Eisenhower informó a Franco acerca de la conferencia occidental de alto nivel     
 
 ABC.    23/12/1959.  Página: 47-49. Páginas: 3. Párrafos: 33. 

MADRID, MIÉRCOLES 23 DE DICIEMBRE DE 1959 - EJEMPLAR 1 . 50 PESETAS

ABC DEPOSITO LEGAL • M. 13 – 1958

DIARIO ILUSTRADO AÑO QUINCUAGÉSIMO SEGUNDO. NUM. 16.780 88 P A GINAS

EISENH0WER INFORMO A FRANCO ACERCA DE LA CONFERENCIA OCCIDENTAL DE ALTO

NIVEL

LE MANIFESTÓ SU SATISFACCIÓN POR EL INGRESO DE ESPAÑA EN LA O.E.C.E. Y SUS

BUENOS DESEOS PARA EL PLAN DE ESTABILIZACIÓN ECONÓMICA EN LAS

CONVERSACIONES QUE SOSTUVIERON SE COMPROBÓ EL PROGRESO EN LA

REALIZACIÓN DE LOS ACUERDOS HISPANO-NORTEAMERICANOS EL GENERALÍSIMO Y

EL GOBIERNO DESPIDIERON AL PRESIDENTE EN LA BASE DE TORREJON DE ARDOZ

Ayer fué facilitado el siguiente comunicada conjunto acerca de las entrevistas del Presidente de los

Estados Unidos y del Jefe del Estado español:

"El Presidente de los Estados Unidos y el Jefe del Estado español han dado fin esta mañana a una serie de

conversaciones a las que han asistido también miembros de ambos Gobiernos. El Presidente de los

Estados Unidos expuso los motivos que le habían llevado a emprender su viaje de buena voluntad y los

resultados que esperaba alcanzar. El Presidente hizo al Jefe del Estado español un relato de su viaje,

incluyendo la conferencia occidental de alto nivel.

Las conversaciones, que se refirieron también a muchas otras cuestiones internacionales de interés para

ambos países, se han desarrollado en una atmosfera de cordialidad y comprensión. El Presidente de los

Estados Unidos y el Jefe del Estado español trataron sobre la proyectada visita de aquél a la Unión

Soviética en el año próximo, y confirmaron su opinión, anteriormente expresada en su intercambio de

cartas del pasado agosto, de que tales consultas pueden ser beneficiosas para mejorar el clima de las

relaciones internacionales; sin perjuicio de que se mantenga siempre una firme actitud defensiva.

Se ha registrado, asimismo, un satisfactorio progreso en la realización de los acuerdos económicos y de

defensa firmados por listados Unidos y España el 26 de septiembre de 1953. Estos acuerdos están

fundados en el reconocimiento de la necesidad del esfuerzo, de ambos países para lograr el común

objetivo de la paz y la estabilidad mundial.

Durante estas conversaciones se mencionó con satisfacción el ingreso de España en la Organización

Europea de Cooperación Económica, y el Presidente expresó sus buenos deseos por el éxito del plan

español de estabilización económica.

Estas conversaciones han constituido una nueva prueba de los amistosos lazos que unen a los pueblos

español y americauo, y han fortalecido los vínculos de colaboración existentes entre los dos países."

La segunda jornada de "Ike" en Madrid

ENTREVISTA CON FRANCO EN EL PARDO

El presidente de los Estados Unidos inició su segunda jornada en España recibiendo a la niña Rosa María

Jiménez Calvo, de cuya audencia damos información en otro lugar de este numero.

Seguidamente Eisenhower y personas de su séquito se trasladaron al Palcio de El Pardo para celebrar la

anunciada entrevista con el Generalísimo Franco.

Al abandonar el palacio de la Moncloa una compañía del Batallón de Infantería del Ministerio del

Ejército, con bandera y banda de música, rindió honores al presidente, Eisenhower. Seguidamente se puso

en marcha la caravana en la que figuraban unos veinte vehículos ocupados por miembros de su séquito y

periodistas.

El vecindario de El Pardo se congregó en las calles del itinerario, pese a lo temprano de la hora y a la

inclemencia del tiempo, y vitorearon entusiásticamente al Presidente norteamericano. El coche de éste

llegó al Palacio de El Pardo a las ocho y cinco de la mañana. Rindió honores la Guardia personal del

Caudillo, y a la entrada Eisenhower fué recibido por los jefes de las Casas Militar y Civil, que le

acompañaron a la sala donde había de servirse el desayuno. A éste asistieron también el ministro de

Asuntos Exteriores de España, D. Fernando María Castiella; subsecretario de Estado norteamericano, Sr.

Robert Murphy; embajador de los Estados Unidos en España; embajador de España en los Estados

Unidos; general de brigada Andrew J. Goodpaster, secretario; D. Jaime Piniés, director de Asuntos

Políticos de América del Norte; mayor John S.D. Eisenhower y el teniente coronel Vernon Walters,

intérprete del Presidente.

Fue servida, el siguiente menú Pomelos, pescado hervido, New York Steak. Café Sanka. Fresh Cream.

Pan tostado y Fruta. Después de desayunar Franco y el general Eisenhower, pasaron a otro salón, y allí

celebraron una larga conversación, terminada la cual se trasladaron, en helicóptero, a Torrejón de Ardoz,

acompañados de los jefes de sus Casas Militares. En otro iban e1 subsecretario de Estado norteamericano,

señor Murphy, y el ministro español de Asuntos Exteriores, señor Castiella. Un tercer helicóptero era

ocupado por, periodistas norteamericanos.

EN LA BASE DE TORREJON

Desde muy, temprano comenzaron a llegar a la Base para despedir al Presidente Eisenhower las

autoridades españolas, así como un gran número de invitados que ocuparon las tribunas.

Al pie de las mismas se hallaba el avión presidencial, y más al fondo, y paralelo a aquél, otro segundo

avión, de característícas análogas, que fue ocupado por los ochenta y seis periodistas que acompañan al

Presidente norteamericano en su viaje por los distintos continentes y que partieron para Casablanca media

hora antes. A la derecha de la pista aparecían varios reactores norteamericanos, y a la izquierda, dos

españoles.

Las tropas que habían rendido honores al Presidente en la tarde de su llegada se situaron en el mismo

lugar, con bandera y banda de música, entre las tribunas y el avión.

Entre las personalidades que se encontraban en la base para despedir al Presidente, figuraban los

miembros del Gobierno, representarte de España en la O.N.U., señor Lequerica; presidente de las Cortes

y, Consejo del Reino, don Esteban Bilbao, con los consejeros de este alto organismo; capitán general don

Agustín Muñoz Grandes y almirante Bastarreche; capitán general de Madrid, don Miguel Rodrigo;

almirante Nieto Antúnez; rector de la Universidad señor Royo Villanova; alcalde de Madrid, conde de

Mayalde; primer introductor de Embajadores, barón de las Torres; presidente del Tribunal de Cuentas,

don Eduardo AUnós; capitán general de Cataluña, señor Martín Alonso; subsecretarios y direotores

generales de los distintos departamentos y el presidente de la Diputación de Madrid.

Los marqueses de Villaverde, acompañados por la señora y la hija del emibajador norteamericano, Mr.

Lodge, antes de llegar los dos Jefes de Estado, subieron al avión presidencial para visitar el interior del

mismo.

A las diez y media en punto hacen su aparición en el firmamento los helicópteros que habían salido de El

Pardo minutos antes, y el ocupado por el Generalísimo Franco y el General Eisenhower, aterrizó

exactamente junto al morro del avión presidencial. En los alrededores lo hacen los demás aparatos.

Desciende en primer lugar el Jefe del Estado español, y a continuación el Presidente Eisenhower, y, ya en

tierra, son objeto ambos de lana calurosa salva de aplausos. Tanto el Presidente norteamericano como el

Generalísimo, pasan revista a las fuerzas mientras la banda de música interpreta los himnos nacionales de

ambos países y los cañones hacen los disparos de ordenanza.

Terminada la revista, el Presidente Eisenhower se despide de las autoridades que se encuentran al pie del

avión con una inclinación de cabeza y estrecha la mano de cada uno de los ministros y al presidente de las

Cortes.

Después se dirigen ambos a la pequeña plataforma situada frente al avión, entre los aplausos del público,

y el Caudillo lee las siguientes frases de despedida:

Despedida del Generalísimo

"Señor Presidente:

Venimos a despediros con pena porque en las horas que habéis estado entre nosotros habéis confirmado

en el corazón de los españoles los sentimientos de simpatía y admiración que habíais suscitado en ellos.

Qeremos reiteraros de nuevo nuestra gratitud por haberos detenido en vuestro camino para acompañarnos

durante estas dos jornadas.

Espero que en el breve tiempo que habéis pasado en Madrid hayáis podido apreciar algo del esfuerzo

sincero que Éspaña hace por reconstruirse y elevar su nivel de vida, así como para mantenerse unida y en

paz. Este esfuerzo es la mejor garantía del éxito de nuestras relaciones y de nuestra fructífera cooperación

en busca de la paz justa en el mundo. Dejáis, señor Presidente, un recuerdo inolvidable entre nosotro. El

honor y el privilegio de haberos albergado nos llena de satisfacción, y podéis estar seguro de que os

lleváis el respeto, el afecto y la admiración de los españoles. Que Dios os proteja y os ayude en vuestros

esfuerzos, para que llevéis a buen término vuestra empresa, y que El os conceda un viaje muy feliz."

Terminada la lectura, el Presidente Eisenhower descubierto, estrecha fuertemente la mano del

Generalísimo y suena una gran ovación.

Respuesta del Presidente

Eisenhower respondió con las siguientes frases de despedida:

"Generalísimo, Excelencia, y señoras y señores:

Lo único qué lamento por lo que se refiere a la visita que he hecho a este bello país es su brevedad.

Desearía haber permanecido aquí tantos días como horas he estado, pero a pesar de la brevedad de ese

tiempo, llevo impresiones muy profundas. Aunque la cortesía y hospitalidad del pueblo español son

proverbiales y conocidas en el mundo entero, hay que vivirlas para sentir realmente su verdadera

profundidad y alcance.

Querría poder expresar mi reconocimiento y gratitud personales a todos y cada uno de los que han venido

a esta base aérea para darme la bienvenida ayer o para despedirme hoy, a todos y cada uno de los que; en

las calles gritaban "IKe", con la pronunciación española de mi apelativo familiar.

Ha sido una visita fructífera. He celebrado útiles conversaciones con el Generalísimo y miembros de su

Gobierno, y estoy completamente seguro de qwe los tradicionales vínculos de amistad y la colaboración

activa ya existentes entre nuestros países quedarán reforzados como consecuencia de esta visita.

Y finalmente, en nombre del pueblo norteamericano, quiero expresaros sus deseos, tanto a los

norteamericanos que estáis en ésta base como a todos los españoles a quienes puede llegar mi voz. los

mejores deseos, de unas felices páscuas y un feliz Año Nuevo. Teniendo en cuenta algunas de las

expresiones que oí ayer por las calles, me creo verdaderamente autorizado para llevarles vuestros mejores

deseos de que para ellos sean también felices estas tradicionales fiestas.

Adiós, mi gratitud a todos los elementos oficiales, a todas las personas que he tenido el placer de ver y

buena suerte para todos vosotros. Que Dios os guarde. Adiós."

El Presidente Eisenhower, se dirige a la escalerilla del avión y a punto de subirla, abraza al Generalísimo

Franco, en medio de una prolongada Salva de aplausos; Antes de penetrar en el aparato saluda efusiva-

mente con los brazos en alto, mientras en tierra se agitan sombreros y pañuelos. Dos minutos después él

avión se aleja e inicia el vuelo con dirección a Casablanca.

El Jefe del Estado español ocupa su automóvil con el séquito, y las fuerzas interpretan el himno nacional

español. El Caudillo se dirige a su residencia de El Pardo, y los ministros y autoridades abandonan

seguidamente la base conjunta de Torrejón.

 

< Volver