Autor: Mora, Francisco. 
 Intentan que no se produzca la ruptura, tras los abucheos a Carrillo. 
 PCE y PSUC templan gaitas hasta la próxima cumbre de Madrid     
 
 Diario 16.    17/03/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Intentan que no se produzca la ruptura, tras los abucheos a Carrillo

PCE y PSUC templan gaitas hasta la próxima «cumbre» de Madrid

Barcelona: Francisco MORA, corresponsal

En Madrid y en los próximos días se reunirán PCE y PSUC para tratar de limar asperezas y evitar la

ruptura, tras los abucheos a Carrillo el sábado en el Palacio de los Deportes de Barcelona. Mientras,

ambos partidos templaron gaitas en las respectivas reuniones de sus responsables, celebradas ayer. Así,

mientras el PSUC anuncia una investigación para delimitar responsabilidades, el PCE asegura que los

comunistas catalanes, salvo un pequeño grupo, probaron su madurez y responsabilidad política.

El comité ejecutivo del PSUC acordó anoche, en una larga reunión, que comenzada a las 4,30 de la tarde

se prolongó hasta muy avanzada la noche, la «desaprobación y descalificación de las expresiones de

sectarismo de una parte de los asistentes hacia la intervención del compañero Santiago Carrillo».

En la nota se explica que los hechos tuvieron lugar cuando el secretario general del PCE exponía la

política del partido, coincidente en lo fundamental con la aprobada por los organismos de la dirección del

PSUC, y muy en concreto la valoración del intento de golpe de Estado, la defensa de la democracia, la

Constitución y las autonomías.

La decisión del comité ejecutivo del PSUC, que anoche, a la hora de cerrar está crónica

permanecía, todavía reunido, es, en con secuencia, una actitud enérgica de condena del sector que

interrumpió y abucheó a Carrillo el sábado, en el mitin del Palacio de los Deportes.

Los términos del comunicado, filtrado anoche a DÍARIO 16, cuando todavía no estaba aprobado en su

totalidad por el ejecutivo de los comunistas catalanes, si bien no tienen la dureza que se esperaba, sí que

ponen el acento en la inconsecuencia que, bajo el punto de vista de la dirección del partido catalán, lleva

consigo la actitud de los boicoteadores del mitin de Carrillo, al ser coincidente la línea política aprobada

por el V Congreso del PSUC y la del PCE.

No obstante, en los términos de la condena se observa claramente un afán de templar gaitas, a fin de

tratar por todos los medios de evitar cualquier ruptura en el seno del PSUC, a la vez que poner freno al

distanciamiento entre este partido y el PCE.

En el comunicado se llama la atención, asimismo, sobre las conversaciones que durante los próximos días

se iniciarán entre ambos partidos comunistas, en un intento de limar todas las diferencias existentes entre

ellos, puestas de relieve desde la celebración del V Congreso del PSUC.

También, en el comunicado, se acusa de «antidemócrata» la actitud de quienes abuchearon al secretario

general del Partido Comunista de España, a la vez que se advierte de una investigación para delimitar

responsabilidades sobre aquellos hechos.

Silencio

La comisión permanente del comité ejecutivo del PCE no fue más explícita al término de su reunión de

ayer, que duró cuatro horas. No hubo comunicado oficial alguno que facilitar y se estaba a la espera de

conocer el que el PSUC elaboraba en Barcelona, según fuentes solventes comunistas.

En el comunicado se quitaba hierro a lo sucedido en el Palacio de Deportes de Barcelona el sábado,

cuando se explicaba que algunos órganos de comunicación han informado del mitin en el que

intervinieron Gregorio López Raimundo, Francisco Frutos y Santiago Carrillo «en términos que no

corresponden con lo sucedido».

Prensa del PCE informó que los discursos de los tres oradores fueron coincidentes en cuanto al fondo y

que durante la intervención de Carrillo —en la que éste desarrolló las posiciones eurocomunistas del PCE

— «algunos grupos localizados, que iban incluso provistos de silbatos, pretendieron interrumpir al

orador», para explicar a continuación que la respuesta de la inmensa mayoría del público fue contundente

y los grupos de interruptores quedaron neutralizados en todo momento por los aplausos.

 

< Volver