Autor: Miquelarena y Regueiro, Jacinto. 
   No es una coincidencia que yo celebre en Madrid la fiesta Nacional de Argentina  :   
 Aspiro a que mi país sea cada vez mejor cliente de las construcciones navales españolas. 
 ABC.    05/07/1960.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

MADRID, MARTES 5 DE JULIO DE 1960 - EJEMPLAR 1,50 PESETAS

ABC DEPOSITO LEGAL - M. 13 – 1958

DIARIO ILUSTRADO AÑO QUINCUAGÉSIMO-TERCERO. NUM: 16.945 72 PAGINAS

«NO ES UNA COINCIDENCIA QUE YO CELEBRE EN MADRID LA FIESTA NACIONAL

ARGENTINA»

«ASPIRO A QUE MI PAÍS SEA CADA VEZ MEJOR CLIENTE DE LAS CONSTRUCCIONES

NAVALES ESPAÑOLAS»

MANIFESTACIONES DEL PRESIDENTE FRONDIZI AL CORRESPONSAL DE ABC EN

LONDRES

Londres 4. (Crónica telefónica de nuestra corresponsal.) Porque desconocía la abierta cordialidad y

efusión del doctor Frondizi, no pude sospechar, cuando me presentaban a él, que nuestro diálogo iba a ser

relativamente largo. Acababa el presidente de la Argentina de ser recibido en la estación Victoria por

Macmillan y Selwyn Lloyd y le rodeaba mucho alto funcionario, además de las baterías cegadoras de la

televisión y el cine. La peor oportunidad para un tímido de la profesión. Me aventuré, sin embargo, a

interrogarle un poco acerca de su visita a España.

—No es una coincidencia—contestaba— que mi viaje por Europa termine en Madrid, ni tampoco que yo

celebre con los españoles el 9 de julio, nuestra gran fiesta nacional. Todo fue calculado cuando ordene el

plan de la gira, teniendo en cuenta también mis sentimientos.

—¿Cree usted que las relaciones económicas entre la Argentina y España mejoran?

—Estoy seguro. La construcción en los astilleros españoles de barcos para nuestra flota confirma esta

impresión. Es también mi deseo. Aspiro a que los argentinos seamos mejores clientes todavía de las

constructoras navales españolas.

-—¿Será S.E. huésped de honor del Gobierno español en el palacio de la Moncloa? —Sí.

—¿Qué impresión tiene usted de una corrida de toros? —Es lo que quiero saber..r Hablando luego del

caso Eichmann, me decía: "Ha sido una grave violación de nuestra soberanía y el Consejo de Seguridad

reconoce la violación. Israel debe reparar la ofensa. Hasta qué punto nos sentiremos satisfechos de las

reparaciones que nos ofrezcan es lo que no puedo decir aún. Esto debe discutirse directamente entre los

dos Gobiernos. Mantenemos nuestro derecho a la devolución de Eichmann, y, mientras tanto, nuestro

embajador en Tel-Aviv, que hoy descansa en Buenos Aires, seguirá descansando. Cientos de miles de

israelitas viven en la Argentina al amparo de un país democrática y jurídicamente organizado y no

renunciamos a esta organización, ni siquiera en esta ocasión."

Me declaraba luego su satisfacción por la cordialidad con que le recibieron en los países que ha visitado

hasta ahora. Y hoy, en Londres, en una conferencia que ofreció después a más de cien representantes de la

Prensa británica, dijo:

"Creo que Inglaterra rezaga sus inversiones de capital en los países iberoamericanos. A mi juicio, es un

error, y tengo la impresión de que muchos británicos ominan en este terreno como opinamos los

argentinos. Inglaterra se retrasa. Otras naciones se apresuran, en cambio, porque creen que ésta es la gran

oportunidad. Buscamos la ayuda de Europa y la esperamos. Aspiro a que mis contactos hayan convencido

a muchos de que los países iberoamericanos, que algunos consideran todavía remotos, y los de aquí nos

necesitamos y nos complementamos."

Iniciaba su conferencia de Prensa diciendo "pregunten ustedes". Era el "tirez messieurs les anglais´´ de un

gran polemista curtido en las luchas parlamentarias.—J. MIQUELARENA.

 

< Volver