Estafa a los madrileños     
 
 Diario 16.    16/11/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Estafa a los madrileños

Ya hemos analizado en anteriores editoriales la actitud totalitaria, intransigente y neostalinista de la

dirección del PCE hacia los dirigentes comunistas vascos partidarios de la fusión con la izquierda

abertzale y hacia los jóvenes renovadores que les apoyaron en Madrid.

La polémica tiene, sin embargo, otro aspecto al afectar a cinco destacados concejales del Ayuntamiento,

que hoy serán expulsados del partido, al negarse a abandonar voluntariamente sus cargos y escaños

municipales.

Forzando este nuevo episodio de la purga contra los profesionales con mayor prestigio personal y mayor

credibilidad eurocomunista, el PCE no sólo sigue adelante en su suicida autoí´agia, sino que ofende a sus

electores madrileños y perjudica a todos los habitantes de la ciudad.

En las elecciones no sólo se vota a unas siglas, sino también a unos nombres. Los respectivos partidos

deben garantizar la eficacia y el comportamiento ético de quienes les representan, pero no pueden jugar

con los concejales como si fueran marionetas de quita y pon.

Nada tan coherente como la reacción de Cristina Almeida, Mangada, Larroque, Martín Palacio e Isabel

Vilallonga: No hay ningún reproche a nuestra gestión municipal, no hay razón alguna para dimitir de unos

puestos desde los que servimos al pueblo.

Consideraciones ideológicas al margen, todos los análisis coinciden en señalar que media un profundo

abismo entre la capacitación de los depurados y la de los mediocres personajes que les sustituyen. Tarde o

temprano el pueblo de Madrid le pasará al PCE su factura por esta estafa.

 

< Volver