveles."

 

< Volver