Con fuertes disensiones en el comunismo asturiano. 
 Conferencias del P.C.E. en Sevilla, Asturias y Zaragoza  :   
 Carrillo: La historia acabará acercandonos a comunistas y socialistas. 
 Informaciones.    27/03/1978.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

CON FUERTES DISENSIONES EN EL COMUNISMO ASTURIANO

Conferencias del P.C.E. en Sevilla, Asturias y Zaragoza

CARRILLO: «LA HISTORIA ACABARA ACERCÁNDONOS A COMUNISTAS Y SOCIALISTAS»

SEVILLA. 27 (INFORMACIONES).

NO vamos a facilitar la caída del Gobierno Suárez para que lo reemplace otro encabezado por Fraga,

Osorio y Areilza. Nosotros exigimos un Gobierno de concentración nacional ahora, porque cuando la

situación sea desesperado entonces nos iremos», dijo ayer don Santiago Carrillo, secretario general del

P.C.E., en el curso de un mitin que clausuraba en Sevilla la primera conferencia regional del P.C.E. en

Andalucía.

Más de 20.000 personas asistieron al acto. Anteriormente, don Fernando Soto había sido elegido

secretario general regional, mientras don José Benítez Rufo lo fue como presidente. Ambos, junto con

don Santiago Carrillo y doña Dolores Ibárruri, don Ignacio Gallego y don Rafael Alberti, ocupaban la

mesa presidencial del mitin.

El acto comenzó con la lectura, por parte del señor Alberti, de unas canciones dedicadas a la Semana

Santa sevillana, al pueblo andaluz y a la "Pasionaria". Esta, a su vez, dirigió un breve saludo a los

asistentes, afirmando su orgullo y alegría "por ser comunista".

AMPLIAR EL PACTO

Más de una hora duró el discurso del señor Carrillo, que comenzó su disertación afirmando la necesidad

de ampliar los pactos de la Moncloa y de "democratizar el aparato administrativo del Estado. Sin ello —

afirmó—, ni siquiera un Gobierno mejor que el de Suárez podría llevar a la práctica las disposiciones

oportunas, debido a la incapacidad, e incluso el sabotaje consciente, que existe en la Administración".

"La conferencia regional de Andalucía ha demostrado que el P.C.E. es un partido democrático —

añadió—, democracia que debe reinar en toda la sociedad española, porque actualmente, detrás del Poder,

permanece la misma mafia fascista que levanta la cabeza, creyendo que las cosas pueden ir hacia atrás."

Don Santiago Carrillo se refirió después a la urgente aprobación del proyecto constitucional, del que dijo,

parodiando palabras dichas por el representante comunista en la ponencia, que "no es el más reaccionario

ni el más avanzado del mundo". "La Constitución debe ser aprobada lo antes posible, con algunos

retoques —sentenció—, porque lo verdaderamente importante es que ofrezca el margen suficiente para

que todos tengan unas reglas comunes de juego".

AMISTAD CON EL P.S.O.E.

El secretario general del P.C.E. expuso seguidamente las conocidas posiciones comunistas respecto a las

autonomías, las elecciones municipales y la derecha política, para más tarde acusar al P.S.O.E. de

"ponerse de acuerdo con la U.C.D. para repartirse las Alcaldías. Queremos buenas relaciones con los

socialistas, cuyas bases tienen los mismos intereses y objetivos que nosotros. La Historia —terminó—

acabará acercándonos para alcanzar los objetivos socialistas."

Duras palabras pronunció el señor Carrillo ante la posibilidad de un debate para la incorporación de

España a la O. T.A.N. "Ya es hora —dijo— de que los españoles sepamos y decidamos si en nuestro país

mandamos nosotros o los americanos."

ANDALUCÍA, REGIÓN

Al mediodía del sábado habían llegado a Sevilla, por carretera, el señor Carrillo y doña Dolores Ibárruri,

quien manifestó interés por recorrer las calles de la ciudad, que no visitaba desde que en 1933 había

asistido al último congreso del P.C.E. en la legalidad antes de la guerra civil.

Durante una breve charla con los informadores, don Santiago Carrillo criticó las opiniones manifestadas

por el presidente del Consejo General Vasco, don Ramón Rubial, favorable a la legalización de E.T.A.

"No es factible —afirmó— legalizar un grupo que actúa de forma terrorista." Tras mostrarse partidario de

"la democratización de la Policía española", el secretario general del P.C.E. dijo que él no era el más

indicado "para pronunciarme sobre si Andalucía es un país o una región. Sin embarco, siempre he oído

hablar de Andalucía como una región."

AUTOCRÍTICA COMUNISTA

Ciento veintitrés delegados, en representación de los treinta mil militantes que en Andalucía tiene el

P.C.E., trabajaron desde la mañana del viernes en la discusión de las ponencias presentadas. Las sesiones

se celebraron durante todo el fin de semana en el cine Montecarlo, ubicado en la barriada de Bellavista.

que se sitúa a unos siete kilómetros del centro urbano de Sevilla. Cinco comisiones de trabajo presentaron

su informe sobre las tesis políticas del partido y los Estatutos del mismo, aprobadas por el Pleno de la

conferencia y que serán llevados al nueve congreso nacional del P C.E.. que tendrá lugar en Madrid

durante el mes de abril.

Don José Benitez Rufo presentó el informe de apertura, que se destacó por la autocrítica contenida a la

actuación del P.C.E. en los campos de la pequeña y mediana empresa, el movimiento feminista y la

Universidad. Tras señalar la necesidad de prestar apoyo a la central Comisiones Obreras, el señor Benítez

Rufo se refirió al estancamiento de la preautonomía andaluza, al paro campesino y a las elecciones

municipales, respecto a las que dio por hecho el pacto comunista con el Partido Socialista de Andalucía.

Precisamente el líder de este partido, don Alejandro Rojas Marcos, asistió como invitado a las reuniones

de la conferencia, al igual que el presidente del P.S.U.C., don Gregorio López Raimundo.

DISENSIONES EN ASTURIAS

Más de cien delegados de la tercera conferencia regional del P.C.E. en Asturias, que también se ha

celebrado el pasado fin de semana, abandonaron las sesiones por considerar que las mismas "estaban

siendo manipuladas antidemocráticamente". Las protestas partieron como consecuencia de la invitación

que la Mesa hizo a tres miembros del comité central, don Simón Sánchez Montero, don Manuel Azcárate

y don Jaime Ballesteros, para que informasen sobre las quince tesis que serán debatidas en el próximo

congreso nacional. El secretario general saliente del P.C.E. asturiano, don Vicente Alvarez Ances, fue el

primero en abandonar las sesiones, después de que la Mesa negara el uso de la palabra a otro miembro del

comité central, el señor Herrero Meredis. Los delegados que permanecieron en la conferencia aprobaron

unánimemente las quince tesis expuestas con anterioridad a su discusión.

Desde Sevilla, el presidente del P S.U.C.. don Gregorio López Raimundo viajó a Zaragoza, en donde

también ayer se clausuró la conferencia provincial del Partirlo Comunista de España. Entre los objetivos

propuestos, los comunistas zaragozanos aspiran a contar con una militancia de ocho mil miembros en

1978 y prestar especial atención a la agricultura y a las clases medias, así como potenciar las asociaciones

de vecinos.

O.I.C. Y M.C., PARTIDARIOS DE LA «AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS DE ESPAÑA»

MADRID. 27 (INFORMACIONES). Tres partidos de la izquierda comunista celebraron sus congresos

durante el pasado fin de semana. Se trata del Movimiento Comunista, que se reunió en Bilbao; Izquierda

Comunista (Bandera Roja) que lo hizo en San Sebastián y el Partido Galego do Proletariado (línea

proletaria escindida de la U.P.G.), que celebró congreso constituyente en tres lugares desconocidos de

Vigo.

O.I.C.: REAFIRMACIÓN REVOLUCIONARIA

Delegados de organizaciones procedentes de Portugal, Chile, Bolivia, Gran Bretaña. Marruecos y

Alemania Federal, así como del P.U.C.C. de Canarias, asistieron como invitados al II Congreso estatal de

la Organización de Izquierda Comunista (Bandera Roja), celebrado en un cine de Rentería (Guipúzcoa).

Como nuevo secretario general ha sido elegido don José Vicente Villaescusa, que ya venía ejerciendo

provisionalmente dicho puesto. «El congreso ha sido una reafirmación de nuestros principios

revolucionarios», dijo el ratificado secretario general. El congreso, por otra parte, estudió «la manera de

reforzar la presencia de los trabajadores en el quehacer político, frente a la U.C.D. y sus recortes de

libertad», así como el tema de la autodeterminación, «a la que tienen derecho todos los pueblos de

España».

El señor Villaescusa anunció para «antes de un año, aunque después de una semana», la unificación de la

O.I.C. con el Movimiento Comunista. Terminó su intervención afirmando que «la izquierda comunista

revolucionaria en España es aún joven, pero éste ha sido un congreso de maduración» y expresando el

deseo de la Organización de Izquierda Comunista de integrarse en un movimiento internacional.

M.C.: CRITICAS AL DESVIACIONISMO

Don Eugenio del Río fue reelejido secretario general del Movimiento Comunista, al término de las

sesiones del II Congreso de este partido, celebrado en la Universidad de Lejona (Bilbao). También fueron

elegidos los otros 40 miembros del Comité Federal del partido, los nombres de los cuales no fueron

revelados, «con el fin de reforzar el aparato clandestino del grupo, para facilitar un repliegue en toda

regla, caso de que las circunstancias lo aconsejen». El señor Del Rio leyó el informe del Comité Central

saliente, en el que destaca la crítica hecha al «abandono desordenado y excesivo de la clandestinidad y el

desviacionismo de algunos sectores del M.C. hacia posiciones reformistas o anarquizantes».

El congreso aprobó los nuevos estatutos del partido, reafirmando su carácter marxista-leninista y

rechazando las enmiendas que hacían hincapié en su carácter maoísta. Al igual que la O.I.C.. el M.C.

reivindica el derecho a la autodeterminación para todos los pueblos del Estado y la forma federal del

mismo. Finalmente, la noticia de un accidente. Cuatro delegados que acudían al congreso sufren graves

heridas tras chocar el automóvil que los conducía contra un muro.

27 de marzo de 1978

 

< Volver