Club Siglo XXI. 
 Hay que reaccionar antes de que lleguemos a una crisis de Estado (Fraga Iribarne)     
 
 ABC.    26/01/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 2. 

«HAY QUE REACCIONAR ANTES DE QUE LLEGUEMOS A UNA CRISIS DE ESTADO» (Fraga Iribarne)

Antes de comenzar su conferencia en el Club Siglo XXI, que trató sobre el tema «La Monarquía

constitucional», el señor Fraga Iribarne, refiriéndose a los últimos sucesos, hizo las siguientes

declaraciones:

«Voy a desarrollar ante ustedes la conferencia que sobre «La Monarquía constitucional» he preparado a lo

largo de las últimas semanas, y que por 1a importancia de los temas tratados he preferido poner por

escrito, que voy a tener la honra de leerles a continuación, Pero este acto no se desarrolla en

circunstancias que pudiéramos llamar normales y me veo por ello obligado a introducir una breve adición.

Nuestra Villa y Corte lleva tantos días sometida a provocaciones de todas clases, de las que están

produciendo intimidación en nuestra sociedad. Se han producido seis muertes en dos días. Un miembro

distinguido de este Club, el teniente general Villaescusa, presidente del Consejo Supremo de Justicia

Militar, ha sido secuestrado, después de haberlo sido el presidente del Consejo de Estado, Consciente

como soy de las dificultades de gobernar en momentos de transición, entiendo que hemos llegado a un

punto en el cual todo ciudadano consciente ha de preguntarse adonde vamos; hasta dónde puede llegarse por el

camino de las concesiones sin contrapartida, del desarme unilateral del Estado y de la desmoralización de

los españoles de orden y de los encargados de defenderlo. Estamos ya en una crisis de Administración y

de orden público; la unidad nacional y la paz social están en peligro; es menester reaccionar urgentemente

y con firmeza, antes de que se produzca una «crisis de Estado»: es decir, de legitimidad. Todos estamos

dispuestos a colaborar; pero el mal es grave y necesita remedio eficaz y urgente. La Corona puede estar

segura de que cuenta con el apoyo mayoritario del pueblo y de las fuerzas sociales y políticas para

restablecer el orden. La confianza y el principio de autoridad. Dios guarde al Rey y a nuestra España, y

que todos sepamos mantenernos serenos y firmes en estas horas difíciles y decisivas.»

 

< Volver