RELACIONES CON EL EXTERIOR. Conmemoración del día de la Hispanidad. 
 El señor López Barvo quiere una renovación de las relaciones con Hispanoamérica     
 
 Informaciones.    13/10/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

EL SEÑOR LÓPEZ BRAVO QUIERE UNA RENOVACIÓN DE LAS RELACIONES CON

HISPANOAMÉRICA

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 13. (Resumen de agencias.)—Con asistencia de los ministros de Asuntos

Exteriores de España y Honduras, embajadores de los países hispanoamericanos, Portugal y Estados

Unidos y autoridades de la región, se celebró ayer solemnemente el Día nacional de la Hispanidad en la

ciudad de La Laguna.

Los actos se iniciaron con un tedéum de acción de gracias. Inmediatamente después las autoridades y

representaciones oficiales asistentes a esta fiesta de hermandad se trasladaron al paraninfo de la

Universidad, donde tuvo lugar un acto académico, en el transcurso del cual intervinieron el rector del

primer centro docente de Canarias, el embajador de Brasil —en nombre de la comunidad luso-brasileña—

, el presidente del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias, con sede en el Puerto de la Cruz; el

ministro de Asuntos Exteriores de Honduras y su colega de España.

DISCURSO DEL SEÑOR LÓPEZ BRAVO

«España cree en Iberoamérica, en ese inmenso continente y en esas luminosas islas, y cree sobre todo en

sus gentes, cuyo rico contenido humano funde, con las aborígenes, las mejores esencias hispano-

portuguesas», dijo el ministro de Asuntos Exteriores, don Gregorio López Bravo.

«Sobre esta fe —continuo el señor López Bravo— se han ido cimentando las nuevas realidades de

nuestro diálogo eficaz con Iberoamérica, al que quise imprimir un sesgo deliberadamente poco retórico

durante mis visitas oficiales, en los órdenes cultural e informativo, técnico y económico, jurídico y social,

lo mismo que el estrictamente político, hemos concluido en estos pocos meses numerosos acuerdos y

convenios y hemos tenido ya el placer de recibir la visita de los cancilleres de

Bolivia, Chile, Costa Rica y Honduras, mientras que esperamos la de los restantes amigos y colegas. Pero,

sobre todo, creo —dijo— que hemos comenzado juntos a llenar la vida de esos acuerdos y esas visitas,

felizmente, completadas por las que han cruzado otros ministros españoles e iberoamericanos. Durante el

año actual ha crecido mucho el número de expertos españoles que cooperan sobre el terreno al desarrollo

de las naciones hermanas, y se han anudado vínculos que superan los simples intercambios comerciales y

los convierten en formas ambiciosas y modernas de cooperación económica y técnica.

El ministro mostró el deseo de una renovación del panorama de nuestras relaciones con Iberoamérica y

señaló que ese deseo no debe ser un sueño utópico, sino que plasme en hechos una voluntad firme,

conscientes también de los límites de nuestras propias fuerzas. «Sólo una política realista —afirmó— es

una buena política; sólo con realismo se sirve bien un ideal.»

EN ZARAGOZA

Le triple festividad de la Virgen del Pilar, Patrona de la región aragonesa, Reina de la Hispanidad, y el

primer centenario de la consagración del templo de Nuestra Señora, se celebró ayer en Zaragoza con gran

brillantez y en animación inusitada, convirtiéndose así en este día en capital espiritual de todo el mundo

hispánico.

Durante toda la noche, la concurrencia de fieles a la basílica catedral, y en especial al altar del Pilar, fue

extraordinaria. Millares de personas llegadas de todas partes adoraron el pilar de la Virgen.

EN EL NUEVO MUNDO

En todas las capitales del Nuevo Mundo se han celebrado actos conmemorativos del Descubrimiento. En

Nueva York, los embajadores de todas las Repúblicas hispanoamericanas, Brasil, Portugal, Filipinas y

Estados Unidos ante las Naciones Unidas, celebraron el Día de la Raza con un almuerzo ofrecido por su

colega español, don Jaime Alba.

También asistió el ministro de Asuntos Exteriores filipino, don Carlos P. Romulo, quien ocupó un sitio en

la presidencia junto al señor Alba y a los embajadores representantes en el Consejo de Seguridad, el

argentino don Carlos Ortiz de Rozas y el panameño don Aquilino Boyd.

El almuerzo de la Hispanidad en Nueva York, instituido por el primer embajador español ante la O. N. U.,

don José Félix de Lequerica, se ha convertido en un acto tradicional a través de los años.

Junto a los embajadores se sentaron a la mesa los diplomáticos españoles ante la O. N. U. Don Jaime

Alba dijo en un discurso a los postres que el descubrimiento cíe América fue «una hazaña da valor

científico y consecuencias históricas, que podemos asegurar no ha tenido par hasta nuestros días con los

viajes de exploración lunares».

La fecha del 12 de octubre, siguió el embajador español, «inició la formación de una comunidad espiritual

de pueblos libres —unidos por una cultura y un enfoque de vida comunes— que, completada por una

paralela acción lusa, iba a cubrir desde dentro de Norteamérica hasta la Tierra de Fuego».

 

< Volver