Inoportuna y errónea alusión de Stevenson a la obra de España en América  :   
 Le respondió nuestro delegado en la O.N.U., señor Piniés. 
 ABC.    12/12/1963.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

INOPORTUNA Y ERRONEA ALUSION DE STEVENSON A LA OBRA DE ESPAÑA EN AMERICA

Le respondió nuestro delegado en la O. N. U., señor Piniés

Nueva York. Una alusión inoportuna y errónea a la obra de España en América hecha por el representante

de los Estados Unidos, embajador Adlai Stevenson, ante la primera Comisión de la Asamblea General de

las Naciones Unidas, ha sido objeto de la enérgica réplica del delegado de España, don Jaime Piniés.

Hablando del tema de la cooperación internacional para la utilización del espacio ultraterrestre con fines

pacíficos, el señor Stevenson comparó a Gagarin y a Glenn con Cristóbal Colón, y dijo a continuación lo

siguiente: "En aquellos días muy lejanos, los dirigentes de Europa no supieron equiparar la visión

geográfica de Colón con una correspondiente visión de la ley y del arte de gobierno. No habían

transcurrido apenas dos años desde que el Nuevo Mundo fue descubierto, cuando las dos grandes po-

tencias marítimas convinieron en dividirse los despojos. El 7 de junio de 1494, los embajadores de

España y Portugal se reunieron en la pequeña ciudad de Tordesillas, en España, y firmaron un Acuerdo

repartiéndose (carving up) el Nuevo Mundo entre ellos. Lo que siguió es de sobra conocido: competición

nacionalista y guerras imperialistas. Así, durante cénturias, un viaje de exploración y descubrimiento se

convirtió en un viaje de conquista y expansión."

Después de terminar su discurso él representante norteamericano, el delegado de España, señor Piniés,

ejerció su derecho de réplica y respondió al señor Stevenson en los siguientes terminos:

"´Señor presidente: Para mantenimiento de la verdad histórica, mi Delegación se cree en el deber de

intervenir para salir al paso de determinados errores que en el curso de la intervención del señor delegado

de los Estados Unidos, mi ilustre amigo el embajador Stevenson, se han deslizado, para sorpresa de mi

Delegación y sin que sean reflejo de esa verdad. Primero, en lo que se refiere a creer que al

descubrimiento glorioso por Cristóbal Colón de este Continente no correspondió una visión paralela de la

Ley, le recordaré al señor representante de los Estados Unidos al padre Vitoria, fundador del Derecho

internacional, a quien, por cierto, la Organización de Estados Americanos ha rendido merecido homenaje

hace seis semanas, entronizando su busto. Por supuesto, en ese homenaje participó también el

representan-, te de los Estados Unidos de América. Al padre Vitoria añadiré el padre Suarez y Vázquez de

Menchaca, considerados también como tratadistas del Derecho internacional. Segundo, nada de reparto de

los despojos. En Tordesillas no hubo más que un Acuerdo para colonizar y civilizar este Continente, con

cuya raza nos fusionamos dándole nuestra sangre, nuestra lengua, nuestra religión y nuestra cultura, de lo

cual nos sentimos orgullosos. Tercero, nada de competiciones nacionalistas ni de guerras imperialistas.

Estos términos son más adecuados para el siglo XIX y el XX y aplicables a otras potencias que no hace al

caso citar. La división llevada a cabo por Su Santidad Alejandro VI en 1493 evitó precisamente esa

competición. Fue aquel el primer caso de arbitraje internacional consagrado con ligeras modificaciones en

I494 por el Tratado de Tordesillas. Si los viajes de exploración y expansión hubieran producido siempre

la fusión de las razas el mundo se habría evitado numerosos conflictos. Muchas gracias, señor

presidente."

El señor Piniés, al término de su intervención, fue entusiastamente felicitado por numerosos delegados,

tanto hispanoamericanos como de otros países.

 

< Volver