Autor: Massip Izábal, José María. 
   Eisenhower insistió en Madrid en la necesidad de una cooperación activa entre Estados Unidos y España     
 
 ABC.    24/12/1959.  Página: 47. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

EISENHOWER INSISTIO EN MADRID EN LA NECESIDAD DE UNA COOPERACION ACTIVA

ENTRE ESTADOS UNIDOS Y ESPAÑA

REITERO A FRANCO LA ACTITUD DE WASHINGTON,FAVORABLE A LA ENTRADA DE

NUESTRO PAÍS EN EL O.T.A.N.

HA SUBRAYADO EL PRESIDENTE LOS PROGRESOS OBSERVADOS EN EL PLAN DE

ESTABILIZACION ECONÓMICA

EN UN MENSAJE PlDE LAS NACIONES PROSPERAS AYUDEN A LOS PUEBLOS POCO

DESAROLLADOS

Washington 23. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal;) "Desayuné en Madrid, almorcé en

Casablanca y ahora, en esta fría noche de Washington, me encuentro de nuevo en casa.Ya comprenderéis

que en estas condiciones no puedo haceros un discurso demasiado erudito ni informativo", dijo

Eisenhower anoche, a su llegada a la base aérea de Andrews, de regreso de su sensacional viaje a tres

continentes.

Tenía razón el presidente.Las ocho de la mañana en Madrid son las dos de la madrugada en Washington.

A su llegada a esta capital, casi a las once de la noche(hora americana), Eisenhower había, hecho una

jornada ,de veintidós horas. Según noticias, en vuelo había dormido unas cuatro horas en su cabina .En

,el mejor de los casos, su jornada activa había sido de dieciocho horas. Llegó a esta capital "mucho mejor

qué todos nosotros", como dijo el secretario de Prensa, James Hagérty, pero con justificadísimas pocas

ganas´ de hacer discursos en un aeropuerto que se encontraba a una temperatura por debajo de cero.

Esta noche, en una charla de quince minutos en la televisión, Eisenhower dará breve cuenta al pueblo

americano de su viaje, reservando para el mensaje que leerá en enero ante el Congreso las conclusiones

políticas del más extraordinario periplo realizado por un jefe de. Estado. Por lo que se refiere a la escala

Madrid-Casablanca, la Prensa subraya hoy dos aspectos de la misma: uno, destacado en el New York

Times por su corresponsal de .Madrid, es el hecho de que Eisenhower insistio no sólo en la amistad con

España, sino en la "cooperación activa" entré Estados Unidos y España, y otro, que recogen muchos

corresponsales en Marruecos, la decisión oficialmente anunciada de abandonar las bases americanas en el

Reino norteafricano, a base de un plan de evacuación que quedará completado a fines de 1963, es decir,

dentro de cuatro años.

La noticia del acuerdo de evacuación de las bases del Mando Aéreo .Estratégico en Marruecos no ha

sorprendido en esta capital, donde se sabía desde hace varios meses que el Gobierno de Rabat negociaba

dicha evacuación con el embajador americano. El acuerdo, según informes, fue formalizado hace doce

días y comprende las cuatro bases aereas de aquel territorio, y. una base naval en Port Lyautey, ahora

Kenitra.

Aquí se da por supuesto que el presidente anticipó al General Franco el acuerdo que se iba a hacer público

pocas horas más tarde en "Casáblanca con el Rey de Marruecos. También se cree aunque nada se dicho

oficialmente hasta ahora que en la conversación Eisenhower subrayó la creciente importancia del

dispositivo defensivo peninsular, y de ahí la necesidad de una mayor "cooperación activa", como se dice

en el comunicado oficial, entre Madrid y Washington en los problemas militares de la defensa de Europa

occidental.

Según el citado corresponsal, el presidente y el Jefe del Estado español examinaron las nuevas

modalidades del régimen soviético, llegando a la conclusión de que las mismas-basadas en la emergencia

de una aristocracia burocrática dentro del régimen comunista—hacen posible un cauto optimismo sobre

las posibilidades, de negociar una relación de coexistencia. Al mismo tiempo, Franco habría hecho saber

a Eisenhower que Madrid apoya completamente la política de De Gaulle en Argelia, que considera la

única alternativa para evitar una explosión comunista en el norte de África.

"El Presidente -escribe el citado corresponsal—reiteró a Franco la actitud del Gobierno de Estados

Unidos, favorable a la entrada de España en la Alianza Atlántica; es decir, en el O. T. A. N., y elogió la

incorporación española a la O. E. C. E. y los progresos observados en el plan de estabilización

económica."

Según el corresponsal, a la salida de la conferencia de El Pardo el presidente americano dijo a un amigó

español de Washington, probablemente un embajador: "Todo fue a la perfección."

Como resultado del abandono de las bases de Marruecos, aquí se cree hoy que en los dos o tres años

próximos los Gobiernos de Washington y de Madrid ampliarán las condiciones y el alcance de los

acuerdos de 1953, formalizando la alianza militar hispano-americana, con objeto de. completar en la

Península el dispositivo defensivo occidental y compensar así la desaparición de las bases marroquíes en

los mapas: estratégicos del Mando Aéreo.

Mientras América no tenga resuelto el problema técnico de sus grandes proyectiles intercontinentales, las

bases aéreas le son indispensables.

El dispositivo .defensivo adquiere, por otra parte,una importancia, cada vez mayor si se tiene en cuenta al

actitud "separatista" de Francia en cuanto a la integración de fuerzas en el O. T. A. N.Por los informes de

Washington de esta noche, después del regreso del presidente; éste cree que si De Gaulle mantiene su

posición, no habrá más remedio que compensar el "mundo débil" de Francia con el refuerzo de las bases

periféricas americanas en Inglaterra, Alemania o España, dentro o fuera del Tratado del O. T. A.N y con o

sin la conformidad del Gobierno de París.

La convicción del presidente totalmente favorable a amplias y pacientes negociaciones con la Unión

Soviética -parece ser la de que una cónidición previa a las misma es una posición de fuerza en la Europa

occidental que hay que mantener a toda costa, cualquiera que sea la actitud del régimen de París.—José

María MASSIP.

 

< Volver