Autor: Ibáñez, Juan G.. 
 Hay que enterrar tabúes y mitos tradicionales. 
 Carrillo apuesta por la renovación del PCE     
 
 Diario 16.    29/09/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Hay que enterrar «tabúes y mitos tradicionales»

Carrillo apuesta por la renovación del PCE

Texto: Juan G IBAÑEZ Fotos: Carlos MONGE

Madrid — Santiago Carrillo defendió ayer en la fiesta anual del PCE la necesidad de enterrar «tabúes y

mitos tradicionales» que pueden entorpecer a la clase trabajadora para conseguir las mayores

contrapartidas a la crisis económica. En una larga intervención ante decenas de miles de militantes y

simpatizantes que llenaban el anfiteatro de la Feria del Campo de Madrid, el máximo dirigente del PCE

reveló con ostensible satisfacción que la ejecutiva del PSOE había aceptado celebrar una reunión conjunta

de las direcciones de ambos partidos.

El secretario general del PCE, al hilo de un extenso análisis sobre la crisis económica mundial, en la que

la clase trabajadora —dijo— debe orientar a su favor la transformación social, hizo una reflexión que

tenía visos de anuncio, o de advertencia.

A sus espaldas le escuchaban, inexpresivos, la mayoría de ellos, los miembros del comité ejecutivo del

partido. «Para lograr sus fines la clase obrera debe liberarse también de tabúes y de mitos tradicionales, y

darse cuenta de que la revolución de esta época ya no es la toma del palacio de Invierno, ni mucho menos

la consideración estrecha, limitada de necesidades gremiales.» Tamames asintió con la cabeza.

Carrillo insistió en la necesidad de la política de desarme y se extendió en los beneficios que para la

humanidad reportaría trocar los «miles de generales y profesionales que hay de la guerra por ingenieros y

técnicos, verdaderos oficiales de la paz...».

No a los bloques

Todas sus alusiones a la situación internacional revelaban un esfuerzo por mantener públicamente la

equidistancia entre los bloques militares, cuya superación defendía.

El líder comunista «saludó» el acuerdo alcanzado entre el secretario de Estado norteamericano y el

ministro soviético de Asuntos Exteriores para comenzar a negociar el tema de los misiles nucleares en

Europa. Y concretó con el asentimiento de los aplausos: «No queremos que lo que se ha llamado la

sombrilla atómica norteamericana resulte ser el sudario atómico de Europa.»

Tras dirigirse al Gobierno para que haga lo posible por el éxito de la Conferencia de Seguridad y

Cooperación Europea y renuncie fehacientemente a entorpecerla, reiteró la oposición comunista al

ingreso de España en la OTAN.

Carrillo interpretó el reciente golpe militar de Turquía como «una muestra de que la pertenencia a la

OTAN no es, precisamente, como dicen algunos, garantía contra golpes de Estado». Añadió que quienes

defienden el ingreso de España en la Alianza Atlántica no piensan en la defensa nacional, sino en la

posibilidad de que la OTAN contribuya, como hizo en Italia con la Democracia Cristiana, a mantener a

Suárez y a UCD en el poder.

Tras insistir en la necesidad de que el movimiento comunista para abordar la crisis de finales de este siglo

necesita de unos planteamientos que, diferentes a los de hace ochenta o cien años, defendió la

conveniencia de superar la escisión del movimiento obrero a escala mundial.

Recordó públicamente el restablecimiento de relaciones con el Partido Comunista chino y precisó que

«ello no supondrá rupturas con nadie», porque «a la vez queremos tener buenas relaciones con todos, por

encima de las diferencias de puntos de vista que puedan existir». Tanto el anuncio como las matizaciones

fueron acogidas con aplausos.

El secretario general del PCE presentó como compatible la actitud de oposición radical al Gobierno, con

la apertura a negociaciones públicas con él y con terceros.

Afirmó que «las soluciones propuestas para afrontar la crisis y crear puestos de trabajo por parte del

Gobierno no son tales soluciones efectivas».

Plan de urgencia contra el paro

Agregó que «no aparece ni mucho menos claro que vayan a sacar el dinero de donde lo hay para

desarrollar la inversión pública», y reveló que el PCE va a presentar dentro de poco un plan de urgencia

contra el paro.

Aunque trató de no enemistarse con el PSA con una descalificación global, manifestó que la aceptación

por parte de los andalucistas de la fórmula «anticonstitucional» de Martín Villa para desbloquear el

proceso autonómico andaluz les convierte en una especie de filial de la UCD en Andalucía.

Aseguró que los andaluces contarán con el apoyo comunista para tener un Estatuto equiparable al vasco y

al catalán y respaldó la decisión del PCG al no firmar el proyecto estatutario para Galicia.

 

< Volver