Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   La izquierda y la O.T.A.N.     
 
 Informaciones.    26/04/1978.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LA IZQUIERDA Y LA O.T.A.N.

Por Abel HERNÁNDEZ

COMUNISTAS y socialistas andan a la greña en España, a pesar de que Carrillo ha declarado que las

diferencias entre los dos partidos son puramente estratégicas. Felipe González huye como del diablo del

«programa común» a la francesa, mientras Santiago Carrillo firmaría mañana mismo el pacto de la

izquierda. Los encendidos elogios del dirigente comunista al presidente Suárez, en su conferencia de

Prensa de ayer, son interpretados por ciertos observadores como un deseo de Carrillo de llegar, si falla el

frente-populismo, al «compromiso histórico» a la italiana. En realidad los pactos de la Moncloa son una

aproximación.

Hasta ahora, el principal punto de concordancia entre socialistas y comunistas está en la concepción de la

política exterior española, sobre todo en el tema de la O.T.A.N. En esto coinciden con la política de

Moscú. Sin embargo, también en esta delicada cuestión pueden surgir pronto discrepancias. Según

nuestras noticias, los compromisos del P.S.O.E. con Moscú no son tan fuertes que conviertan la negativa

al ingreso de España en la Alianza Atlántica en inconmovible. Es más, parece que en el Partido Socialista

ha empezado a observarse cierta flexibilidad al respecto, sobre todo desde el viaje de Múgica y Solana a

Estados Unidos.

Washington sigue presionando hábilmente, sin dar la sensación de que presiona. El general Haig,

comandante supremo de las fuerzas de la O.T.A.N., en sus declaraciones hoy a nuestro periódico,

desmiente al presidente Suárez y asegura que «se está trabajando» y que «existen negociaciones». El

señor Suárez había manifestado que «no se ha hecho ninguna clase de gestión». Mientras tanto Moscú

presiona en sentido contrario, cada vez más amenazadoramente. Si nuestras fuentes no fallan, el

embajador de España en la U.R.S.S., señor Samaranch, acaba de enviar una larga carta al palacio de Santa

Cruz sobre la posición oficial soviética, de sumo interés. Este documento ya está en manos del Gobierno

español.

Sin embargo, fuentes diplomáticas ponen de relieve que el ingreso en la O.T.A.N. es la única salida

razonable, y no se han dejado impresionar por las «razones» de Moscú. Resaltan estas fuentes que esta

decisión española no va a romper el equilibrio. Este-Oeste, puesto que nuestro país ya está vinculado a la

defensa occidental mediante los pactos defensivos con Estados Unidos, con todos los inconvenientes y

ninguna, de las ventajas; romper estos pactos sí que sería un factor de desequilibrio. Insisten en que el

coste económico del ingreso sería mínimo o nulo. Y ponen de relieve que, por el contrario, la neutralidad

armada sería una locura, mientras que el proyecto de defensa europea, sin Estados Unidos, es una

quimera.

La izquierda española va a tener que definirse claramente en el Parlamento cuando, probablemente el

próximo otoño, se abra el debate, considerado definitorio de nuestra política exterior. A pesar de los

alardes eurocomunistas, Carrillo defenderá probablemente la tesis de Moscú. Felipe González se lo está

pensando.

INFORMACIONES

 

< Volver