Carrillo considera inviable cualquier golpe militar  :   
 El PCE replantará su estrategia sindical para no favorecer al Gobierno. 
 ABC.    31/01/1980.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ABC, JUEVES. 31 DE ENERO DE 1980. PAG. 7.

CARRILLO CONSIDERA INVIABLE CUALQUIER GOLPE MILITAR

El PCE replanteará su estrategia sindical para no favorecer al Gobierno

Santiago Carrillo ha afirmado, ante un grupo de periodistas, que según rumores que le habían llegado a él,

el general Torres Rojas participó recientemente en una reunión con otros jefes militares, en la que se

planteó la posibilidad de desarrollar lo que el líder comunista calificó como un golpe incruento. Carrillo

comparó tal iniciativa con la que en 1923 llevó al poder al general Primo de Rivera.

Carrillo afirmó que esta información obraba en su poder desde hace algún tiempo, y que también era

conocida, en los mismos términos, por el secretario general del PSOE, Felipe González. El líder

comunista comentó que le había parecido bien el cese del general Torres Rojas como jefe de la División

Acorazada Brúñete y que, en cualquier caso, considera absolutamente inviable que prospere ningún

intento de golpe militar.

Santiago Carrillo hizo estas revelaciones en el transcurso de una cena con extensa sobremesa. mantenida

anteayer con un grupo de periodistas, miembros de las Redacciones de distintos medios. El secretario

general del PCE, que utilizó el "off the record" al valorar la actitud del dirigente comunista francés,

Gecrges Marchais, al referirse a algunas de las tensiones existentes en el seno de su propio partido, y al

analizar los efectos que para el PSOE podría tener la actual dinámica política, no hizo uso de este mismo

recurso cuando se le interrogó sobre los recientes episodios militares.

VIAJE A BULGARIA.—Durante la cena Carrillo aportó interesantes detalles hasta ahora inéditos sobre

su estancia en Bulgaria. Explicó que el viaje respondía a una invitación antigua de los comunistas

búlgaros, en cierto modo celosos de que para sus vacaciones escogiera siempre Yugoslavia, país con el

que tienen abierto el contencioso territorial. de Macedonia. La primera parte de su visita la pasó

descansando y practicando el deporte de la caza. Según su relato, abatió un jabalí y un ciervo —situado

éste a unos 600 metros de distancia— con ayuda de un rifle dotado de mira telescópica, Al cabo de tres

días fue visitado por el premier búlgaro, Teodor Zikov, con quien sostuvo una primera ronda de

conversaciones que según Carrillo, no sirvió sino para resaltar las profundas discrepancias entre los

puntos de vista de ambos.

Concretamente, el líder del PCE explicó cómo Zikov le había reprochado su actitud contraria a participar

en una cumbre paneuropea de partidos comunistas que franceses y polacos trataban de organizar en París,

y cómo él había criticado el concepto de "socialismo real" que a menudo utilizan los países de la Europa

del Este, para describir su sistema de Gobierno. También quedaron patentes, de acuerdo con la versión de

Carrillo, las claras divergencias de ambos interlocutores a la hora de valorar la invasión soviética de

Afganistán.

Carrillo añadió que había previsto una segunda ronda de conversaciones a mantener en Sofía, pero qué

ésta no se llegó a celebrar por decisión de Zikov. En su opinión, el comunicado conjunto suscrito al final

de su visita es bastante más ambiguo de lo que suele ser habitual en los países de la órbita del Kremlin,

comparándolo, por ejemplo, con el suscrito por el PSOE con la ocasión de Felipe González y Alfonso

Guerra a Moscú. Los búlgaros deseaban incluir una referencia crítica a la Instalación de los euromisiles,

pero Carrillo se negó, alegando que estaba contra esa decisión de la OTAN, pero que 110 consideraba

oportuno manifestarlo en Bulgaria.

INVASIÓN DE AFGANISTÁN.—Carrillo también dio detalles de su más reciente entrevista con

Berlinguer en Roma, concediendo gran importancia a la iniciativa actualmente en marcha de celebrar una

reunión de partidos eurocomunistas y socialistas con el propósito de realizar una política equidistante de

la Unión Soviética y de los Estados Unidos que favorezca la distensión.

Explicó que, a su juicio, la invasión de Afganistán fue debida a cuatro causas fundamentales: la gran

influencia del estamento militar en la política del Kremlin, el deseo de responder a la instalación de los

euromisiles, el interés por controlar la zona petrolífera del Golfo Pérsico y un cálculo equivocado de la

capacidad de respuesta de Occidente.

Carrillo comentó que a la Unión Soviética le va a ser muy difícil salir bien parada de Afganistán,

comparando el caso con lo que Vietnam significó para los americanos. Criticó a Carter por su decisión de

aumentar el presupuesto militar, y dijo que el presidente norteamericano estaba reaccionando

histéricamente. Añadió que el boicot a la Olimpiada puede dañar internacionalmente a los soviéticos, pero

servirá para fortalecer su nacionalismo y su unidad interna.

PROCESO DE DERECHIZACION. — El líder comunista dedicó buena parte de la conversación a

explicar lo que considera como proceso de derechización de la política española. Este proceso comienza,

en su opinión, con la forma en que se produjo la investidura del presidente Suárez, continúa apreciándose

en el Plan Económico del Gobierno, en el Estatuto de los Trabajadores y el Acuerdo-marco, en el paquete

de leyes educativas, en el viraje autonómico y en el viaje del presidente Suárez a Washington. Carrillo

comentó que de seguir adelante este proceso, en España no va a ser necesario ningún golpe de Estado,

pues sus efectos se alcanzarán mediante el simple deslizamiento de las actitudes de las fuerzas políticas.

En este contexto aludió a Fraga, comentando que continúa a la espera de una iniciativa de los militares, y

que Suárez va a terminar consiguiendo lo que él mismo no ha conseguido: que tenga un partido

importante.

Desarrollando la idea del riesgo de derechización, Carrillo transmitió lo que los periodistas asistentes

consideraron como el más importante mensaje político de la reunión. Dijo concretamente que, si bien la

polémica sobre el Estatuto de los Trabajadores y el Acuerdo-marco habían dado el PCE y a Comisiones

Obreras motivos más que sobrados para continuar criticando al PSOE, los comunistas van a dejar de

hacerlo para no favorecer el propósito del Gobierno de desunir a la izquierda e implicar a los socialistas

en su política de derechización.

CATALUÑA. PAÍS VASCO. ANDALUCÍA. Carrillo también analizó la situación política en las tres

regiones que celebrarán próximas consultas relacionadas con la autonomía. Dijo que en Cataluña va a

ganar la izquierda y que su ideal sería un Gobierno tripartito a base de Convergencia, Socialistas y PSUC.

Añadió que esperaba que Convergencia cambiara su actual posición de no gobernar con los comunistas y

descartó por inviable la hipótesis del Gobierno socialista monocolor. En su opinión, un Gobierno

socalistas-comunistas no debería asustar a nadie.

En el País Vasco, Carrillo ve claro el triunfo del PNV y considera posible que este partido gobierne con el

apoyo de Euzkadiko Ezqueria. Desmintió los rumores que vinculan a esta coalición con el PCE, si bien

admitió que Bandrés podía encajar perfectamente en su partido. Con relación al referéndum andaluz dijo

que no cree que haya posibilidades de ganarlo, pero que el coste político de la operación va a ser enorme

para la UCD.

El líder comunista negó que estuviera abierta la sustitución de Marcelino Camacho y negó que en el PCE

hubiera ningún delfín, si bien elogió la personalidad de Nicolás Sartorius. Hacia el final de la

conversación afirmó terminantemente que el escándalo de las cuentas de RTVE puede ser el Watergate de

Adolfo Suárez y aseguró que su partido está dispuesto a llegar hasta el final en ese asunto.—P. J. R.

N. de la R.—Las declaraciones del señor Carrillo (estas que publicamos y otras hechas en la tarde de ayer

a los corresponsales extranjeros en el Club Internacional de Prensa) hay que encajarlas en la peculiar

situación por la que atraviesa el PCE, su secretario general y su aparato sindical, igual en lo que respecta a

la política española, de la que se encuentra descolgado, como en lo que se refiere al cuadro internacional:

el partido del señor Carrillo es tan comunista como el aparato soviético que decidió la invasión de

Afganistán. Dos cosas necesitaba urgentemente, por tanto, el secretario general del PCE: recuperar

imagen internacional y correr un velo sobre su doble fracaso nacional, en lo sindical y en lo político.

Dicho esto reiteramos lo afirmado editorialmente en reciente fecha sobre el Ejército como tema de

información o de opinión. La opinión que recogemos, sin suscribirla un adarme, no es naturalmente la

nuestra, sino la del dirigente comunista, cuyas expresiones sobre don Manuel Fraga objetamos de manera

frontal por su palmaria injusticia y agresiva inexactitud. Si don Manuel Fraga reitera hasta la saciedad su

parecer de que «la democracia es irreversible», no se le puede colgar el mochuelo de estar, impaciente, a

la espera de algo que habría de sobrevenir, institucionalmente. si el caos y la inseguridad hicieran

imposible la democracia en la libertad o comprometieran el propio ser y la misma unidad de España.

¿De qué Watergate habla finalmente el señor Carrillo? La auditoría sobre TVE fue iniciativa del Gobierno

que el señor Suárez preside. Iniciativas como ésta no tienen curso ni precedentes en los sistemas

gobernados por los correligionarios de tan destacado personaje en los atestados de la causa general.

Miguel Ángel Aguilar vuelve a declarar ante el Juzgado Militar

A las once de la mañana de ayer prestó declaración ante el Juzgado Militar Permanente número 6 el

director de "Diario 16", Miguel Ángel Aguilar, en relación con una información publicada en dicho

periódico, el pasado viernes, sobre una intentona de golpe militar.

 

< Volver