Autor: Sáenz-Díez, Margarita. 
 Por su oposición al eurocomunismo. 
 El presidente del PSUC deberá dimitir o será destituido     
 
 ABC.    16/06/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Por su oposición al eurocomunismo

El presidente del PSUC deberá dimitir o será destituido

BARCELONA (Margarita SáenzDíez, corresponsal). El presidente del PSUC, Pere Ardiaca, al

negarse a aceptar y a defender públicamente la estrategia eurocomunista como la propia del

partido, en el transcurso de la reunión que el Comité Central de los comunistas catalanes

celebró el pasado fin de semana, ha firmado su sentencia. En el plazo de muy pocas semanas

deberá dimitir voluntariamente de su cargo o será cesado por acuerdo que, sin duda, adoptará

el máximo organismo del PSUC.

La aceptación de Ardiaca de las tesis eurocomunistas, recuperadas plenamente por el Comité

Central del PSUC a mediados del pasado mes de mayo, se planteó como cuestión previa a la

ampliación del Comité Ejecutivo con militantes procedentes de todos los sectores. De forma un

tanto inesperada, al menos para la actual dirección, Ardiaca proclamó que los acuerdos

mencionados «vulneraban las conclusiones del V Congreso del PSUC», por lo que no los

aceptaba ni se comprometía a defenderlos.

La postura de Ardiaca fue calificada de «inconcebible» por el secretario general, Francisco

Frutos, en una rueda de Prensa celebrada en Barcelona al mediodía de ayer. El funcionamiento

interno del PSUC no permite que acuerdos concretos y precisos, tomados por mayoría, sean

explícitamente rechazados en las actuaciones políticas públicas de sus miembros, en base a la

doctrina del centralismo democrático. «Si no acepta las resoluciones del Comité Central, se

pone al margen del funcionamiento del partido. Así que me propongo defender que el

presidente presente su dimisión», añadió Frutos.

Elemento destacado, aunque no clave, del sector pro soviético, Pere Ardiaca deberá, pues,

renunciar o rectificar.

Las invitaciones a participar en aras de «avanzar en el proceso de recuperación del partido» no

modificarían sus posturas. Otros dos candidatos en la línea también eurocomunista (Josep Solé

Barbera y Joan Sanjuán) también renunciaron. Antes de ellos, de todos modos, el veterano

militante y diputado en el Congreso, Josep Solé Barbera animó a que la candidatura de los

ocho se integrara al completo en el Comité Ejecutivo. Este, a su vez, decidió mantener la

propuesta de ampliación, por lo que quedaron integrados sólo cuatro nuevos miembros: tres

pro soviéticos y uno leninista, próximo a la actual dirección, aunque la etiquetación sea

forzosamente imprecisa.

De todos modos, la oferta de ampliación sigue en pie, y dado que «ninguno de los compañeros

del Ejecutivo considera legítima la postura de Ardiaca», en palabras del secretario de

Información, Andréu Claret, la marcha de aquél puede favorecer los propósitos integradores

 

< Volver