Según el líder comunista. 
 La democracia no podrá navegar sin el PCE     
 
 Diario 16.    04/02/1980.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

4-febrero-80/Diario 16

Según el líder comunista

La democracia no podrá navegar sin el PCE

Madrid Santiago Carrillo, al comentar con los periodistas la política nacional, manifestó que «las fuerzas

democráticas estamos embarcadas en un mismo navio y quien piense que si el navio hace agua del lado

de los comunistas va a poder seguir navegando se equivoca: el agua llegará hasta el mismo cuello del

capitán».

Reafirmando la vocación democrática del PCE, Carrillo rechazó tajantemente el miedo, a su juicio

injustificado, que puedan producir los comunistas en el poder, negando que lo fueran a ejercer como en

los países del Este.

Pero precisó que «si en este país fuésemos a un régimen involucionista, cerrándose el desarrollo

democrático, las fuerzas de izquierda tendrían que plantearse otros medios para actuar y llegar al poder,

porque no se van a resignar a que las aplasten».

«Por eso —añadió Carrillo— es peligrosa toda idea de retroceso, de involución, toda idea

anticonstitucional y antidemocrática, porque estando planteadas hoy las cosas, en España, en un terreno

democrático, en terreno pacífico, en un terreno de convivencia, un retroceso de ese tipo las plantearía en

un terreno completamente distinto».

Acercamiento a los socialistas

El líder comunista manifestó después que esta hipótesis no se dará en España «y, por consiguiente, si los

comunistas llegan algún día al Gobierno, saldrán como entraron. Es decir, en cuanto no haya votos, en

cuanto no haya apoyo popular, tendrán que salir y dejar el sitio a los que hayan sido elegidos».

Carrillo dijo también que «no creía que en España se tenga miedo al Partido Comunista. Hay gentes que

tratan de crear ese medio, de convertir al Partido Comunista en una especie de espantajo. Eso les dio buen

resultado hace cuarenta años y tratan de repetirlo, pero no creo que haya miedo al PCE, entre otras cosas,

porque incluso los que tuviesen miedo a una política comunista en el Gobierno se dan cuenta que hoy

nosotros no tenemos una fuerza parlamentaria para hacer esa política».

Respecto a la política de acercamiento del PCE a los socialistas en el plano político y sindical. Santiago

Carrillo dijo: «Los dirigentes de CC OO están comprobando que la división sindical dificulta el

planteamiento de las reivindicaciones a la hora de negociar los convenio con las empresas.»

«Se trata de lograr —añadió— la mayor unidad posible para conseguir los mejores convenios. Hay una

coincidencia en este planteamiento sindical con lo político, que tiende a una colaboración de socialistas y

comunistas que impida el desplazamiento del país a la derecha.»

 

< Volver