Semprún quiere provocar la autocrítica del PCE     
 
 Diario 16.    09/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Semprún quiere provocar la autocrítica del PCE

MADRID, 9 (D16).—Jorge Semprún, autor de la "Autobiografía de Federico Sánchez" y ex dirigente del

Partido Comunista de España (PCE), expulsado de el en 1964, pretende someter a una autocrítica a la

actual dirección del PCE, después de catorce años de consciente espera.

Según puso de manifiesto en un artículo publicado ayer en el diario "El País", Semprún pretende iniciar

un debate político desde la izquierda, genéricamente y con vistas a reforzarla, sobre "algunos temas

candentes de la experiencia del PCE".

En medios cercanos al comité Ejecutivo del partido de Santiago Carrillo se guardó ayer un celoso silencio

sobre el tema. En principio "no se quiere echar más carne sobre el asador". Lo que sí se puso de

manifiesto es que la dirección del PCR no ve con buenos ojos que se escarbe sobre el pasado del partido.

Se argumenta que con relación al pasado de nuestro país hay muchas otras cosas que investigar, como son

los excesos del régimen franquista.

Las razones de la espera

Semprún contrarreplicó ayer a un artículo de Manuel Azcárate, publicado en el mencionado diario, que

desde unas perspectivas "personales" salió al paso de las críticas al PCE realizadas en la "Autobiografía

de Federico Sánchez". Fue la primera reacción de un miembro del Comité Ejecutivo del PCE al libro

galardonado el pasado año con el premio Planeta.

De no haber tenido como objetivo iniciar un débate político, Semprún confesó que la "Autobiografía de

Federico Sánchez" no se hubiera publicado. Rechazó el que se le acuse de "excesiva pasión" y "rencor

personal", porque ha esperado durante catorce años antes de publicar "este ensayo de reflexión

autobiográfica (y autocrítica)".

Dice Semprún que ha esperado a que "el PCE sea un partido legal, con iguales derechos que todos los

demás en un sistema de democracia parlamentaria. Esperar un momento que se sitúa, muy precisamente,

a medio camino entre las primeras elecciones libres y el primer congreso legal del PCE".

Esfuerzo para un cambio

Respondiendo a Azcárate sobre el caso Grimau, Semprún dice que no puede demostrarse que sean falsas

las afirmaciones que hace en su libro. Y más adelante asegura: "Hay documentos y testigos para certificar

lo que afirmo, para probar públicamente que existen, en efecto, "zonas de sombra, incluso de

delincuencia, en la conducta de numerosos dirigentes del Partido Comunista."

 

< Volver