Autor: Miquelarena y Regueiro, Jacinto. 
   Hoy, a primera hora, saldrá Eisenhower para París  :   
 Es posible que regrese al Reino Unido después de sus conversaciones con De Gaulle. 
 ABC.    02/09/1959.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

HOY A PRIMERA HORA, SALDRA EISENHOWER PARA PARIS

Es posible que regrese al Reino Unido después de sus conversaciones con De Gaulle

Londres I. (De nuestro corresponsal, por teléfono.)Subrayaba anoche ante la televisión el presidente de

los Estados Unidos —en su diálogo con Macmillan—que todavía no está preparado para aceptar una

conferencia de altura, entre ´los cuatro", que no empiece por ofrecer esperanzas. Para el primer "ministro

de Inglaterra, sin embargo, una reunión "en la cumbre", convocada para el otoño próximo—es decir,

cuanto antes—, podría convencer al Kremlin,, si aspirase a ser convencido, del sincero deseo de paz de

los occidentales.

Esta divergencia, que he subrayado ,en otras ocasiones, es, aproximadamente, la única, o cuando menos la

única seria, que les distancia en el enfoque del futuro. Ayer la reiteraba Eisenhower con singular, energía,

mientras el jefe del Gobierno británico insistió en sus puntos de vista "quizá deduce la oposición, siempre

a la caza de motivos de descrédito—porque Macmillan utilizaba la ocasión para arrimar el ascua de tan

sensacional acontecimiento a su sardina electora".

Pero la divergencia, claro está, no es insuperable y apenas disminuye la impresión que queda de la visita

del presidente a Gran Bretaña: "La amistad anglo-americana es más fuerte, más profunda que nunca."

Sería interesante destacar hoy que la falta, en realidad de roces entre los gobernantes de los dos

pueblos—olvidados ya días menos cordiales, y no remotos—parece haber disminuido la importancia de

las conversaciones de Chequers y su interés internacional, teniendo en cuenta sobre todo que lo que le

espera a Eisenhower en París es más complicado. A falta de notas sensacionales que. justifiquen la suelta

de millones de palabras cablegráficas, el millar de corresponsales extranjeros y . enviados especiales tuvo

que inventar conflictos banales para demostrar su celo; el de su indignación, porgue Eisenhower no nos

ofrecía una conferencia de Prensa, directa, al estilo de las de la Casa Blanca, como en Bonn; el de que Mr.

Hagerty, jefe del Gabinete de Prensa del presidente, se limitará a facilitar detalles domésticos o triviales,.y

no otra cosa de su gira por el Reino Unido; el de que las formidables baterías de máquinas de escribir y

aparatos telefónicos, concentradas en los salones de la antigua Embajada de Alemania—por los que

circulaba Von Ribbentrop en. días angustiosos—, hayan estado ociosos casi siempre; el de que no se

diese siquiera un comunicado final de las conversaciones,.. Pero sí hubo comunicado final. Le sustituía el

diálogo libre de Eisenhower y Macmillan ante la televisión, por primera vez al término de un

intercambio de ideas y esperanzas entre dos eminentes figuras internacionales. Dos responsables de la

paz, en este lado de la polémica, comunicaron a los pueblos su firme propósito de conseguir la paz al

precio de cualquier sacrificio. Si la Prensa no estuviese a estas horas de tan mal humor, reconocería

posiblemente que una declaración final, mecanografiada en cualquier número de hojas, es siempre fría y

mineral,, y no podrá competir jamás con el comunicado" vivo que Eisenhower y Macmillan nos

ofrecieron desde la televisión.

Hoy se dedicaba Eisenhower—porque la Casa Blanca le persigue allí donde esté— a despachar papeleo

norteamericano. Mañana temprano volará hacia París.

Mr. Hagerty, jefe del Gabinete de Prensa de la Casa Blanca, declaraba hoy, confirmando una infomacion

que se publicó en A B C hace días, que quizá el viernes próximo por la mañana, después de sus

conversaciones en París con el general De Gaulle, se traslade el presidente. Eisenhower al castillo de

Culzean, en Escocia, para visitar su residencia, y descansar de su agitado viaje por Europa.

Según Mr: Hagerty, el presidente jugará al golf.. desde luego:—J.M.

 

< Volver