Aquí no ocurre como en otros partidos que la expulsión es fulminante. 
 Los largos trámites de la sustitución, según el PCE, son para evitar injusticias     
 
 ABC.    19/11/1981.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

«Aquí no ocurre como en otros partidos que la expulsión es fulminante»

Los largos trámites de la sustitución, según el PCE, son para evitar injusticias

MADRID. El Comité Provincial del PCE ya ha enviado las cartas de expulsión a los cinco

concejales del Ayuntamiento, aunque todavía no ha presentado ante te Junta electoral la

documentación necesaria, ya que tardará varios días en reuniría. El Comité Provincial tiene que

conseguir primero la renuncia de los restantes candidatos de la lista, antes de proponer las

personas que ha elegido para sustituir a los concejales. Por otra parte, los concejales

expulsados tienen un plazo de quince días para recurrir ante la Comisión de Garantías y

Control. «Aquí no ocurre —señalaron ayer fuentes del Comité Provincial— como en otros

partidos que cesan de manera inmediata y fulminante a sus militantes. Aquí se llevan unos

trámites muy largos, precisamente, para conceder a estas personas todas las garantías

posibles y que no se produzca ninguna injusticia.»

Cuando termine este plazo, la Comisión de Garantías y Control dictamina, se reúne la

documentación de los cinco concejales, de los candidatos de la lista que renuncien a

presentarse y la de los que el PCE propone como sustitutos y se lleva todo ante la Junta

electoral. Una vez se haya hecho la destitución se le comunica al alcalde para que elabore la

moción que en este sentido tiene que presentar ante el Pleno del Ayuntamiento. Todos estos

trámites llevan su tiempo, pero el Comité Provincial estima que todo puede estar resuelto hacia

el 156 18 del mes que viene.

Los concejales expulsados, como medida cautelar, enviarán hoy, al parecer, una carta a la

Junta electoral, con los Estatutos de su partido, para que su sustitución se produzca de forma

reglamentaria.

«Puede haber crisis en el PCE. pero no la hay en el Ayuntamiento», dicen los socialistas. El

PSOE, por su parte, está dispuesto a conseguir que la estabilidad se mantenga en el equipo

municipal de gobierno y considera que el máximo garante de esa estabilidad es el grupo de

concejales socialistas. El primer teniente de alcalde y los otros cuatro concejales comunistas

seguirán trabajando coalía misma intensidad que si fueran a mantenerse en sus puestos hasta

el final de! mandato. Sólo en el caso de producirse un vacio de poder, si el asunto entra en

cauces jurídicos demasiado largos, el PSOE se haría cargo de todas las concejalías. Su

postura os la de negociar con el PCE, de acuerdo con los pactos municipales, y en este sentido

la idea que el PCE sostenga sobre las sustituciones se considerarán solamente como una

propuesta habrán de renegociar con el PSOE. Según los concejales socialistas, «puede haber

crisis en el PCE, pero no hay, en absoluto, criéis en el Ayuntamiento».

 

< Volver