Los comunistas catalanes rechazan la celebración de un congreso extraordinario. 
 Los leninistas coparon la ejecutiva del PSUC     
 
 Diario 16.    12/01/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Los comunistas catalanes rechazan la celebración de un congreso extraordinario

Los leninistas coparon la ejecutiva del PSUC

Los leninistas coparon el nuevo comité ejecutivo del PSUC, comunistas catalanes. En el máximo órgano

directivo no figuraba ningún miembro de la corriente eurocomunista. La candidatura fue votada

íntegramente por 46 miembros del comité central, registrándose 27 abstenciones. Los votos emitidos

fueron 102.

Barcelona (Corresponsal) — El comité central del PSUC aprobó —por 66 votos a favor, dos en contra y

36 abstenciones— una resolución en la que considera que el partido se encuentra en una situación de

«excepcionalidad». Se rechaza la idea de celebrar un congreso extraordinario —como propugnaba

Carrillo, que revisará las resoluciones del V Congreso, por el que se abandonó el término

eurocomunismo.

La resolución admite una división dentro del partido. Propugna impulsar un debate en profundidad en el

conjunto de la organización.

El comité central «expresa su voluntad de crear las condiciones políticas que permitan superar la actual

situación de excepvionalidad y hacer posible la reincorporación de Gregorio López Raimundo y Antonio

Gutiérrez a la dirección del partido».

El resultado del escruti nío arrojó la siguiente composición para el comité ejecutivo: Josep María

Rodríguez Rovira (65 votos), Andreu Claret (64), María Dolors Calvet (75), Joan Ramos (76), Cipriano

García (68), Xavier Folch (54), Antonio Luchetti (69), López Bulla (73), Sebastián Vives (60), Rafael

Ribo (72), Manuel Vázquez Montalbán (78), Alberto Corominas (79) Josep María Clarianas (54), Josep

Sala (52) y Guillem Sánchez (55).

Para la secretaría del comité ejecutivo han resultado, asimismo, elegidos, además del secretario general,

Francisco Frutos: Rodríguez Rovira (67 votos), Andreu Claret (65), Antonio Luchetti (71), Guillem

Sánchez (59), Rafael Ribo (77), Josep María Clariana (57) y Josep Sala (55).

El la misma reunión ha quedado elegido Andreu Claret como nuevo director

del órgano «Freball» y Xavier Folch como director de «Nous Horitzons».

No prosperó, durante la reunión del sábado, una propuesta del nuevo secretario general, Francesa Frutos,

en el sentido de que la nueva ejecutiva fuera de integración. En ella participarían todos los sectores que

integran los diversos sectores del PSUC: «bandera nblanca», eurocomunistas, leninistas y pro soviéticos

(de tendencias de derecha hacia la izquierda).

Esta misma posibilidad fue de nuevo sometida a debate ayer, pero son los pro soviéticos, vencedores del

V Congreso y, los eurocomunistas, los Derrotados, los que se oponen a esta ejecutiva de integración.

Mucha gente se marchará

Al margen de la reunión del comité central, continúan las declaraciones de los representantes de las

diversas tendencias. Jordi Solé Tura, miembro del comité central y vicepresi dente del grupo

parlamentario comunista en el Congreso de los Diputados, declaró ayer que «es necesario ofrecer a los

militantes la perspectiva de un congreso extraordinario».

Refiriéndose a los acuerdos adoptados por el V Congreso de los comunistas catalanes, señala que «por

ambigüedades aprobadas en el mismo,, y el propio carácter de la dirección, estamos en una fase

provisional que debe resolverse. Esto no se podrá hacer si no es sobre la base de una amplía discusión

entre todos los militantes del partido».

El líder comunista, que pertenece al ala más derechista del PSUC, denominada «bandera blanca», añade

que tras el rechazo del término de eurocomunismo en el congreso «se ha producido una gran confusión

programática y de espíritu en el seno del partido. Si esto no se soluciona y no se vuelve a la política que

ha sido tradicional en el PSUC, acabará provocando la marcha de mucha gente».

Francesc Frutos, por su parte, ha reconocido que «el V Congreso ha abierto una situación excepcional en

el partido y hemos salido divididos casi por la mitad no sólo por la forma en que se han expresado los

votos, sino por como ha ido los debates y por los enfrentamientos que se han producido».

 

< Volver