Conversaciones hispano-soviéticas en Moscú  :   
 Flanigan, el Kissinger económico de Nixon, nuevo embajador U.S.A. En Madrid. 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 4. 

CONVERSACIONES HISPANO-SOVIETICAS EN MOSCU

FLANIGAN, EL «KISSINGER ECONOMICO» DE NIXON, NUEVO EMBAJADOR U. S. A. EN

MADRID

MADRID, 6. (INFORMACIONES.)—Se advierte una cierta movilidad diplomática en las relaciones de

Madrid con Moscú y con Washington. Desde hace unos días está en Moscú don Ñuño Aguirre de Cárcer,

director general de Asuntos de Europa del Ministerio español de Asuntos Exteriores, acompañado del

también diplomático señor Ruipérez. Estos altos funcionarios españoles están manteniendo

conversaciones con las autoridades de la U. R. S. S. Parece que se abordan temas bilaterales y asuntos

multilaterales. Una gran discreción envuelve estas conversaciones hispano-soviéticas. La Delegación Co-

mercial de la U. R. S. S. en Madrid y la Delegación Naviera, a quienes hemos pedido detalles, nos han

respondido: «No tenemos nada que decir.»

Es posible que en estas conversaciones hispano-soviéticas se aborden, sobre todo, temas económicos y

comerciales, aunque tampoco se descarta la posibilidad de que se entre decididamente en asuntos

típicamente políticos. El Gobierno de Madrid ha demostrado y subrayado en los últimos tiempos su deseo

de establecer relaciones diplomáticas plenas con todos los países, sin tener en cuenta los regímenes

políticos y con la única condición de que se respete escrupulosamente la no injerencia en los asuntos

internos respectivos. La apertura al Este es muy probable que continúe su marcha. Sin embargo, se tiene

la impresión de que no habrá embajador español en Varsovia, Bucarest, Budapest, etc., hasta que lo haya

en Moscú y de que existen dificultades especiales para que esto último suceda. ¿Se está intentando vencer

estas dificultades? No es fácil saberlo a ciencia cierta. Lo único cierto es que hay conversaciones hispano-

soviéticas en estos momentos y que está por medio ese gran negociador que es el señor Aguirre de Cárcer.

Por lo que respecta a las relaciones Madrid-Washington, tras la exaltación de Ford a la Presidencia, algo

parece que empieza a cambiar. Por lo pronto, se va Horacio Rivero de la Embajada U. S. A. en Madrid y

viene Peter Flanigan, considerado el «Kissinger económico» de la era Nixon. Es un verdadero experto en

asuntos económicos y comerciales. Lo curioso es que esto sucede a un año justo de que expiren los

acuerdos de amistad y cooperación entre los dos países. Y un año no es mucho plazo para una

renegociación diplomática de tanto contenido y de tan arduos problemas.

Y dentro de este ámbito puramente diplomático y de motivación de las relaciones con el exterior, resalta

el nombramiento de embajador del Reino de Marruecos en España en la persona del señor Filali, que ha

sido ministro de Asuntos Exteriores (noticia que facilitamos ayer) y todavía no se sabe quién será el

nuevo embajador de Portugal en Madrid, aunque hay quien asegura que el nombramiento no se hará

esperar. En otro orden de cosas, parece que se reactivan las negociaciones Madrid-Vaticano para la

actualización del Concordato y acaso en la semana próxima el nombre de España suene en el Comité de

los Veinticuatro, de las Naciones Unidas. (Más información en pág. 5.)

 

< Volver