Relaciones hispano-polacas     
 
 ABC.    16/07/1969.  Página: 75-76. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

ABC. MIERCOLES 16 DE JULIO DE 1969. -EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 75.

RELACIONES HISPANO-POLACAS

Los intercambios se rigen por el Protocolo firmado el pasado mes de mayo.

Las compras españolas en Polonia han superado los 10 millones de dólares en los seis primeros meses del

presente año.

Los principales productos exportados en 1968 fueron los abonos y agrios.

Madrid. (De nuestra Redacción.) España y Polonia acaban de firmar un acuerdo por el que se crean

representaciones consulares y comerciales en Madrid y en Varsovia. El acto tuvo lugar en París y bajo la

presidencia de los embajadores en Francia, señor Cortina, español, y señor Clechowski, polaco.

Estas representaciones tendrán a su cargo la ejecución y puesta en práctica tanto de los acuerdos

comerciales y de pagos, por los que se rige el comercio hispano-polaco, como otro cualquier acuerdo,

bien sea de colaboración económica, industrial o técnica que estén en vigor o que se concluyan en el

futuro.

Es evidente que esta situación, nueva a partir de este momento, redundará e incidirá, en una forma muy

destacada, en el aumento de las relaciones entre ambos países, puesto que, además de permitir un más

estrecho contacto entre las autoridades españolas y polacas, hará posible que se promuevan y alienten los

intercambios entre ambos países, tanto culturales como científicos y turísticos, hecho que, en último

término, tienen una positiva influencia en los intercambios comerciales, al permitir a cada uno de los

países conocer mejor los productos factibles de exportación por ambas partes.

Las relaciones comerciales entre España y Polonia están regidas en la actualidad por el convenio de pagos

de 23 de octubre de 1963, si bien también se le denomina acuerdo interbancario, puesto que fue firmado

entre el Instituto Español de Moneda Extranjera y el Norodowy Bank Polski y que vino a sustituir al que

se firmó en julio del año 1957 y a los protocolos sucesivos anuales que venían regulando los intercambios

de ambos países.

El pasado día 2 de mayo tuvo lugar en Varsovia la firma del IV Protocolo Adicional, que modifica el

acuerdo anteriormente citado entre el Instituto Español de Moneda Extranjera y el Bank Handlowy

Warszawie, S. A. de Polonia, por el que se regulan los intercambios, con efecto retroactivo, desde el 1 de

enero del presente año hasta el 31 de diciembre. También se establece en este IV Protocolo Adicional

que, en el caso de que las siguientes negociaciones no puedan efectuarse en tiempo útil, este Protocolo y

sus listas de mercancías y anejos quedarán automáticamente prorrogados por un nuevo período anual.

Tanto Polonia como España se han comprometido en este IV Protocolo a aplicar en sus relaciones

comerciales los principios del G. A. T. T., asegurando unas ventajosas condiciones recíprocas para con-

tinuar sus intercambios. También España se compromete a aplicar a la importación de mercancías polacas

el régimen de liberación y trato concedido a otros países, en especial a los integrados en la O.C.D.E., y

Polonia aplicará a las mercancías españolas un trato tan favorable como el que concede a las mismas

mercancías que son objeto de importación de otros países.

También se especifican el interés de los países por el desarrollo de la cooperación económica, industrial y

técnica en condiciones mutuamente ventajosas entre las organizaciones y empresas de ambos países, así

como en terceros mercados.

Como puede observarse de lo indicado anteriormente y recogido en el Protocolo que rige las relaciones

comerciales, existe un destacado interés, tanto por las autoridades polacas como por las españolas, en

fomentar los intercambios de mercancías, productos que vienen especificados en las listas, que en el

Protocolo se determinan P-69 y E-69 (exportaciones polacas a España y exportaciones españolas a

Polonia, respectivamente), si bien estas listas no recogen exhaustivamente los productos con posibilidad

de intercambio.

A partir del año 1957 es cuando se inician los intercambios comerciales entre ambos países, apreciándose

en los mismos una prácticamente constante tendencia al incremento, si bien en el pasado año 1968 se

observa que no se llegó a alcanzar, en el caso de las importaciones españolas desde Polonia, la cifra

máxima que correspondió al año 1965 con 17,67 millones de dólares, al haberse situado las compras

españolas en 16,79 millones de dólares.

Es de señalar que, en los seis primeros meses del año en curso, España ha adquirido productos polacos

por valor de 10,73 millones de dólares, por lo que no es muy aventurado el vaticinar que quizá el año

1969 marque el máximo en las importaciones españolas y se supere la cifra correspondiente al año 1965.

Por otra parte, no es menos cierto que las compras españolas en Polonia en el año 1968 superaron a las

del ejercicio anterior en el 27,30 por 100, mientras que. en 1967 se producía un aumento del 13,67 por

100.

En la vertiente exportadora se ha pasado de los 0,96 millones de dólares, correspondientes al año 1957, a

un total de 11,79 millones en el año 1968, lo que ha supuesto un aumento en términos absolutos de más

de 11 millones de dólares, pero, con la característica de que en 1968, y con respecto al ejercicio anterior,

las ventas españolas a Polonia experimentaron una disminución del 21,40 por 100, puesto que 1967

marcó el máximo, con 15 millones de dólares, en la exportación española.

El saldo de los intercambios entre España y Polonia ha presentado diversas

fluctuaciones con años en que se producían superávit, mientras que en otros se daba la situación contraria.

El máximo superávit para España correspondió al año 1966, con 2,52 millones de dólares, mientras que el

mayor déficit, 10,26 millones de dólares, se produjo en el ano 1965. Al valorarse las exportaciones

españolas a Polonia en los seis primeros meses del presente año en 5,04 millones de dólares, se ha

producido un déficit de 5,69 millones de dólares.

Dentro de los intercambios efectuados en los dos últimos años, en 1967 ocuparon el primer lugar, entre

los productos enviados á Polonia, los encuadrados en el capítulo arancelario, que incluye la sal, azufre,

tierras, piedras, yesos, cales y cementos, concretamente los cementos, por un valor superior a los 2,7

millones de dólares, seguidos por los combustibles minerales, aceites minerales, etc., con una cifra que

rebasa los dos millones de dólares, y, prácticamente, está misma cantidad en calderas, máquinas, aparatos

y artefactos mecánicos. En 1968, el primer puesto, dentro de productos ya más concretos, lo ocupan las

carnes, con un valor superior a los 6,5 millones de dólares, seguido en importancia por las hullas (4,02

millones de dólares) y los azúcares y artículos de confitería.

En la vertiente exportadora, el primer puesto en el año 1967 lo ocuparon los frutos comestibles, con casi

cinco millones de dólares, seguidos por los abonos, con un valor de 3,11 millones de dólares, y los

vehículos automóviles, con más de dos millones de dólares; también se enviaron cereales y productos

químicos, entre otros. En 1968, el primer puesto, dentro de propuesto entre las ventas españolas a Polonia,

al alcanzar una cifra equivalente a 3,36 millones de dólares, seguidas por los agrios, con 2,70 millones de

dólares, y por los frutos de cáscara, con prácticamente millón y medio de dólares. También se enviaron

arroz, vehículos automóviles, tractores, etc.

Como puede observarse, los intercambios entre los dos países se complementan perfectamente y viene a

cubrir artículos de los que ambos tienen necesidad.

Diez artículos dedicados a la Bolsa española

La revista del Instituto de Estudios Fiscales "Economía Financiera Española" acaba de dedicar su número

29 a la Bolsa española. Se trata de un número monográfico donde se afronta con pretensión casi ex-

haustiva la problemática más actual de nuestros mercados de valores.

El número consta de un editorial v diez, artículos, donde se estudian los temas de valoración de la

empresa, operaciones a plazo, rentabilidad, seguridad, liquidez, garantía económica y jurídicas, régimen

fiscal de la inversión mobiliaria. depósitos colectivos, títulos múltiples y bolsines. Los artículos van

firmados .por Jorge Planasdemunt, José María Fernández Pirla, Antonio Sanz de Bremond y Mira,

Enrique T. Benito y Rodríguez, Jose F, Amatriaín, José Manuel Núñez-Lagos, Pedro Rodríguez Ponga y

Ruiz de Saladar, Pablo Villa Urquidi, Francisco Fernández Flores, Alfredo Lafita Pardo y Pablo de la

Nuez de la Torre.

Ayuda de la C. E. E. a los países en vías de desarrollo

Bruselas- 15. Los países en vías de desarrollo contarán a partir de hoy con 120.000 toneladas de leche

descremada en polvo, que es la cantidad que, gratuitamente, ha cedido el ejecutivo del Mercado Común

Europeo y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y. la Agricultura (F. A. O.). La

Cruz Roja Internacional recibirá 3.000 toneladas del mismo producto, en calidad de ayuda gratuita de los

´Seis".

La Comunidad Económica Europea evalúa en 58 millones de dólares el costo global de la realización de

ambos proyectos.

Esta acción de los "Seis" se inscribe, por un lado, en la realización de los acuerdos de ayuda a los países

en vías de desarrollo por parte de los países ricos, firmados simultáneamente con los Acuerdos de la

Ronda Kennedy, y, por otro, en los programas de saneamiento de la agricultura de la Europa del Mercado

Común, cuyos excedentes en productos lácteos se acercarán al medio millón de toneladas en 1970. Efe.

Balance negativo del comercio exterior de la C. E. E.

Bruselas 15. Durante los últimos meses, la tendencia de la balanza comercial del Mercado Común ha ido

empeorando, según el informe mensual de la Comisión ejecutiva.

 

< Volver