Nota de Franco a Kruschef  :   
 Es la respuesta del Jefe de Estado español a otra del drigente ruso envíada el 31 de diciembre. 
 ABC.    28/01/1964.  Página: 34. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

NOTA DE FRANCO A KRUSCHEF

Es la respuesta del Jefe del Estado español a otra del dirigente ruso enviada el 31 de diciembre

El Jefe del Estado español ha hecho un solemne llamamiento para que los pueblos que buscan la paz no se

detengan en el intento de conseguir un desarme material, sino que procuren desarraigar los motivos

profundos de la guerra—la injusticia social, la ignorancia, el hambre y la miseria—instaurando un orden

moral que fortalezca el respeto mutuo y el espíritu de convivencia entre los diversos países. Dicho

llamamiento está contenido en el texto de la nota que el Generalísimo Franco dirige al presidente del

Consejo de Ministros de la U. R. S. S., N. Kruschef, en respuesta a la que éste le envió el pasado 31 de

diciembre, proponiendo la conclusión de un acuerdo o tratado internacional en el que se renuncie al

empleo de la fuerza para solucionar las reclamaciones territoriales.

Según se indica en círculos habitual-mente bien informados, el Jefe del Estado español recoge en su

contestación los aspectos positivos de esta nueva propuesta soviética. Señala que los satisfactorios re-

sultados del Acuerdo sobre supresión de pruebas nucleares o Pacto de Moscú, en lo que a la disminución

de la tensión internacional se refiere, animan a proseguir por este camino. Aunque la conclusión de estos

convenios parciales sobre temas concretos no resuelven por sí solos el gran problema del mantenimiento

de la paz, que, según criterio de muchos, sólo quedaría definitivamente garantizado con un desarme

material completo. En opinión de España, este paso, indudablemente importante, no es suficiente si no

viene acompañado de un reforzamiento del sentido moral basado en el mutuo respeto, que condene las

tendencias ideológicas agresivamente expansivas y haga imposibles las maquinaciones, que tienden a

destruir, a través de la subversión, el progreso y la paz interna de los pueblos.

El Generalísimo Franco afirma también, por otra parte, que no comparte algunas de las tesis contenidas

en la nota soviética, como los juicios que en ella se hacen sobre las responsabilidades de la agresión en la

última contienda. Estas tesis han llevado a perpetuar la diferencia entre vencedores y vencidos, base

siempre precaria para la paz, aue comporta el sacrificio de la libertad y de la autodeterminación de

muchos pueblos.

En lo que se refiere concretamente a la propuesta de llegar a un acuerdo internacional para

comprometerse a resolver por vía pacífica los conflictos territoriales, la nota española completa el

proyecto soviético y la respuesta dada por el presidente Johnson, agregando a los puntos propuestos por

Kruschef otros temas concretos, entre los que destacan: la adscripción de una parte importante del ahorro

resultante de la reducción de los gastos militares al sostenimiento de una acción coordinada a escala

mundial al servicio de la salud, la educación, el desarrollo económico y el progreso social como base para

la elevación espiritual y material de todos los pueblos. Y la consagración de una efectiva y libre

comunicación entre todas las naciones—comercio internacional sin discriminación y libertad de paso para

los propios ciudadanos y de los demás Estados-, en la seguridad de que ello habría de ser uno de los

medios más eficaces para disminuir la tensión internacional.

La propuesta española constituye un todo armónico que exige, para un juicio crítico, ser considerada en

su conjunto.

 

< Volver