Autor: Massip Izábal, José María. 
 ABC en Washington. 
 Castiella será recibido en Londres por Eisenhower  :   
 El ministro español se entrevistará también con Christian Herter. 
 ABC.    13/08/1959.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

CASTIELLA SERA RECIBIDO EN LONDRES POR EISENHOWER

EL MINISTRO ESPAÑOL SE ENTREVISTARA TAMBIÉN CON CHRISTIAN HERTER

MURPHY Y AREILZA HAN ULTIMADO LOS DETALLES DE ESTAS CONVERSACIONES

Washington 11. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) En el curso de su próximo viaje a Europa, el

presidente Eisenhower y su secretario de Estado, Christian Herter, que le acompañará, se entrevistarán

con el ministro español de Asuntos Exteriores, D. Fernando María Castiella. Según mis noticias, todavía

sin confirmación oficial, las conversaciones entre Herter y Castiella y la audiencia de este último con el

presidente Eisenhower tendrán lugar en Londres.

En la tarde de hoy,el subsecretario de Estado, Mr. Robert Murphy, que actúa de secretario interino en

ausencia del titular que se encuentra en Chile, ha recibido al embajador de España. D. Jose María de

Areilza,y, según mis informes particulares,han ultimado los detalles de la entrevista de Londres a que

acabo de referirme.

Como se sabe, en preparación de las conversaciones que tendrán lugar aquí a partir del 15 de septiembre,

entre Nikita Kruschef, primer ministro soviético, y el presidente Eisenhower, éste sale para Europa con su

secretario de Estado el día 24 ó 25,v con objeto de conferenciar con el canciller Adenauer en, Bonn; el

primer ministro británico, Harold Macmillan, en Londres, y el presidente de la República francesa,

general De Gaulle, en_París. Durante su estancia en las dos últimas .capitales, Eisenhower y Herter

recibirán al ministro español de Asuntos Exteriores, en Londres, y. al presidente del Consejo del O. T.

A.N y a su secretario general, señores Luns y Spaak, además del primer ministro italiano, Segni y su

ministro del Exterior, Pella, en París.

El propósito de Eisenhower en ese significativo viaje a la Europa occidental, preliminar a sus

conversaciones con Kruschef, es explicar la posición de Washington a las grandes naciones aliadas de

Estados Unidos y a los dirigentes del O. T. A. N., con objeto de eliminar malentendidos y

recelos.«Eisenhower no aspira a una negociación oficial con la Unión Soviética, por lo menos en cuanto

pueda afectar de cerca o de lejos las premisas políticas y militares en que se apoya la alianza occidental,

en su ´conjunto y las alianzas bilaterales de Estados Uñidos en particular.

Sus conversaciones con el primer ministro soviético serán de tanteo y exploración entre las dos grandes

potencias atómicas en busca de las posibilidades que pueden existir para una convivencia pacífica, basada

en una solución satisfactoria a la presente crisis de Berlín y a la eventualidad de un desarme gradual y

controlado. Ensenhower—lo ha reiterado cada vez que ha tenido ocasión para ello— no busca ni buscará

una rendición incondicional aliada en Berlín: busca una concesión de la otra parte, que haga posible lo

que Nixon ha llamado: "una paz con justicia". Para moverse en esta dirección Eisenhower considera

indispensable informar previamente a las grandes naciones amigas y aliadas de Estados Unidos, consultar

su opinión y desvanecer sus naturales inevitables recelos ante el viaje de Kruschef a Estados Unidos.

Enfocada de esta manera es cuando la posición del presidente americano adquiere todo su significado.

Por una parte quiere conocer la opinión de los jefes de las naciones aliadas de Estados Unidos ante el

momento internacional presente; por otra parte quiere hacerles saber que no se considerará el negociador

de los problemas colectivos de la alianza occidental ni los de aquellos países que, como España, están

unidos a Norteamérica por un Tratado defensivo de carácter bilateral. Ello le dará ante Kruschef mucha

mayor latitud de acción en su intento de explorar a fondo el pensamiento soviético y calibrar las

posibilidades de una conflagrarción nuclear.

Por lo que hace a España hay que subrayar el hecho de que en ninguno de los grandes momentos ,de

conflicto o de negociación en Europa Estados Unidos ha dejado de informar sobre sus planes, con toda

franqueza al Gobierno español. En todo instante «Washington ha tenido en cuenta la importancia

estratégica de su alianza con España; sus relaciones político-.económicas con el Gobierno de Madrid y la

existencia; en la P.enínsula de una de las redes de bases defensivas conjuntas más importantes de Europa.

Éllo se demostró en 1955 después de la :Conferencia de Ginebra, cuando el difunto secretario de Estado

John Foster Dulles fué a Madrid para entrevistarse con el Jefet del Estado español, y otra vez en

diciembre, de 1957, al término de la importantísima conferencia celebrada aquel año en París por el

Consejo de las Naciones ,de la alianza del Atlántico Norte. En aquella ocasión, Dulles hizo su ; segundo

viaje a España, de cuyos resultados dieron cuenta el y el mismo presidente en una declaración televisada a

todo el país. Éste es el valor de la entrevista que, según mis noticias, de excelente origen, celebraran en

Londres el presidente de Estados Unidos, su secretario de Estado y el ministro español de Asuntos

Exteriores, Sr. Castiella.—José María MASSIP.

 

< Volver