El cimité central escuchó duras críticas al PSUC. 
 Carrillo, contra un Gobierno monocolor     
 
 Diario 16.    10/03/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

El comité central escuchó duras críticas al PSUC

Carrillo, contra un Gobierno monocolor

MADRID, 10(D16).El comité central del Partido Comunista de España (PCE) continúa hoy sus sesiones

a puerta cerrada para analizar el informe presentado ayer por el secretario general, Santiago Carrillo, en el

que se anunció «el voto contrario a la investidura del presidente Suárez caso de existir tentativas de

formar un Gobierno monocolor», y se criticó a los comunistas catalanes del PSUC «por haberse planteado

un comunismo catalán y mantener la polémica leninista».

Los ciento sesenta miembros del comité central, además de estudiar las interpretaciones que Carrillo hizo

de los resultados electorales, tienen que aprobar hoy las estrategias y programas que los comunistas van a

defender en las próximas elecciones municipales.

Santiago Carrillo dijo en su informe «no haber previsto que UCD saliese tan bien parada a costa del voto

del miedo y de la intoxicación de los sondeos preelectorales que sospechosamente preveían un triunfo

socialista».

El líder comunista, después de anunciar «un desplazamiento de UCD a la derecha, que le haría perder su

situación centrista», auguró «un Gobierno débil e impotente para hacer frente a la crisis y al terrorismo,

inclinado a la derecha y que desarrollará la Constitución con un espíritu distinto al del consenso

constitucional».

Dialogar con los socialistas

El secretario general, que criticó la teoría del bipartidismo defendida por ucedistas y socialistas, dijo a

estos últimos que sus errores estuvieron en «no colocar los votos del 77 en el Gobierno, hacer imposible

un órgano de seguimiento a los pactos de la Moncloa, exigir elecciones generales antes de celebrar las

municipales y no haber hecho acuerdos de unidad con los comunistas».

«A pesar de las críticas que hemos hecho al PSOE —añadió— el PCE ha intentado preservar las

perspectivas de unidad con ellos. Por ello ahora propongo un diálogo a la dirección del PSOE para

analizar la experiencia política de los últimos veinte meses en España y estudiar la posibilidad de elaborar

una estrategia común de la izquierda.»

PSUC: Duras críticas

La sorpresa del informe leído durante dos horas por el secretario general del PCE llegó cuando Carrillo,

que según pudo saber D16 fue contestado en la sesión de larde por Antonio Gutiérrez y Jordi Solé Tura,

afirmó que «quizá es en Cataluña donde más estamos tardando en superar la polémica sobre supuestos

leninistas o no leninistas. Incluso me pregunto si el mantenimiento de esas rigideces y esa polémica no ha

alterado la imagen del PSUC, que el 15J apareció en este país como el más avanzado en las posiciones

eurocomunistas».

Carrillo, que reconoció «subestimar el papel de Tarradellas en su posición de influencia y su política de

apoyo a la UCD», criticó la forma de negociar algunos convenios catalanes para terminar afirmando que

«estos planteamientos no pueden llevarnos a perder de vista esa realidad de que el PSUC contribuye

decisivamente a la representación parlamentaria comunista».

Batasuna o peronismo

El secretario general —después de subrayar el elevado índice abstencionista, el descalabro del grupo de

CD, «que no debe hacernos pensar» que «la derecha se ha debilitado» y los votos comunistas que se

pierden «con opciones como ORT y PTE, de las que nos separan diferencias políticas mínimas»—

terminó su exposición «haciendo ver que estas elecciones han puesto de manifiesto que los problemas

nacionales y regionales se han complicado mucho».

«El éxito de Herri Batasuna añadió— no significa ningún éxito de la izquierda, porque no es exactamente

la izquierda. Herri Balasuna es una especie de populismo nacionalista, de peronismo, por la complejidad

y diversidad de sus componentes. La situación creada en Euskadi ha llevado a que la clase obrera juegue

cada vez más un papel menor en la vida política vasca e impida, al menos, un escaño para el Partido

Comunista de Euskadi.»

 

< Volver