Autor: Prades, Joaquina. 
 Durante los tres días que durará la asamblea de profesionales convocada por el PCE. 
 Los intelectuales comunistas debaten su función en el partido     
 
 El País.    23/01/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Durante los tres días que durará la asamblea de profesionales convocada por el PCE

Los intelectuales comunistas debaten su función en el partido

JOAQUINA PRADES

La I Asamblea de Intelectuales, Profesionales y Artistas, convocada para hoy en Madrid por el Partido

Comunista de España (PCE), cuenta con tres objetivos fundamentales: analizar las causas que han

originado el abandono masivo de estos sectores de militantes del partido durante los últimos años, intentar

atraerlos de nuevo y, fundamentalmente, buscar la fórmula adecuada para que los intelectuales

«encuentren su sitio» en el partido tras el fracaso de la supresión de las organizaciones de profesionales y

su inclusión en las agrupaciones territoriales.

El origen del malestar de los intelectuales en el PCE habría que buscarlo en distintos frentes, pero no hay

duda de que cuando los comunistas dejaron de trabajar en la clandestinidad y se decidió que

desaparecieran sus organizaciones la mayoría encajaron bastante mal su integración en las agrupaciones

territoriales. El objetivo de tal decisión fue, según señaló a EL PAÍS uno de los responsables de la política

cultural comunista, «lograr que los intelectuales desarrollaran su actividad política a través de su barrio,

mezclados con los obreros y con la gente más diversa». Esteproyecto no ha dado buenos resultados en la

práctica, y asi lo han reconocido hasta quienes en su día lo propusieron.

Tampoco la dirección del PCE es partidaria de volver a las desaparecidas organizaciones profesionales —

aunque muchos intelectuales así lo desean—, por lo que se intentará buscar una tercera vía que solucione

el dilema. Esta fórmula intermedia podría ser la creación de «plataformas» de profesionales y técnicos,

enseñanza, sanidad y creación artística, todos ellos dependiendo formalmente de su organización

territorial, pero con capacidad para trabajar y participar en el partido desde dichas «plataformas».

Esta primera asamblea de intelectuales tiene especial relevancia en estos momentos, tras el empuje

«obrerista» que ha significado el V Congreso del Partido Socialista Unificado de Cataluña.

Aunque el problema viene de lejos, hasta la legalización del PCE la fórmula comunista de «alianza de las

fuerzas del trabajo y de la cultura» funcionó perfectamente. Sin embargo, es a partir de 1977 cuando

renace el recelo de los sectores obreros hacia los intelectuales, y éstos pasan a ser denominados en el

interior del partido con el sobrenombre peyorativo de «picos de oro». Los intelectuales, aislados en las

agrupaciones territoriales, incrementan a su vez un alejamiento, cada día más evidente, de los trabajadores

manuales, hasta el punto de que en el PCE es considerado un mirlo blanco el intelectual que acude, y

sobre todo que trabaja, a las reuniones del barrio.

Las duras condiciones de vida impuestas por la crisis económica y la salida a la luz pública de las

posturas críticas de muchos intelectuales han convertido ese inicial sentimiento de recelo en auténtico

antagonismo, y así se ha constatado, con una evidencia absoluta, en el último congreso de los comunistas

catalanes.

En este contexto, la tarea primordial de la asamblea que hoy comienza será la de clarificar el trabajo y el

encuadre de los intelectuales dentro del partido. Durante los tres días previstos para la asamblea se

debatirán cuatro temas: Crisis contemporánea de la cultura y su repercusión en España, Situación de los

intelectuales y participación en un bloque social de progreso, Iniciativas de política cultural del PCE y La

inserción orgánica de los intelectuales en el partido.

 

< Volver