Autor: Muñoz, Pedro. 
 POLITICA EXTERIOR. Un comentarista de Pravda se ocupa de España. 
 Primeras señales soviéticas tras la escala en Moscú     
 
    Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ESPAÑA

POLITICA EXTERIOR

Un comentarista de «Pravda» se ocupa de España

Primeras señales soviéticas tras la "escala en Moscú"

BONN. (De nuestro corresponsal, por "telex".)-Muy pocas semanas después de la comentada escala

técnica, aprovechada por López Bravo en Moscú, para intercambiar con representantes gubernamentales

soviéticos algo más que saludos rutinarios, se han podido detectar las primeras señales externas de algo

todavía impreciso, pero que convendría ir calificando como el interés de la Unión Soviética por no dejar

pasar mucho tiempo sin que se vuelva a hablar del tema: España y la U. R. S. S. Un periodista ruso, Juri

Schukow, ha publicado en el último número de la revista "Ogonjok" un reportaje sobre España, en donde

pasó recientemente doce días en plan de observar. El periodista, la revista y el reportaje son la señal

recibida de Moscú.

Juri Schukow es nada menos que uno de los más prestigiosos comentaristas de "Pravda", órgano oficial

del partido comunista soviético, y la publicación que recoge el reportaje turístico-social-económico, una

de las más leídas en la Unión Soviética. El artículo sobre España es positivo en términos generales. Más

no se puede pedir. Por poco que se agudice el ingenio se adivina que Moscú ha echado mano a la antigua

táctica de servirse de cauces auxiliares de la diplomacia para ser oído sin estridencias. A través de este

signo externo, ajeno a la norma de comunicación por vía diplomática, la Unión Soviética enciende las

luces de posición.

Los estudiantes, de acuerdo

El autor Schukow va en el artículo al núcleo del tema, para el que sin duda fuera enviado a España,

sirviéndose de un supuesto estudiante madrileño con el que desarrolla la conversación indicativa. El joven

le confiesa estar persuadido de que "tarde o temprano" se establecerán relaciones diplomáticas entre Mos-

cú y Madrid. Más o menos, como él piensan gran número de estudiantes compañeros suyos. El

convencimiento de los estudiantes llega al punto de ocuparse del estudio de la lengua rusa. Ya dentro del

terreno de las relaciones hispanosoviéticas, Juri Schukow hace una ampliación informativa sobre los

contactos comerciales entre España y países del bloque comunista, como dando a entender que el ale-

jamiento no es tan grande en los últimos tiempos, especialmente desde 1957, durante los cuales

representantes de la industria privada española han asistido a Exposiciones en la Unión Soviética, como la

Internacional del Calzado, en Moscú.

Sondeo

Un periodista polaco exiliado en Alemania federal me decía anoche que junto a este "toque de morse"

podría sondear también la Unión Soviética, mediante alguno de sus embajadores en

Washington o en París, de manera que moviera al Gobierno de Madrid a tomar la iniciativa. Mi

informante, que fue corresponsal polaco en Moscú y Leningrado en los últimos años de Krusckev,

entiende que sin autorización expresa del ministerio de Asuntos Exteriores de Moscú no hubiera podido

salir a la luz el reportaje con la mención de las relaciones entre Madrid y Moscú. Entre las muchas cosas

que llaman la atención de Juri Schukow en su viaje por España sobresalen la hospitalidad de los

españoles, su cordialidad, el gran ritmo de crecimiento de pueblos y ciudades, así como la agradable

visión de libros de Lenin, Marx y Stalin en las librerías de Madrid y Barcelona. — PEDRO MUÑOZ.

 

< Volver