Autor: C. P.. 
   El PSUC se enfrenta por el termino eurocomunismo  :   
 La gestión del comité central saliente. 
 El Periódico de Cataluña.    04/01/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

El PSUC se enfrenta por el término eurocomunismo

La gestión del comité central saliente, aprobada por mayoría

El término eurocomunismo se mantuvo en el informe político de El Guti pese a la presión de los

prosoviéticos, que reclamaban su supresión.

La primera confrontación fue superada

Barcelona. La primera batalla significativa planteada por los prosoviéticos en la segunda

jornada del V Congreso del PSUC se centró en la supresión del término eurocomunismo que,

en dos ocasiones, aparece en el informe político del comité central saliente y que ayer fue

largamente debatido y finalmente aprobado por 419 votos frente a 78 en contra y 282

abstenciones.

La supresión o no del término centró y polarizó el debate, aunque las matizaciones al informe

político presentado y defendido por Antoni Gutiérrez se extendieron también a otros puntos. Por

la supresión del término se manifestaron las delegaciones del Valles Occidental, Valles

Oriental, Osona-Maresme, Barcelonés Nord-Hospitalet y Baix Llobregat, aunque en las

delegaciones del Baix Llobregat y Valles Oriental los euros obtuvieron los votos suficientes para

defender en el plenario su posición contraria a la supresión.

En las dos delegaciones de Barcelona-ciudad, que en conjunto forman la delegación más

importante, no triunfaron las tesis prosoviéticas. En una de ellas pudieron expresarse como

minoría y en la otra no llegaron a someter el tema a votación.

Por la supresión

La posición afgana la expresó así el portavoz del Valles Occidental, J.l. Valdivieso: «Estamos

en desacuerdo con que se emplee esta expresión para calificar nuestro proyecto de revolución

de la mayoría y de la via democrética hacia el socialismo. No compartimos la idea de que

eurocomunismo sea igual a vía democrática hacia el socialismo y revolución de la mayoría.

Consideramos que este congreso no debe de oficializar el término eurocomunismo, pues ello

significaría introducir, tal y como sucedió en el IV Congreso con el leninismo, un factor de

división en el seno del partido, pues no hay que ignorar que hay una amplia militancia que no

se identifica con este objetivo, ni lo desea para caracterizar nuestro partido. El PSUC es un

partido comunista y punto.

Por el mantenimiento

La defensa de los euros fue muy tímida. Se centraron en identificar eurocomunismo con

aquellos conceptos estratégicos antes citados y, en todo caso, que su supresión podría originar

en la opinión pública la impresión de que se abandona la vía democrática hacia el socialismo y

el pluralismo que se desea para una futura sociedad socialista. Tuvo que ser un dirigente

obrero leninista Francesc Frutos, el que defendiera con criterios más políticos la permanencia

del término, señalando que lo que hay que hacer es profundizar en este tema, en la política de

los comunistas y no pelearse por una palabra. Los euros aunque lo piensan, no dijeron

públicamente que tras la supresión del término está la intención de suprimir también los

contenidos.

La intervención de Frutos tuvo un gran impacto, por cuanto es uno de los dirigentes más

respetados en el movimiento obrero y fue él quien, precisamente, defendió la permanencia del

leninismo en el congreso del PCE, por lo que tiene predicamiento entre las bases del partido

que hoy se identifican con las posiciones llamadas prosoviéticas o afganas. Los dirigentes de

esta corriente abandonaron la sala visiblemente molestos por la intervención de Frutos. Quizá

como reacción, cuando el portavoz del Valles Occidental tomó la palabra fue recibido con una

salva de aplausos, gritos de PSUC, PSUC puño en alto, por parte de las delegaciones

mayoritariamente prosoviéticas.

Intervención del PCE

En relación a estos términos euros o banderas blancas leninistas, prosoviéticos o afganos, hay

que señalar que son los que se utilizan en el seno del PSUC, por mucho que algunos oradores

las atribuyeran ayer a una invención de la Prensa. El invitado del PCE, Ignacio Gallego,

también cargó sobre la prensa la invención de unos problemas internos que, según dijo, no son

tales. Su intervención, más que una salutación, fue un mitin con tonos demagógicos. Gallego,

que pasa por ser un prosoviético en el seno del PCE, no aludió ni una vez al eurocomunismo.

La política internacional centró también la atención de los debates. El Valles Oriental, que

propuso por mayoría simple la supresión del término eurocomunismo, curiosamente se mostró

muy crítica respecto a la URSS y al tema Afganistán.

El Valles Occidental planteó la reconstrucción del movimiento comunista internacional, la crítica

a la II Internacional (socialista), defensas indirectas a los países socialistas y reservas frente a

la CEE.

C.P

 

< Volver