Mensaje de Eisenhower a Franco     
 
 ABC.    21/05/1960.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

MENSAJE DE EISENHOWER A FRANCO

El presidente Eisenhower ha dirigido, desde Lisboa, a Su Excelencia el Jefe del Estado español una carta

en la que se contiene el siguiente mensaje:

"A la luz de lo sucedido en estos últimos días, pienso que puede interesarle mi punto de vista acerca de las

motivos que han influido en los acontecimientos—o mejor dicho en la falta de ellos—en la reunión de

París, y su significado para todos nosotros.

Como usted recordará cuando tuve el honor de visitar su gran país el pasado diciembre, compartimos la

esperanza de que se lograse una disminución de la tensión mundial, en esta reunión en la cumbre. Por lo

menos, buscábamos una ligera mejoría en lo que concierne a la reducción de armamentos y a la verdadera

comprensión mutua. Desgraciadamente esas esperanzas han resultado estar mucho más lejos de la

realidad de lo que se pensaba en aquellos momentos. Como resultado de una cadena de acontecimientos

producidos dentro de la Unión Soviética y que aún no resultan enteramente claros para mí en este

momento, el señor Kruschef debe de haber llegado a la conclusión, antes de su viaje a París, de que

cualquier progreso en una reunión en la cumbre sería indeseable o imposible. En consecuencia, se lanzó a

una campaña premeditada, inclusive antes de que comenzase la Conferencia, para asegurar el fracaso de

la misma y conseguir que la responsabilidad de dicho fracaso cayese sobre el Occidente, y en, particular

sobre los Estados Unidos.

El señor Kruschef aprovechó como pretexto el hecho de haber abatido un avión civil desarmado de los

Estados Unidos que se dedicaba a una misión de reconocimiento, y que, según se ha admitido, volaba

sobre territorio soviético. No necesito asegurarle que esta actividad no suponía un acto de provocación

deliberada, ni mucho menos de agresión; constituía simplemente un aspecto de un sistema de información

que se hacía necesario para la defensa contra un ataque por sorpresa por parte de una nación que se jacta

de poseer la fuerza de "enterrarnos"´ a todos y que rodea obstinadamente todas sus actividades del más

estricto secreto.

En todo caso, este incidente, aunque lamentable en grado sumo, ni aún exagerado por la imaginación más

calenturienta, podía considerarse de tal magnitud que justificase la dialéctica y diatribas que el señor

Kruschef juzgó conveniente esgrimir contra los Estados Unidos. Al tergiversar y exagerar este incidente,

él, naturalmente, puso fin, por el momento, a toda esperanza de acercamiento.

Mi propósito al escribir esta carta es fundamentalmente asegurarle que mis objetivos, a pesar de lo

acaecido en esta Conferencia, siguen siendo exactamente los mismos. Estoy convencido de que esta

experiencia servirá para fortalecer los lazos que unen a su país y al mío, y para poner de manifiesto la

amenaza a largo plazo que pesa sobre el inundo libre y que exige la máxima unidad y cooperación.

Guardo la esperanza de que, con el paso del tiempo, el mundo llegará a apreciar, cada vez con más fuerza,

la urgente necesidad de un control de armamentos, de una mutua comprensión y de un mutuo respeto en-

tre todos los hombres.

Le ruego que acepte las seguridades de mi respeto y estima.

Sinceramente,

DWIGHT D. EISENHOWER."

 

< Volver