Presentación de Alianza Popular en Asturias. 
 Se quiere cambiar este Estado por otro (Fraga Iribarne)     
 
 El Alcázar.    07/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

PRESENTACION DE ALIANZA POPULAR EN ASTURIAS

SE QUIERE CAMBIAR ESTE ESTADO POR OTRO (FRAGA IRIBARNE)

"Nos negamos a que se liquiden en almoneda pública nuestra paz y nuestro desarrollo" (Fernández de

la Mora)

"Que España salga del marasmo social y económico en que se encuentra" (Martínez Esteruelas)

"Estamos dejando desatendidos problemas que pueden dar al traste con la reforma política y con la

paz y bienestar de nuestro pueblo" (Licinio de la Fuente)

LAS medidas tomadas hasta ahora en materia de orden público para reprimir el terrorismo me parecen

insuficientes" dijo don Manuel Fraga Iribarne, secretario general de Alianza Popular, durante una

rueda de prensa celebrada ayer en Oviedo. El Sr. Fraga Iribarne y otros tres dirigentes del Grupo

(los Sres Fernández de la Mora, Licinio de la Fuente y Martínez Esteruelas) presidieron la víspera

un importante acto público en el Palacio de los Deportes para presentar su programa político en la

provincia, al que asistieron unas diez mil personas.

NUESTRO COMPROMISO NO ES REVANCHISTA

Don Manuel Fraga Iribarne, comenzó diciendo que "nuestro compromiso actual en esta España sumida en

el desasosiego, no es defensivo, como tampoco tiene voluntad revanchista o de exterminio ante quienes

—adversarios, discrepantes o insconscientes— no participan o no están urgidos por el programa político

que propugnamos.

Dijo a continuación que "es momento de analizar someramente la radiografía de nuestro país en cuanto

paciente aquejado de multiplicidad de rigores. Porque a nadie se le oculta que hay personas empeñadas

en dinamitar la democracia por el increible expediente del derramamiento de sangre. De aquí que

defendamos, en el ámbito de una leal oposición, la critica de la situación presente al tiempo que no

renunciamos a ayudar al Gobierno en el restablecimiento y mantenimiento de la paz ciudadana". También

puso de relieve Fraga que "el bienestar que disfrutamos es cada día más precario por la ofensiva

persistente de tres hechos; el nuevo precio del petróleo, el decreciente turismo y por la desconfianza

existente en los centros económicos generadores del trabajo y riqueza". De manera especial se detuvo

a considerar la incidencia de dos agravantes considerables: la fuga de capitales y el relajamiento de

productividad.

CRISIS DE AUTORIDAD

Añadió que "la falta de una política económica eficaz está creando un grave vacio, que impulsa la

inflación y todos los problemas que ella crea o agrava", y que el problema social se acentúa en las

relaciones de convivencia a todos los niveles". Igualmente hizo referencia al problema moral que

representa un cambio profundo en las conductas y sobre todo, la crisis de autoridad. "El país vive

momentos tensos, difíciles, dramáticos, producto de una subversión organizada cuyo fin consiste en

desmontar lo que tenemos, en desarmar al Estado para una vez inerme, sustituirlo por otro".

RESTABLECER LA LEY

"Ante esta situación —prosiguió— que coloca a nuestra Patria en uno de los más graves momentos de su

historia contemporánea, es necesario restablecer el principio de autoridad que está por los suelos,

de respeto y cumplimiento de la Ley. Las Leyes pueden ser imperfectas —puntualizó— porque son obra

de hombres. Habrá que mejorarlas. Pero mientras estén en vigor hay que cumplirlas y hacerlas cumplir".

ESTADO FUERTE

Más adelante, subrayó: "Ha llegado el momento de decir que ya está bien. Que este es el resultado de

las negociaciones sin contrapartida, del menoscabo de la autoridad y del gobernar pensando más en lo

que puedan decir fuera que en lo que está pasando dentro. Y también del deseo de homologarse con

fuerzas políticas extranjeras, antes de pedir la auténtica homologación con los hombres y las mujeres

de España". Prosiguió diciendo don Manuel Fraga que "al terrorismo criminal solo se le puede hacer

frente desde un Estado fuerte, y he de decir, consciente como soy de las dificultades que supone

gobernar en todo período de transición que las últimas medidas adoptadas son insuficientes. No se

pueden curar tumores con aspirinas. Los tumores o se extirpan o se trasmiten a todo el cuerpo social".

¿QUE ESTADO SE NOS QUIERE IMPONER?

El secretario general de Alianza Popular continuó diciendo que "se quiere sustituir el ordenamiento

económico y social vigente por otro. Se quiere cambiar este Estado por otro. ¿Y cuál es ese orden,

cuál es ese Estado que se nos quiere imponer?. Ciertamente no el democrático occidental, ciertamente

no el de la libre empresa, el de la propiedad privada, el de las libertades reconocidas para todos

los ciudadanos. Se nos quieren imponer —aclaró Fraga— sistemas conocidos, probados ya en otros países,

que hace años perdieron su libertad y que ahora cuentan con férreas díctaduras, con un nivel de vida

bajísimo, con muros de la vergüenza, donde los que no están de acuerdo son silenciados en campos de

concentración o de forma más sofisticada, en sanatorios de rehabilitación. Porque —dijo— no nos

engañemos. Una España fuerte y dueña de sus propios destinos, una España estable que continué el

desarrollo de los últimos 40 años, sólo sobrepasado por el Japón, una España no tahúr y zaragatera,

sino próspera y rica, una España democrática en fin, es el peor negocio para los que defienden el

totalitarismo comunista".

CONTRA LOS COMUNISTAS

En otro momento de su discurso se refirió a los comunistas que dijo "se visten con piel de cordero

y exigen todas las libertades democráticas", pero donde ellos gobiernan "sin una sola excepción, no

hay más partido que el suyo; existe una férrea dictadura, con campos de "concentración y tratamientos

siquiátricos para los disidentes; el nivel de vida es bajo, y para evitar que la gente se vaya, hay

que rodear las fronteras de alambradas y de muros de la vergüenza, como en Berlín. Esta es la mercancía

averiada —concluyó Fraga— que nos quieren vender dos cabecillas de la guerra civil, la Pasionaria y

Santiago Carrillo. Estamos ante una gran operación de camuflaje en que los comunistas intentan

presentarse como "gentes de orden". El nivel de esta pretensión alcanza estos días cotas increíbles

de oportunismo gravísimo".

CLARIFICAR LA POLÍTICA ACTUAL

Después intervino Gonzalo Fernández de la Mora.

El presidente de UNE comenzó definiendo el estilo político de Alianza Popular y, dijo: "Venimos a

servir, somos un intento de ordenación y de clarificación del confuso panorama político. No deseamos

la serenidad de la ceguera o de la muerte, sino la serenidad de la acción prudente, y decidida.

Queremos homologarnos con España; del extranjero esperamos diálogo y no avales, respeto y no

instrucciones. No atacaremos a los grupos políticos afines porque propugnamos la unidad de quienes

defienden el humanismo. Y no deseamos otra autoridad que la que nos otorgue el consenso nacional".

LOS SOCIALISMOS ESPAÑOLES SE CONFUNDEN CON EL COMUNISMO

Respecto a las próximas elecciones, pidió que se convoquen sin demora para que no se llegue a ellas a

destiempo, y resulten inútiles o imposibles". Dijo que serán una "ocasión decisiva" y que no particiar

en ellas "equivaldría a la entrega y acaso al suicidio". En las urnas habrá que optar por "el marxismo

totalitario y el terror o por el humanismo cristiano y la libertad".

A continuación, Fernández de la Mora definió la actitud de Alianza Popular ante la Historia y,

especialmente, ante el periodo de paz de Franco y afirmó: "No queremos dilapidar el capital de España,

queremos acrecentarlo para todos. No negamos a que se liquiden en almoneda publica nuestra paz y nuestro

desarrollo. La frivolidad puede llevar al país casi insensiblemente, a la bancarrota. Reconocemos todos

los derechos salvo el de dinamitar el patrimonio español y colocar, otra vez, al país en vías de

subdesarrollo. Aspiramos a conservar los valores éticos de nuestro pueblo, hoy erosionados por la

pornografía y la subversión ideológica. De los buenos capítulos de nuestra Historia queremos conservar

su saldo positivo, y de los malos aprenderemos la lección de sus errores".

CONVIVENCIA PACIFICA

Cruz Martínez Esteruelas hizo uso de la palabra a continuación para señalar que "la crisis económica va

ligada a una crisis de esperanza y de Estado y de esta crisis, con el esfuerzo de todos, hemos de salir

urgentemente. Cuidado con los partidos que no hablen del hoy económico y social de España. Pueden

conducirla a una situación irrecuperable pretexto de la implantación de sus teorías. Frente a ello,

el presidente de la UDPE subrayó que "Alianza Popular está dispuesta a concitar ese esfuerzo colectivo

de emergencia, a plantear medidas y a aplicarlas con rectitud y justicia, concentrando la acción

correspondiente sobre los puntos claves: garantizar la convivencia pacífica y la estabilidad de los

precios alimenticios de base, facilitar las inversiones que tengan un efecto reclamador más inmediato,

restablecer el ritmo productivo, frenar consumos inadecuados y repartir equitativamente las cargas que

nazcan de estas operaciones".

ECONOMIA FUERTE

En definitiva, la intervención de Martínez Esteruelas incidió sobre dos ideas básicas: "que España

salga del marasmo social y económico en que se encuentra, y edificar una economía fuerte que posibilite

la plenitud de la justicia". Y concluyó afirmando que Alianza Popular es consciente de las dificultades

que entraña restaurar la salud económico, social de España, avanzar en la linea del progreso emprendida

en los años pasados.

DEMOCRACIA SOCIAL

Cerró el acto Licinio de la Fuente, que expuso los siguientes objetivos de la Alianza en el plano social:

—Corregir las excesivas desigualdades de las rentas.

—Corregir las desigualdades de las oportunidades y poner al servicio de todos los españoles las mismas

posibilidades de realización personal y de promoción social.

—Evitar las dificultades, los condicionamientos materiales y morales para el ejercicio efectivo de las

libertades públicas y la participación.

También dijo que "para nosotros, la democracia es un fin en sí misma, en cuanto supone participación

de los ciudadanos en los asuntos públicos, pero debe ser, además, medio e instrumento para el cambio

social hacia una sociedad más justa. Nuestra matización del concepto de democracia con el concepto de

lo social no supone que contrapongamos uno y otro objetivo ni que vengamos a menospreciar la democracia

en sí misma, para buscar, sólo una política social paternalista".

Por último, afirmó: "tentados estamos de decir que absorvidos por el problema de las reformas políticas,

estamos dejando desatendidos problemas económicos y sociales que de seguir agravándose pueden dar al

traste no ya con la reforma política sino con la paz y el bienestar de nuestro pueblo".

EL ALCAZAR 

< Volver