Autor: Echalar, Ignacio de . 
   Con España no hay problemas     
 
 ABC.    23/12/1959.  Página: 53. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

«CON ESPAÑA NO HAY PROBLEMAS»

Lisboa 23 (madrugada). (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.)Toda la Prensa portuguesa se hace

eco en sus primeras páginas y bajo grandes titulares del apoteótico recibimiento que Madrid dispensó al

Presidente de los Estados Unidos. Ya,desde el pasado lunes, algunos matutinos que tienen corresponsales

propios en nuestra capital iniciaron esta información publicando crónicas en las que se registraba el

ambiente de gran expectación que la ciudad vivía la víspera de un acontecimiento que por, tantas razones,

puede calificarse de histórico., El periódico más difundido de Lisboa (Diario de Noticias") insertaba, con

una gran cabeza a tres columnas, un artículo de Alberto de Oliveira, describiendo el aspecto de Madrid,

brillante y engalanado como en las mayores solemnidades, movilizado para dar la bienvenida a ese

excepcional embajador de 1a paz y de la buena voluntad, que es el general Eisenhower. También

Saldanha da Gama, en "A Voz", ponía de relieve, en términos muy amistosos y cordiales, el alborozo de

la capital española, sinceramente entregada a la trascendencia de una circunstancia que la sensibilidad de

los madrileños había comprendido en toda su profunda significación.

Los periódicos de ayer martes, ofrecieron a sus lectores amplios reportajes de la triunfal llegada del

Presidente, y el católico ""Navidades" ilustró su información con un gran retrato del Generalísimo,

centrado en su primera página. Los titulares de estos extensos resúmenes telegráficos expresaban la

unanimidad del júbilo madrileño, que hizo que el vecindario en ,masa aclamase a los dos Jefes de Estado

a lo largo de más de seis kilómetros de recorrido.

La Prensa de Oporto, que tiene una significación especial e importante en el ámbito de la opinión

nacional portugueses, también ha reflejado con exacta objetividad el alcance extraordinario de, este

acontecimiento dando a las noticias procedentes de Madrid el; relieve que corresponde a lo que

representan en el cuadro de la actual significación mundial. Los periódicos Lisboetas de esta tarde—-que

arrastraos por la vertiginosa sucesión de los acontecimientos ya anuncian la salida del Presidiente de

Casablanca y los preparativos de Washington para recibirlo— publican el texto íntegro del comunicado

oficial de las conversaciones, y relatan 1a despedida de Eisenhower, quien abandonó la capital española

verdaderamente con-movido por el homenaje que Madrid tributó a su desbordante personalidad humana y

política. "Diario Popular" encabeza su primera página con este título: "La recepción del presidente

Eisenhower en Madrid eclipsó la que le había hecho Francia." En una crónica de Jeffery Blyth que

publica este mismo periódico se afirma que la acogida de nuestra capital a su ilustre huésped fue "la más

grandiosa y entusiasta de todas las que le fueron hechas fuera de Asia." Y puntualiza con una deliciosa

observación que ofrecemos a la historia del periodisiap pintoresco: "Fue la mayor opoteósis "que

España, probablemente, hizo a alguien después de haber regresa-do Cristóbal Colón del Descubrimiento

de América:" Dejando de lado la evidente gracia de esta pincelada histórica con la que el reportero quiso

dar solvencia erudita a su crónica, pensamos que lo que es verdad es que la jornada del 21 de diciembre

puede haber servicio a muchos de los habitantes de aquella América que descubrió Colón para, en cierto

modo, descubrir ellos España en 1959.

El director de la Agencia Ani Dutra Faría, publica en "A Voz" la primera de una serie de crónicas en las

que dará cuenta de las impresiones políticas recogidas en Madrid en estos días. Este veterano profesional,

muy batido en los ambientes de los grandes acontecimientos internacionales, hace un gran elogio de la

organización que "las gentilísimas autoridades españolas" pusieron a disposición de los periodistas

extranjeros, tanto en lo que se refiere a medios de transporte como a facilidades de transmisión.Un

eficacísimo equipo" de coches y de motoristas mantuvo a los enviados especiales prácticamente en

constante conexión con sus agencias y periódicos. Los temas que toca en su crónica son demasiados, y

excesivamente complejos, para traerlos hoy a este breve resumen informativo. En otra ocasión

recogeremos este y otros comentarios lusitanos. Diremos ahora tan sólo que Dutra Faría pone de relieve la

coincidencia de un portavoz español y del agregado de Prensa norteamericano en esta afirmación: "Con

España no hay problemas", y hay que reconocer que quienes quieren inventarlos sufrieron, con las

jornadas que el Presidente norteamericano vivió en Madrid, un golpe del que tardarán en recuperarse.—

Ignacio DE ECHALAR.

 

< Volver