El Comité Central del PCE propone la unidad de acción de todas las fuerzas socialistas. 
 No cabe mantener la idea de que el leninismo es el marxismo de nuestra época     
 
 El País.    25/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

EL PAÍS, miércoles 25 de enero de 1978

El Comité Central del PCE propone la unidad de acción de todas las fuerzas socialistas

"No cabe mantener la idea de que el leninismo es el marxismo de nuestra época"

«El Partido Comunista de España se define como un partido marxista, democrático y revolucionario, en el

que la aportación leninista, en todo cuanto sigue siendo válida, está integrada —como la de otros grandes

revolucionarios—, pero sobre la base de que hoy no cabe mantener la idea restrictiva de que el leninismo

es el marxismo de nuestra época», dice uno de los párrafos de la tesis número quince aprobada por el

Comité Central y que será sometida al congreso del partido.

En la misma tesis se afirma que «el PCE labora por llegar en España a lo que nuestro manifiesto-

programa ha caracterizado como una nueva formación política, en la que participen los partidos

favorables al socialismo, sindicatos, movimientos cooperativos y otras organizaciones sociopolíticas,

formación que, respetando la personalidad, la independencia y la filosofía de cada uno de sus

componentes, agrupe la fuerza de todos y sea una real alternativa de Gobierno a los partidos burgueses,

capaz de llevar al socialismo en la democracia».

El proyecto afirma que el PCE se inspira en las teorías del desarrollo social elaboradas por los fundadores

del socialismo científico, Marx y Engels, en su método de análisis, y se considera heredero «de quienes,

en las difíciles condiciones de la Rusia de 1917, encabezados por Lenin, supieron dirigir la primera

revolución socialista del mundo, que abrió un proceso revolucionario mundial en el cual nos hallamos

inmersos».

A partir de aquí, la tesis basa las diferencias comunistas con la socialdemocracia, y hace la crítica de ésta

en el sentido de que los partidos socialdemócratas, durante la primera guerra mundial, abandonaron «las

posiciones internacionalistas para ponerse al servicio de la burguesía en cada país».

«Posteriormente —añade el proyecto— la socialdemocracia se ha caracterizado por su política de defensa

del sistema capitalista y del imperialismo, mostrando su incapacidad para realizar el socialismo. En el

mundo no se conoce ningún ejemplo de un Gobierno socialdemócrata que haya intentado acabar con la

explotación capitalista.»

"Crear una nueva sociedad"

«Esta —dice más adelante— es nuestra diferencia radical con la socialdemocracia. Queremos transformar

el mundo, crear una nueva sociedad, construir el socialismo. De ahí la razón del nacimiento de los

partidos comunistas.»

La tesis afirma después que el PCE considera la revolución de octubre de 1917 como su patrimonio, al

igual que todas las revoluciones socialistas «que han ido liberando a los pueblos», pero rechaza, «como

algo ajeno al marxismo, el fenómeno del burocratismo y del estalinismo. Es indudable —añade— que hay

toda una serie de causas históricas en los fenómenos burocráticos y restrictivos de la democracia en la

URSS». Entre estas causas citan las condiciones de precariedad y aislamiento en que se desarrolló la

revolución soviética y el fracaso del proceso en otros países.

Estos fenómenos antidemocráticos han supuesto —según el proyecto de tesis— un retraso importante en

el desarrollo de la influencia del marxismo revolucionario entre los trabajadores de los países capitalistas

avanzados, pero «los comunistas españoles hemos superado autocríticamente la etapa del estalinismo y

recuperado las esencias democráticas y antiburocráticas del marxismo», dice el texto.

«El PCE —añade— rechaza toda concepción dogmática del marxismo. El marxismo tiene un carácter

científico y no dogmático. El PCE se esfuerza por elevar en todo momento su capacidad para asumir los

cambios objetivos que se producen en la sociedad, las nuevas conquistas científicas; por asimilar, con

espíritu crítico, los nuevos desarrollos del marxismo.»

Señala después el documento que el PCE, «manteniendo su crítica a la socialdemocracia, saluda los pasos

de los partidos socialistas o socialdemócratas hacia el marxismo, «y está empeñado en la lucha por la

reconstrucción de la unidad del movimiento obrero mundial sobre bases marxistas».

Unidad de las fuerzas socialistas

Así, labora por llegar en España a una nueva formación política con todas las fuerzas favorables al

socialismo, e «independientemente de sus críticas a la socialdemocracia se pronuncia por la unidad de

acción de las fuerzas de tendencia marxista y socialdemócrata y de todas las fuerzas del contenido

popular».

Por último, afirma la tesis que el PCE es un partido a la vez de lucha y de gobierno, y que en las nuevas

condiciones de legalidad, «se propone actuar de una manera transparente, profundamente democrática,

reforzando sus lazos con las masas populares», y educa a sus miembros en la solidaridad internacionalista

con los trabajadores y en el socialismo y el comunismo.

 

< Volver