Carrillo: Hay que acabar de verdad con el terrorismo. 
 Las autonomías no pueden hacerse contra España     
 
 Diario 16.    06/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

Carrillo: «hay que acabar de verdad con el terrorismo»

«Las autonomías no pueden hacerse contra España»

Carrillo se dirigió ayer al comité central del PCE, para exponer las líneas generales de un «proyecto de

solidaridad nacional», basado fundamentalmente en dos objetivos: moderación en el desarrollo

autonómico y guerra frontal al terrorismo.

Madrid — Santiago Carrillo, secretario general del PCE, manifestó ayer ante el comité central de su

partido que, para desmontar la posibilidad del golpe de Estado, es preciso partir de la idea de que las

autonomías no pueden hacerse contra España.

En el transcurso de la misma intervención, Carrillo señaló que la consolidación de la democracia exige

que se acabe de verdad con el terrorismo. Advirtió a sus correligionarios de que el PCE puede verse

obligado a votar, en consecuencia, la ilegalidad de los grupos políticos que aparezcan relacionados con

grupos terroristas.

A las diez y media de la mañana comenzó en la sede central del PCE el pleno de su comité central,

máximo órgano del partido entre congreso y congreso. Presidió y abrió la sesión el secretario general,

Santiago Carrillo, que estuvo acompañado en la mesa presidencial por Dolores Ibarruri (presidente del

partido), Simón Sánchez Montero, Ignacio Gallego, Marcelino Camocho y Nicolás Sartorius.

Tras el informe del secretario general, que se prolongó durante hora y media, se produjeron las

intervenciones de miembros del comité.

Refiriéndose al tema de las autonomías, Carrillo señaló que «aquí también han tenido efectos muy

negativos las ambigüedades, los frenos y los errores del Gobierno de UCD».

«Pero a la hora de hacer una reflexión —dijo— en nuestro comité central, y para nosotros, tenemos que

ver el tema con toda amplitud. Y tenemos que reconocer, camaradas, que la ultraderecha ha sabido

utilizar muy bien ciertos casos en que los movimientos autonomistas han aparecido no como una

contestación al Estado centralista, sino como una contestación a España.»

Patria común

«Y esa posición —puntualizó— se reflejaba y se refleja en el hecho de la negativa a sacar la bandera de

España con las banderas de las nacionalidades y las regiones en todas las manifestaciones públicas,

populares, oficiales..., lo que ha dado argumento para decir que la autonomía era la ruptura con la unidad

de España. Ha habido, incluso en nosotros a veces, una actitud nacionalista pequeño burguesa sobre esos

temas. Y eso ha sido explotado, y explotado hábilmente por la ultraderecha para crear ese ambiente

generalizado, en ciertos sectores del Ejército. Para dar la idea de que se ofendía a la bandera, de que se

rompía la unidad.»

«Y yo quiero insistir aquí —matizó, en algo que dije en otra ocasión. Si queremos desarmar, desmontar la

posibilidad de un golpe de Estado, debemos partir de la idea de que España es la patria común de todos,

de que las autonomías no pueden hacerse contra España, sino con España. De que las autonomías son un

camino para reforzar y consolidar la unidad de los pueblos de España.»

«O ligamos la idea autonómica —precisó— y la idea de España —y los comunistas tenemos que ser los

primeros en hacerlo— o armaremos y crearemos nosotros mismos condiciones en las que el golpe pueda

darse. Y hay que decir esas cosas, camaradas, con claridad, con coraje, si no queremos lamentarnos el día

de mañana, por no haber tenido clarividencia e inteligencia política, en un momento en que podíamos

haber cambiado el curso de la historia de este país.»

El terrorismo, parte del complot

Previamente, Carrillo había dicho: «El terrorismo era objetivamente una parte, y una parte muy seria, del

complot contra la democracia. Hay que acabar de verdad con el terrorismo. Tenemos que crear un

ambiente que lleve al Gobierno a hacer una política auténticamente democrática en este terreno. Tenemos

que esforzarnos porque los que caen bajo las balas del terrorismo sientan la solidaridad popular.»

El PCE podría votar la ilegalidad de grupos políticos relacionados con los terroristas

«Y en este orden de cosas —añadió— yo creo que hay que felicitarse de la decisión de ETA

políticomilitar, a la vez que preguntarse por qué esa decisión no se tomó antes del golpe de Estado»

(refiriéndose a su acuerdo para cesar en la lucha armada).

«Para extirpar la posibilidad de un golpe hay que conseguir una lucha real y efectiva contra el terrorismo.

Si el terrorismo sigue golpeando, no hay ninguna garantía contra la repetición de un golpe de Estado. Y

yo querría decir aquí que podemos vernos obligados a votar la ilegalidad de grupos políticos, sean de

derecha o sean de otro tipo, que aparezcan como la faz legal de los grupos terroristas.»

Lucha sindical

«Los militares —prosiguió— no se han sublevado y no se van a sublevar porque haya huelgas, porque

haya reivindicaciones económicas, porque haya una lucha sindical en defensa de los intereses de los

trabajadores. No, no es esa la cuestión. La lucha sindical tiene que seguir desarrollándose a través de la

negociación colectiva, y de la presión y de la acción de masas. Lo que sí es importante en esa lucha es

considerar que el problema número uno es el problema del paro, y que tenemos que plantear que, para

abordar y dar soluciones al problema del paro, si es que es necesario endeudarse más, endeudar más a

España, hay que endeudarse.»

«Y si es necesario —dijo— correr el riesgo del aumento de algún punto en la inflación, riesgo controlado,

hay que correrlo. Que la cuestión número uno es conseguir crear puestos de trabajo, porque si no, a lo

mejor evitamos una crisis más grave en el terreno monetario, a lo mejor evitamos un gran déficit..., pero

todo esto se nos hunde en las manos y se nos va a tierra.»

Solidaridad nacional

En otra parte de su informe explicó Santiago Carrillo que «la clase obrera, el PCE, no pueden colocarse al

margen de la crisis, porque la crisis la sufre la clase obrera y la sufre el pueblo en primer lugar. Y lo cierto

es que si queremos que nuestro proyecto de democracia políticosocial supere las dificultades y llegue a

convertirse en una realidad, es necesario que nuestro partido demuestre su capacidad para asumir una

posición ante la crisis, una posición de progreso, una posición que proponga soluciones mirando los

intereses de la clase obrera, de los sectores progresistas del país».

Condiciones a la concertación

Santiago Carrillo se refirió, finalmente, a la posibilidad de que el Gobierno de CalvoSotelo se convierta

en el Gobierno de «la gran derecha», y advirtió a los militantes de la necesidad de movilizarse

anticipadamente, para impedir que esa posibilidad se haga realidad.

Recordó, a continuación, que el PCE está a favor de la constitución de un Gobierno de coalición, y, en el

contexto de las ofertas de concertación sobre grandes temas lanzadas por el nuevo presidente del

Gobierno, afirmó: «la condición de cualquier concertación, es un control y un seguimiento de las

posiciones que se pacten. Y sin esto, no puede haber concertación, no puede haber acuerdo».

 

< Volver